Forzó a su hija a tener sexo con su padrastro para curarla de un ‘demonio’

La menor fue obligada a tener relaciones sexuales con su padrastro desde los 8 años de edad por órdenes de su madre.

9 Ago 2018 | 9:14 h

La menor fue obligada a tener relaciones sexuales con su padrastro desde los 8 años de edad por órdenes de su madre.

Celia Beatriz Sosa es el nombre de la mujer que obligó a su hija a mantener relaciones sexuales con su padre desde que la menor tenía tan solo 8 años de edad. Hoy, el paradero del hombre es desconocido.

Fue la abuela de la menor, quien al enterarse todo lo que Sergio Eduardo Giménez le hacía a su nieta interpuso la denuncia. Tras conocerse, el abominable delito de Sosa, la mujer fue condenada a 14 años de prisión.

PUEDES VER EEUU: Hombre fue descubierto teniendo relaciones sexuales con menor de 13 años

Tras las investigaciones del caso, se conoció que la menor quedó embarazada a los 15 años producto de los abusos de su padre y al conocer la noticia, se practicó un aborto. Ahora el depravado está prófugo y es buscado por la Interpol de Paraguay.

"Siempre se emborrachaba. Nunca me cayó bien. Él decía que yo tenía un demonio adentro. Y mi mamá le empezó a creer. Empezó a los ocho años. Ella una vez me despertó de los pelos de la cama y me dijo que haga cosas con él. Yo no quería”, relató con pesar la menor.

“Antes de dormir venía y me decía: 'Vos no te duermas porque sabés lo que tenés que hacer.' Ella a mí me abría las piernas y me pegaba con un cinto de punta. Tuve que hacer cosas. A veces me tenía toda la noche. A veces usaba preservativo, a veces no. Cuando empecé a menstruar ahí siempre usaba.", declaró la menor en cámara Gesell en el año 2015.

Además de las violaciones, la menor también era obligada a realizar diversas labores en contra de su voluntad. "Aborté un bebé, fue hace tres meses. Dejé de menstruar y a los dos días me agarró sin preservativo. Me fui a comprar un Evatest y salieron dos rayitas. Mi mamá me hizo tomar pastillas anticonceptivas. Él me pegaba, me daba órdenes como si fuera mi marido, lavar, limpiar. Todo pasó desde que tenía ocho hasta que tenía catorce años, casi todos los días", contó.

A la fecha, la menor tiene 17 años y está a bajo el cuidado de un hogar y de su abuela paterna, bajo la supervisión del Juzgado civil N. 56.

Madre justifica violación

Ante las acusaciones en su contra, Sosa dijo que sabía que cargos se le imputaban, y argumentó que su hija tenía un demonio adentro y que era necesario sacárselo para curarla porque se tenía un comportamiento extraño y no quería socializar con nadie y que la persona idónea para hacerle el ‘exorcismo’ era Eduardo Giménez.

Según la mujer, Giménez era un cultor de la fe umbanda y él le aseguró que su hija "todavía no estaba bien curada." Y añadió que durante los siete años de violación ella solo se dedicó a permitir y mirar la vejación.

Te puede interesar