"hasta el cuello". Sedimentos en represa Aguada Blanca de Arequipa, año a año, aumentan. Si continúa colmatación por 17 años más, el embalse regulador del sistema perderá el 75% de su volumen útil.

Fuentes de agua para ciudades del sur están en peligro

Avance lento de EPS. De las 13 EPS del sur, seis aplican la ley de los Merese para cuidar sus fábricas hídricas. La mayoría dieron algunos pasos, como cobrar un porcentaje a sus usuarios, para conservar y preservar el líquido. ¿Cómo van aplicando la norma estas empresas? Esta es una mirada a todo el sur.

La República
08 Dic 2019 | 7:06 h

Elmer Mamani, Melissa Valdivia y Rufino Motta

La protección a la laguna Piuray en Cusco es un caso excepcional. La Empresa Prestadora de Servicios (EPS) Sedacusco invirtió en cuidar esa fuente. A través de la ley de Mecanismos de Retribución por Servicios Ecosistémicos (Merese), acumuló un fondo, el cual es pagado por los usuarios. Eso le permitió desarrollar infraestructura verde para cuidar Piuray. Sin embargo, las otras 12 EPS del sur avanzan a paso muy lento.

Juan Carlos Córdova estuvo en Piuray. La Superintendencia Nacional de Servicios de Saneamiento (Sunass) llevó a un grupo de gerentes, para que observara esta siembra y cosecha de agua que promueve Sedacusco. “La situación en Arequipa es más compleja”, sostiene Córdova, gerente general de Sedapar.

PUEDES VER: Cusco aplica modelo ejemplar de siembra y cosecha de agua

Esta EPS es un usuario más entre los que hacen uso de las aguas de la cuenca Quilca-Chili; estas también sirven para el riego agrícola y el uso minero, energético e industrial.

Sedapar capta el agua del río Chili para tratarla y suministrarla a la ciudad. El principal reto está en su sistema de represas. El 30% de la capacidad de estos embalses se llenó de barro. Eso redujo su aforo.

PUEDES VER: Martín Vizcarra: “Perú tiene una amplia disponibilidad de agua: la costa solo usa el 1,8 %”

Además, este recurso empozado contiene algas y metales. Por ejemplo, los diques de Chalhuanca y Pañe tienen algas, y el de Bamputañe posee niveles elevados de hierro y manganeso. Los usuarios de Arequipa ya probaron el recurso afectado (mal olor y sabor) por algas en 2014. El problema lo originó el agua almacenada en la vieja represa de El Pañe. “No queremos que se repita este problema”, apunta Córdova. Asimismo, el vaso regulador de todo el sistema es Aguada Blanca y es otro problema grave. Si sigue acumulando sedimentos, en 17 años más perderá el 75% de su volumen útil.

Sedapar está rezagada y aún no cobra a los usuarios por los Merese. El coordinador regional de la Sunass, Saúl Alire, espera que en 2020 ya empiecen a recaudar fondos y construir infraestructura verde. Su nuevo Plan Maestro Optimizado (PMO), donde se incluye el reajuste tarifario para los Merese, es evaluado por Sunass.

PUEDES VER: Tacna: Plantean diálogo para evitar conflicto por Vilavilani

Por lo pronto, se tienen listas las dos fichas técnicas para mejorar la calidad y la cantidad de agua. Se le encargó a Descosur su confección. En la primera, intervendrán en la zona regulada de la cuenca; es decir, donde están las represas. El objetivo es mejorar el recurso que almacena Aguada Blanca ampliando bofedales, instalando espejos de agua y microrrepresas, y reforestando con tola; esto, en las comunidades de Huayllacucho (San Juan de Tarucani) y Tambo Cañahuas (Yanahuara). Así impedirán que se colmate más. Una reforestación en los alrededores evitará que, en tiempo de lluvias, el ingreso del agua con lodo y piedras caiga en la infraestructura. Invertirán S/ 10 920 556.

La otra iniciativa sería ejecutada en la cuenca no regulada. Sedapar brinda el servicio a una parte de esa población con manantiales. Ejecutarán los mismos trabajos, pero en los distritos de San Juan de Tarucani, Chiguata y Characato. Añadirán la plantación de queñua en las laderas del volcán Pichu Pichu. Todo esto demandaría S/ 5 054 348. Estas iniciativas las evalúa Sedapar. La pelota está en su cancha.

PUEDES VER: Acciones para promover el uso racional del agua

Desinterés en Puno

La decisión política y administrativa es importante para empujar los Merese, algo que no se advierte en todas las EPS del Altiplano. Al momento, ninguna aplica esta ley que rige desde el 2014. Puno tiene cinco empresas. Las únicas que muestran interés, son EMSA Puno (Puno) y EMAPA (Yunguyo). El especialista ambiental de la Sunass en Puno, Luis Mamani Quispe, sostuvo que les otorgan asistencia técnica ante su falta de especialistas. La primera presentará su PMO este mes e incluirá los Merese. La otra no define fecha, pero sigue ese camino.

SEDA Juliaca (San Román), Aguas del Altiplano (Ayaviri) y NOR Puno (Azángaro y Huancané) también faltan. La más grande es SEDA Juliaca y, por conflictos administrativos, ni siquiera renueva su ya caduco PMO.

PUEDES VER: Sunass y SedaCusco en discusión por tarifa de agua

¿Cuáles son los problemas en Puno? EMSA Puno y EMAPA tienen como principal proveedor al Titicaca. El primero se abastece con este del 80% de su demanda de agua. Sin embargo, el lago tiene problemas de calidad por formación algar y la presencia de metales. Sunass y el Instituto del Mar del Perú (Imarpe), notaron que la aparición de algas sería por la proliferación de criaderos de trucha y los vertimientos de aguas residuales.

Por ahí apuntaría la intervención con los Merese. Con el fondo financiarían estudios para determinar acciones a mediano plazo. En SEDA Juliaca, que se abastece del río Coata, hay problemas para tratar el líquido con metales pesados.

PUEDES VER: Así está el servicio de agua y alcantarillado en Cusco

Un paso en EPS Moquegua

En la región de las paltas, operan dos EPS, la de Moquegua e Ilo. La primera abastece del líquido potable a 21 000 usuarios del distrito de Moquegua y cuatro centros poblados. No llega a todas las localidades. La coordinadora de la oficina de enlace del Ministerio del Ambiente, María Barrios, informó que distritos como Samegua consumen agua a medio tratar.

La entidad utiliza el recurso de la represa Pasto Grande y la cuota la completa con el río Tumilaca, pero las aguas del embalse cobijan metales de procedencia natural y antropogénica. Barrios añade que los bofedales, que contribuyen a alimentar la presa, se van agotando. “Esto, por efecto del calentamiento global”.

PUEDES VER: Conoce cómo puedes ahorrar agua en el baño

La implementación de Merese en la EPS Moquegua empezó. El fondo se acumula desde marzo y no supera los S/ 30 000. Para su gerente, Raúl Linares, la empresa solo se encargaba de captar el agua, tratarla y distribuirla; pero, con los Merese, se añade una función más: conservarla. Aún no se decidió qué proyectos se implementarán. Linares adelantó que utilizarían el dinero para la recuperación de los bofedales y acciones de reforestación.

La EPS Ilo también capta de Pasto Grande. Aunque no interviene su fuente, la Sunass aprobó el proyecto de actualización del plan tarifario. De lo que pagan sus usuarios, el 1% se destina al fondo.

La falta de agua en Tacna

La oferta hídrica en Tacna bordea los 700 litros por segundo (l/s), pero la demanda sobrepasa los 1100 l/s. Hay un déficit de 35%. La EPS Tacna toma el recurso de dos cuencas, las de Uchusuma y Caplina; además, usa aguas del subsuelo (provincia de Candarave), por lo que hay presencia de metales por provenir de territorios mineralizados y volcánicos.

El Gobierno Regional de Tacna tiene planeado solucionar estos problemas con el proyecto de Vilavilani 2, pero avanza de manera lenta. Incluso se ha generado un conflicto por la iniciativa hídrica.

PUEDES VER: Colegios de Arequipa desarrollaron proyectos para reutilizar agua potable

Buscan traer 500 l/s de ojos de agua ubicados en la provincia de Tarata. La EPS Tacna cobra un promedio de S/ 0.45 por usuario para el fondo de retribución, pero el monto recaudado aún no alcanza como para hacer importantes acciones.

* Proyecto Infraestructura Natural para la Seguridad Hídrica, en alianza con la Fundación Gustavo Mohme Llona.

Problema. Aguas de represa Pasto Grande contienen metales.

Video Recomendado