Inevitables delincuentes

“La inmigración va haciendo un camino en la economía peruana, con efectos mixtos, y una perspectiva positiva”.

Mirko Lauer
22 09 2019 | 01:34h

Un sangriento ajuste de cuentas ente narcos en San Martín de Porres ha elevado el perfil de la delincuencia vinculada a inmigrantes venezolanos. No es el primer crimen de este tipo, pero un par de descuartizamientos le han dado prominencia en los medios. Es un antipático golpe para la comunidad venezolana que hace esfuerzos por mantenerse económicamente a flote.

Los delitos entre los inmigrados empiezan a ser una lista larga, y los más preocupados por el desprestigio resultante son los propios venezolanos. Al grado que la ONG Unión Venezolana en Perú ha firmado un acuerdo con la policía local para colaborar en la detección de los delincuentes. Muchos de estos actúan en sociedad con malhechores peruanos.

Era casi inevitable que los casi 900.000 venezolanos llegados al Perú a la fecha incluyeran un número de delincuentes. No solo por la natural estadística, sino por el contexto del éxodo: su secuela de desesperación económica, la oportunidad que significa para quienes ya venían delinquiendo en su país, y la vulnerabilidad frente a la propia criminalidad peruana.

La PNP informa que desde el 2016 más de la mitad de las denuncias contra extranjeros (casi 6.000) son contra venezolanos. Es considerable, y a la vez llega a preguntarse qué significa esa otra porción de denunciados extranjeros. Los venezolanos presos ya son cientos. En palabras del ministro del Interior, este problema policial se ha disparado.

Por las cifras que se conocen, los delitos de venezolanos no son en proporción más que los de peruanos. Pero resultan particularmente indignantes porque son considerados algo así como traiciones a la hospitalidad. Con lo cual son delitos utilizados como argumento contra la inmensa mayoría de venezolanos honestos instalados en el Perú.

Mientras tanto la inmigración va haciendo un camino en la economía peruana, con efectos mixtos, y una perspectiva positiva. Crea un entorno laboral más complicado para los peruanos, pero a la vez el BCR estima que el gasto de los inmigrantes venezolanos representó 0,33 puntos porcentuales de los cuatro puntos que creció nuestro PBI en el 2018.

Las malas noticias suelen atraer la atención mucho más que las buenas, y lo de los crímenes de venezolanos no son una excepción. Necesitamos cifras sobre logros y aportes de estos inmigrantes, que los hay muchos.

Video Recomendado