Katerina D’Onofrio: 'El teatro es importante aunque no siempre pensé en él'

Katerina D’Onofrio, actriz de teatro, cine y televisión cuenta en exclusiva para LaRepublica.pe su opinión acerca del momento que vive el teatro peruano y lo que piensa de los medios de comunicación. Además, nos deja su último cortometraje en el que comparte roles con Camila Mac Lennan. Presenta su reciente cortometraje en exclusiva para LaRepublica.pe

Katerina D’Onofrio, actriz de teatro, cine y televisión cuenta en exclusiva para LaRepublica.pe su opinión acerca del momento que vive el teatro peruano y lo que piensa de los medios de comunicación. Además, nos deja su último cortometraje en el que comparte roles con Camila Mac Lennan. Presenta su reciente cortometraje en exclusiva para LaRepublica.pe

Por: @elzejo

¿Cuando eras pequeña, te imaginabas en el teatro?

Sinceramente, a mí me gustaban muchas cosas, en el mismo colegio, participaba de los juegos florales. Saliendo: la fotografía, narrativa y cerámica. Me aburro con una sola cosa. Cuando intenté llevar una sola carrera me aburrí. El teatro es importante aunque no siempre pensé en él.
¿Cómo así empezaste en teatro?
Una de las cosas que me impactó cuando tenía dieciséis años, fue 'La Nona', con Alberto Ísola para el Teatro Larco. Estaba segura que era una abuela, nunca me imaginé que, al final, él se quitaría la peluca y me impactó. Fue alucinante luego ver que el actor saluda y se rompe esa realidad que te hicieron creer y ahí empecé a adorar el teatro peruano. 
Cuando empezaste a actuar, ¿sentiste que era lo que esperabas?
No había completado el tercer nivel con Roberto Ángeles, porque se me había hecho muy difícil el segundo nivel debido a que me estaba mudando, trabajaba en La Molina, trabajaba de mesera en Miraflores, estudiaba en la Avenida Universitaria y ese taller estaba en Barranco. No me alcanzaba el tiempo. Justo en ese momento, me salió un trabajo en televisión. 'La Gran Sangre' fue una cosa muy graciosa, y luego me salió una telenovela que a mí no me gustó mucho.
No había insistido en el taller de Roberto Ángeles porque él había sido contundente conmigo. En ese momento, le conté a un chico, que era su asistente, que me sentía incompleta, entonces él le contó a Roberto y me llamó a completar mis niveles.
Proyectas fuerza y energía no sólo en el teatro, sino cuando conversas. ¿Te consideras una mujer de gran carácter?
Es muy bueno aparentar fuerza y energía, hay de todo en mí, como todo ser humano. Gustavo Bueno dijo una vez: aquí está la indefinible. Dije yeee, me gustó. Hay rasgos que tú sabes que están ahí. Ecuánime no soy, pero otros días lo soy. ¡Soy una histérica de mierda!
¿Qué anécdotas complicadas has pasado en el teatro?
Por suerte he estado rodeada de directores y compañeros que me han apoyado en todo sentido. En 'Sistema Solar', que todo fue muy íntimo, donde el público estaba cerca, tienes que tener mucha concentración. La otra vez me pasó algo que me dio mucha vergüenza: tenía que decirle al personaje de Gustavo Bueno ‘qué harías si te habla cuando estás nadando con esa tortuga’, y la espectadora que estaba sentada atrás de él, según yo, estaba dormida. 
Mientras decía mi texto, me iba molestando, hasta que en vez de decir ‘nadar’, dije ‘dormir’ y Gustavo me miró extrañadísimo. Felizmente, mi personaje está virado y al toque, luego de decir durmiendo dije nadando. Otro día, empezaron a fornicar dos gatos al costado del patio de Sistema Solar. ¿Has escuchado alguna vez fornicar a los gatos?
Sí.
¡Es imposible que la gente no se dé cuenta!
¿Sientes que te ha tocado un rol un poco más ligero como actriz al estar rodeada de personas ‘conocidas’ en el medio? Puesto que no siempre la prensa va a todos los espectáculos posibles y se centra en tres o cuatro teatros o centros culturales…
Es cierto, pero, por ejemplo, en la galería donde hemos estado con Mariana de Althaus haciendo 'Sistema Solar', más que la prensa nos haya ayudado, el público es el que se ha pasado la voz. Las redes sociales han contribuido, también. A otros como Yuyachkani les va muy bien. Otros centros culturales poco a poco van teniendo cabida. 
¿Cómo puedes competir con La Plaza? Podríamos decir que es injusta la prensa, pero debo de concentrarme en mi chamba y, sí, hay que tener un poco de pantalla, pero yo qué puedo hacer contra eso… Las cosas tienen que equipararse algún día, pero por mientras no vale renegar contra nada. 
La otra vez, vi algo que alguien puso en su muro con relación a las diferencias entre los ‘grandes teatros’ y ‘pequeños teatros’, que sentían que no había entrega… la entrega está ahí, lo que no nos hace iguales que no nos divida.
FICHA
Katerina D’Onofrio ha trabajado en series de televisión como La gran sangre (2006-2007) y La Perricholi (2011). Participó en la película  Las malas intenciones , dirigida por Rosario García-Montero. 
Va a regresar al teatro, del 31 de enero al 10 de marzo para la reposición de Botella Borracha en el Centro Cultural El Olivar. Algo huele raro en la maleta es el reciente cortometraje en el que Katerina actúa junto a Camila Mac Lennan.
 
Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO