Mario Vargas Llosa: “No repitamos el error de elegir a un Congreso fujimorista”

La posición del Nobel. Después de una breve espera, Mario Vargas Llosa dio sus impresiones sobre la crisis nacional durante el Hay Festival. Destacó que los últimos presidentes del país se han dedicado a robar. Negó que el clamor popular de cerrar el Congreso sea la solución para la actual coyuntura. El Nobel también habló de literatura compartiendo su experiencia de escritor con novelistas peruanos en el Teatro Municipal.

La posición del Nobel. Después de una breve espera, Mario Vargas Llosa dio sus impresiones sobre la crisis nacional durante el Hay Festival. Destacó que los últimos presidentes del país se han dedicado a robar. Negó que el clamor popular de cerrar el Congreso sea la solución para la actual coyuntura. El Nobel también habló de literatura compartiendo su experiencia de escritor con novelistas peruanos en el Teatro Municipal.

El hijo predilecto de Arequipa, Mario Vargas Llosa llegó el último jueves. Su presencia alumbra con más intensidad el evento cultural Hay Festival que se realiza en la ciudad. Pero también atrae como un imán a la prensa. En el aeropuerto, ni bien llegó, evitó a los periodistas que buscaban sus impresiones sobre la crisis nacional con una frase: “Pronto (hablaré)”. Nuevamente la palabra se repitió luego de su almuerzo: "Pronto". Ya por la noche de ayer cumplió lo que venía anunciando.

En la charla con la periodista cubana Yoani Sánchez y la peruana Rosa María Palacios dio finalmente sus pareceres sobre el grado de corrupción develado en los últimos años.

"El gran problema del Perú no es que haya democracia. Hay democracia, pero una democracia profundamente corrupta", sostuvo ante un mar de asistentes en el Teatro Municipal.

El premio Nobel de Literatura 2010 no perdió la oportunidad de explicar por qué la población se siente tan decepcionada de sus autoridades.

"Las personas que elegimos, que llevamos al poder con tantas ilusiones y esperanzas, se dedican a robar. Y entonces es claro que hay una enorme decepción", profirió.

Agregó que nuestros últimos presidentes se han dedicado a enriquecerse .

Sobre la crisis entre el Poder Ejecutivo y el Legislativo fue claro en afirmar que no es una solución cerrar el Congreso, un clamor popular. "Es optar por la vía insurreccional que nos ha traído las catástrofes que hemos vivido", anotó.

En otro momento, el autor de Conversación en La Catedral recomendó elegir mejor a los congresistas. Condenó que se haya otorgados estos cargos a "incompetentes", "poco honestos", convirtiendo al Parlamento en un escollo.

"El Congreso no puede ser un obstáculo para el país. Ojalá en la próximas elecciones no repitamos el error de elegir a un Congreso fujimorista", lanzó ante el aplauso general.

Vargas Llosa también se animó a dar un profecía: que el fujimorismo está en proceso de extinción.

"Las dictaduras no duran, las dictadura se acaban. Y todos los dictadores del Perú han dejado una coleta política", argumentó. Puso como ejemplos los regímenes de Luis Sánchez Cerro, Manuel Odría, Juan Velasco Alvarado y el de Alberto Fujimori.

"¿Qué han quedado de todos ellos? No ha quedado nada. Bueno, yo creo que a través de lo que ha ocurrido en estos últimos tiempos, el fujimorismo ha entrado en esas coletas de las dictaduras, en un proceso de extinción, o en todo caso de debilitamiento, que lo conduce a la extinción. Creo que eso será una muy buena experiencia para el Perú", señaló.

La presencia de la periodista cubana Sánchez motivó a que también se toque la realidad de Venezuela y Cuba.

"Los gobiernos pueden equivocarse, pero en las democracias se puede corregir gracias a la crítica", destacó.

Para el literato, las dictaduras conducen a casos como Venezuela, y que con la política económica que usaron consiguieron totalmente lo contrario de lo querían.

Hasta el último

La presencia de Vargas Llosa le dio un cariz distinto al Hay Festival. Hubo largas colas en el Teatro Municipal de Arequipa. Visitantes locales y de países vecinos esperaban escuchar al más destacado escritor que alumbró estas tierras. Su primera participación, por la mañana, fue por momentos melancólica. "Descubrí que todos los del boom (latinoamericano) van desapareciendo, van dejándote solo. Es una situación difícil de asumir", confesó.

