Perros reconocen cuando una persona es buena o mala, según estudio

Se observó la conducta de los animales ante diversas situaciones. Investigación determinó que los canes tienen la capacidad de juzgar de acuerdo a la interacción.

Se observó la conducta de los animales ante diversas situaciones. Investigación determinó que los canes tienen la capacidad de juzgar de acuerdo a la interacción.

Los perros y su comportamiento no dejan de sorprender. Un estudio publicado por una reconocida revista científica internacional reveló que estos animales pueden detectar cuándo se encuentran frente a una mala persona.

La investigación publicada en Neuroscience and Biobehavioral Reviews asegura que los canes son capaces de identificar si una persona es buena o mala de acuerdo al comportamiento de esta.

El estudio científico consistió en analizar, además, la conducta de los perros en diversas situaciones. Una de ellas consistió en que los canes observen a un voluntario ayudar a otra persona a abrir un frasco.

Otro de los escenarios incluía que el perro vea a otra persona pedir ayuda. Así mismo, en un tercer caso, se podía observar a alguien negarse a abrir el frasco, a pesar de que se lo pedían formal y cordialmente.

Después de esto, cada voluntario encargado de abrir los frascos debía entregarle una galleta a los perros; sin embargo, los investigadores observaron que los canes rechazaban el alimento que les ofrecía el hombre que se negó a abrir los frascos.

El estudio científico concluyó que, a pesar de que los canes tenían la posibilidad de recibir el premio, prefirieron ignorar a la persona debido a que no les generaba confianza. Esto demuestra la capacidad que tienen para juzgar a alguien en una sola interacción.

Sobre la conducta de los perros son muchos los estudios científicos que se han hecho. El año pasado, la Universidad de Kyoto, en Japón determinó que estos animales pueden identificar en qué personas confiar y en quienes no.

En ese caso, reunieron a 34 canes y los sometieron a tres pruebas. En la primera fase se les enseñó un recipiente con comida y acudieron. Durante la segunda vez, les mostraron un plato vacío y también se acercaron. Finalmente, al señalar un tercer recipiente, solo algunos perros fueron al lugar.

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO