Lazy loaded image

Exalcalde Sotomayor captaba seis millones al mes por extorsiones

Fiscal acusa. Sandra Castro requirió 36 meses de prisión para el exalcalde del Callao. Organización ejercía violencia para lograr que el Eslimp Callao pagara a trabajadores fantasmas.

César Romero
11 Feb 2020 | 11:51 h

El exalcalde de Bellavista y el Callao Juan Sotomayor dirigió una organización criminal que ejerció violencia y extorsionó a los funcionarios de la Empresa de Servicio Limpieza Pública del Callao, Eslimp Callao SA, para captar unos seis millones de soles al mes con la modalidad de trabajadores fantasmas.

PUEDES VER PJ suspende audiencia de Sotomayor y Albrecht para el viernes 14 de febrero

Así lo sostiene la fiscal Sandra Castro en el requerimiento de prisión preventiva por 36 meses que presentó ante el Cuarto Juzgado Penal Nacional de Investigación Preparatoria contra Sotomayor, el excongresista Victor Albrecht y otras 10 personas.

Castro indica, en el documento al que tuvo acceso La República, que, tras ocho meses de investigación, se determinó la existencia de una organización criminal encabezada por el exalcalde Juan Sotomayor, el excongresista Víctor Albrecht y Marco Urquizo Galindo.

Juan Sotomayor lideró presunta organización criminal en la cobraba planillas de trabajadores fantasmas. Composición: La República.

PUEDES VER Callao: Piden 36 meses de prisión para Juan Sotomayor y Víctor Albrecht

Esta organización, denominada “Richt Port II”, se dedica a la captación indebida de beneficios económicos del Eslimp Callao, a través del cobro de “planillas de trabajadores fantasmas o cupos”, que obtenían mediante la extorsión y amenazas físicas a funcionarios públicos.

De acuerdo con las escuchas telefónicas y declaraciones de testigos y colaboradores, los mandos medios de la organización, infiltrados en la Gerencia de Operaciones del Eslimp Callao, disponían y ejecutaban actos de violencia y amenaza contra los directivos de la empresa, otros trabajadores o contra el patrimonio de la empresa.

Amenazas

Refiere un caso sucedido el 25 de abril del año pasado. Cuando el nuevo gerente general del Eslimp se negó a pagar los cupos, una turba de 100 personas que con pistolas ingresaron a sus oficinas lo obligaron a salir a la calle y que presente su renuncia.

PUEDES VER Chávez Cotrina sobre Juan Sotomayor: “Se hará una investigación histórica”

El procedimiento para canalizar el pago era la existencia de un servicio denominado “de punto crítico” que consistía en destinar a una o más personas a vigilar un determinado lugar para evitar que se acumule basura o residuos sólidos. Pero, el servicio nunca se prestaba, pero sí se realizaba el pago.

Una vez obtenidos los cupos, un grupo ejecutor se encargaba de reclutar a personas que prestaran sus nombres, documentos y abrieran una cuenta bancaria y entregaran la tarjeta de débito.

PUEDES VER Narco liberado por juez por “falta de pruebas” ahora es el capo del VRAEM

El día del pago los supervisores utilizaban las tarjetas de débito para retirar el dinero o el “seudo trabajador” acudía a recoger el dinero y lo entregaba. Los “seudo trabajadores” recibían entre 170 y 200 soles y la organización se quedaba con el resto.

Los sueldos por servicio en “Punto crítico” oscilaba entre 1,170 y 1,300 soles al mes. La fiscal ha identificado a otros 13 integrantes de la organización, quienes tendrán comparecencia.

Juez Concepción retomará audiencia el 14 de febrero

Richard Concepción Carhuancho. Foto: La República.

A pedido de la defensa de Juan Sotomayor y Víctor Albrecht, el juez Richard Concepción Carhuancho reprogramó para el 14 de febrero evaluar el requerimiento de prisión preventiva por 36 meses formulado por la fiscal Sandra Castro.

PUEDES VER Sotomayor tenía su salita para filmar los pagos ilícitos a funcionarios

Juan Sotomayor y Víctor Albrecht se encuentran detenidos desde el 26 de enero y alegaron problemas de salud y comunicación con sus abogados, para pedir la suspensión y no afectar su derecho de defensa.

El 14 de febrero, la fiscal Castro cumplirá con presentar los cargos y las pruebas que sustentan la restricción de libertad. La fiscal cuenta con audios de escuchas telefónicas y declaración de testigos y colaboradores. También habría videos de los pagos a otros funcionarios.