Sociedad

El 80% de ciudadanos ya tienen la vacunación completa: ¿qué significa y qué se debería reforzar?

¿Con este importante número de vacunados se alcanzó la inmunidad de rebaño? Esto dicen los expertos a solo un día de que el Minsa anunciara, en su conteo rápido, que se alcanzó el 80% de personas inoculadas con las dos dosis.

La vacunación en el país continúa. Minsa instó a la ciudadanía a recibir la tercera dosis para que estén protegidos ante la variante ómicron. Foto: Marco Cotrina / La República
La vacunación en el país continúa. Minsa instó a la ciudadanía a recibir la tercera dosis para que estén protegidos ante la variante ómicron. Foto: Marco Cotrina / La República
Yaritza Diaz

En vísperas a Año Nuevo, el Ministerio de Salud (Minsa) confirmó, en su conteo rápido, que el 80% de la población en el país ya cerró su círculo de protección frente a la COVID-19. Esto quiere decir que 21 771 721 ciudadanos ya tienen ambas dosis de la vacuna y, en el caso de que se enfermen, no desarrollarán síntomas graves que pongan en riesgo sus vidas.

Para el médico y doctor en Epidemiología y Control de Enfermedades Globales, Antonio Quispe, este es un logro significativo para el país, en donde han fallecido más de 200.000 personas y cientos han quedado con secuelas a causa de la pandemia.

“Significa un logro enorme para el Perú y el alcance de una meta de salud pública con un impacto inmensurable en la vida de millones de peruanos, quienes no solo han fallecido, sino que han sobrevivido a una pandemia sin tener que sufrir una enfermedad severa o llegar a hospitalizarse en una cama de cuidados intensivos”, detalló el especialista a este diario.

Hasta este sábado 1 de enero, el Minsa ya aplicó 50 417 537 dosis contra la COVID-19. Foto: Antonio Melgarejo Yaranga / La República

Sin embargo, aunque la cifra resulta atractiva para los ojos y para quien la analice, el experto considera que aún no se ha llegado a la tan ansiada inmunidad de rebaño, la que traería consigo la esperada “normalidad”.

Según detalló, esto se debe a que la COVID-19 sigue mutando. Producto de esto, el país y otras naciones tienen en su territorio la variante ómicron, que para la Organización Mundial de la Salud (OMS) es de preocupación.

Ante esto, el Minsa se vio en la obligación de adelantar la dosis de refuerzo, ya que se comprobó que los anticuerpos bajan pasados los meses de haber cerrado el círculo de protección. A la fecha, más de 3 millones de ciudadanos ya accedieron al tercer fármaco del laboratorio Pfizer.

Si el virus no hubiese mutado y continuamente no hubiésemos tenido que enfrentar nuevas y cada vez más resistentes variantes de preocupación, probablemente sí (habríamos alcanzado la inmunidad de rebaño). Pero, lamentablemente, ese no es el caso. Cada vez que surge una nueva variante de preocupación, nuevamente tenemos que actualizar todo lo que conocemos sobre el virus y, entre otras cosas, actualizar el umbral y los requerimientos para alcanzar la inmunidad colectiva o de rebaño”, apuntó Antonio Quispe.

Avance. Las personas mayores de 18 años pueden recibir su dosis de refuerzo tres meses después de haber completado su cartilla de inoculación. Foto: John Reyes/ La República

Una opinión similar tuvo el médico infectólogo Eduardo Gotuzzo, quien recordó que la mayoría de los hospitalizados en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) son personas no inmunizadas. Los siguientes en la lista son los que tienen solo una dosis de la vacuna.

“Esta pandemia es muy dinámica y no se pueden usar argumentos normales cuando la enorme cantidad de virus en las comunidades hacen posible que haya variantes y afecten primariamente a los no vacunados, como ocurre ahora, donde los que terminan con respiradores son casi siempre no inoculados”, argumentó el especialista a La República.

Desigualdad en la vacunación

El Gobierno celebró por todo lo alto haber llegado al 80% de vacunados antes de fin de año; no obstante, estos números alentadores no se reflejan en distritos de Loreto, Madre de Dios y Ucayali, en donde la inmunización con dos dosis apenas llega a un 30%.

En muchos de estos lugares, la desinformación, la poca comunicación de sus autoridades, el difícil acceso a las zonas y la precariedad en sus sistemas de salud hacen aún más difícil la vacunación, que empezó en febrero del 2021 con la población adulta mayor.

Al respecto, Antonio Quispe considera que el sector debería seguir mejorando sus estrategias de comunicación, las cuales podrían ayudar a resolver las dudas más frecuentes de la ciudadanía y a desmentir a los antivacunas.

“Algo que hemos aprendido en estos últimos seis meses combatiendo la mala información es que la gran mayoría de los no vacunados, más que antivacunas desalmados, son peruanos y peruanas víctimas de la mala información propagada por unos cuantos. Luchar contra los antivacunas no es fácil y requiere un esfuerzo enorme por parte del Estado y la sociedad. Sin embargo, mitos comunes como que ‘las vacunas matan más que el virus’ o que ‘las vacunas vienen con chips creados para controlar la población mundial’ son fáciles de aclarar si se comunican activamente mensajes positivos en un lenguaje claro y preciso”, subrayó.

Por su parte, el infectólogo Gotuzzo cree que se debería fortalecer la participación de la sociedad civil, la de los colegios profesiones (entre ellas el Colegio Médico y Colegio de Enfermeras), iglesias, bomberos, policías, entre otros. En la lista de convocados, detalla, también tendrían que estar jóvenes líderes, universidades y maestros.

¿Cuándo la COVID-19 será un mal endémico?

Para que esto suceda, el Perú, al menos, deberá tener al 80% de su población vacunada con la tercera dosis. Eso sí, de igual forma, los ciudadanos deberán seguir las medidas de bioseguridad para contener el virus, como el uso de la mascarilla y el distanciamiento social.

“Pasar de una pandemia a una endemia depende de serie de factores. Pero, siendo optimistas, si las condiciones se mantienen y podemos vacunar con la dosis de refuerzo a más del 80% de la población, más pronto estaremos de retornar a esa tan ansiada ‘normalidad’. Siempre manteniendo la vacunación y medidas de higiene básicas para mantener controlado al virus”, finalizó Antonio Quispe.