Vargas Llosa compartió su experiencia literaria con los escritores nacionales Renato Cisneros, Santiago Roncagliolo, Jeremías Gamboa, Katya Adaui y Mariana de Althaus. Muchas de sus intervenciones fueron ovacionadas.

En un momento aseguró que tendrían que explorar su subconsciente para encontrar una explicación a su obsesión con personajes para sus novelas, como el cabo Lituma o Santiago Zavala. "Tengo mucho miedo a esos análisis, porque puedo quedar curado de esa vocación maravillosa de la literatura", profirió.

La charla de Vargas Llosa por momentos fue un repaso de su vida. Roncagliolo y Adaui le recordaron su fugaz intención de ser el presidente del Perú.

"Nunca habíamos tenido a un político con tanto vocabulario", sostuvo. Adaui, en cambió, le agradeció haber descubierto la lectura después de haberlo visto en campaña presidencial junto al Fredemo.

Roncagliolo, además, destacó su figura rebelde y diferente. "Cuando había discusiones y se decía que todos los escritores son de izquierda, yo decía: 'Hay uno que no' (…) Cuando me quería ir a Europa, mi abuela me decía que todos los escritores se mueren de hambre y yo decía: 'Hay uno que no'".

El creador de La ciudad y los perros confesó que aún tiene la manía de escribir en una agenda sus proyectos quinquenales, tal como publicó en sus memorias El pez en el agua.

"Por lo menos, partes de esos planes los cumplo. Mientras trabaje, escriba, mientras tenga proyectos y planes quinquenales que me hago, voy a estar vivo de verdad", aseguró.

La también actriz Mariana de Althaus conoció a MVLl en su primeros años de vida. Fue amiga de Morgana, una de sus hijas, por lo que se la pasó muchos días jugando en distintas partes de la casa del escritor. Recuerda que alguna vez ambas recibieron regaños por molestarlo cuando concebía la monumental La guerra del fin del mundo. También mencionó que fue actriz de una de sus obra teatral Ojos bonitos, cuadros feos.

Su historia animó al novelista a decir que cuando fue chico hubo la posibilidad de que se convirtiera en autor de obras teatrales, si es que la actividad teatral hubiese sido más intensa en su época. "Espero que la obra de teatro que tú hiciste la montemos alguna vez, aunque sea arrastrándome", le contestó a Althaus.

Vargas Llosa tiene 82 años y culminó su participación prometiendo que escribirá hasta el último. "La vida de la gran literatura es una vida que nos puede llevar a una cierta forma de inmortalidad", finalizó.

Degustación

Vargas Llosa no perdió la oportunidad para visitar un templo de la comida arequipeña. Junto a varios escritores invitados al Hay Festival 2018 compartió mesa en La Palomino, una picantería que lo acoge cada vez que está de paso en Arequipa. Generalmente lo consiente cuando se le homenajea por sus cumpleaños.

El novelista acudió a este almuerzo junto a su actual pareja, la socialité Isabel Preysler, con quien saboreó una dieta a base de camarones como chupe de camarón, cubierto de camarón, ocopa de camarón, entre otros. El postre fue unos dulces picarones.

Por la noche visitó la muestra fotográfica que presentaba su hija Morgana, denominada Indomable. La madre de Morgana y exesposa del novelista Patricia Llosa también se encuentra disfrutando del Hay Festival de Arequipa.

La presencia del Nobel se extenderá hasta mañana domingo. El plato fuerte en las actividades del Hay es su participación de una charla con el literato indio-británico Salman Rushdie hoy. El domingo se despedirá donando más libros de su biblioteca personal a la ciudad.

Trabaja en su próxima novela

- Mario Vargas Llosa confesó que trabaja en su próxima novela desde hace un año y medio. Contó que una persona en una cena le propuso el tema. A los escritores le ponen los pelos de punta que le hagan propuestas de tema.

- "Este señor me contó una pequeña historia. Iba a volver a lo mío, pero de pronto me encontré haciendo una investigación histórica de lo que me había contado el señor. En este caso, el señor me tocó un nervio secreto y de pronto decidí escribir esa historia", relató el Nobel.

- Vargas Llosa dijo que para elegir una historia la piensa mucho y que a veces se desanima, pero cuando empieza a escribirla, no para.

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO