VIRUELA DEL MONO - Todo lo que debes saber sobre el virus tras detectarse el primer caso en Perú PARO DE TRANSPORTISTAS - Sigue las últimas noticias de la movilización que inicia hoy 27 de junio

Jorge Cuyubamba y su película que llena los cines de China

La Republica
Redaccionlr

Marca Perú. El estudiante de la Academia de Cine de Beijing llevó a 8 millones de personas a las salas. Dirigió la primera película peruano-chino-mongola, que fue grabada en tres idiomas.

Julio Panduro
Desde Beijing

“Mi película es de tipo comercial y abarca los géneros de ciencia ficción y comedia”, afirma el peruano Jorge Cuyubamba Domínguez (27), estudiante de la carrera de Gerencia y Dirección de Cine en la prestigiosa Academia de Cine de Beijing desde el 2015. Como autor, reconoce que su primer filme no puede competir con la todopoderosa maquinaria de Hollywood, ni siquiera aun con los grandes estudios chinos, pero desplegó este esfuerzo por la vocación que tiene por las historias de ficción y las culturas milenarias.

El Príncipe de la Fantasía (parte I): la maldición del Supay, nombre de la película, mezcla, precisamente, elementos de las culturas inca y china, y fue filmada con diálogos en español, chino y mongol, además de utilizar locaciones en la imperial Beijing; en Ulan Bator, capital mongola; y el croma verde, aquella pantalla que sirve para la generación de efectos especiales.

PUEDES VER Proyecto de ley intenta “regular” el cine peruano

Y no será la única película en filmar. El joven del barrio de Breña tiene planeado grabar varias secuelas y, para ello, viajará a diversos países de economías emergentes, porque su idea es potenciar el vínculo de esas naciones, tal como lo buscó al impulsar la amistad entre Perú, China y Mongolia.

Trama en clave china

Cuyubamba estaba consciente de que el mayor mercado lo encontraría en China. Es por ello que la película debía ser narrada bajo los parámetros culturales de ese país, y fue así que elaboró un guion apoyado en la comedia y la ciencia ficción. Es una historia sobre un joven multimillonario que se dedica a la vida sibarita, rodeado de bellas mujeres, mientras realiza negocios con empresarios chinos y mongoles. Sin embargo, por la maldición de sus enemigos, es poseído por el supay o demonio proveniente de la cultura andina, y es allí donde empieza la acción para librarse del espíritu maligno.

¿El resultado? Llevó 8 millones de espectadores a las salas de las provincias chinas y de Mongolia en un tiempo récord de tres semanas. Pero aunque la película podría parecer un ejercicio de ego porque Cuyubamba es el protagonista, sí resulta modesto al hablar de esas cifras. “En un mercado tan grande como el chino, 8 millones es nada comparado a los 1.400 millones de habitantes”, comenta el peruano.

El éxito del filme, con todas sus limitaciones técnicas y artísticas, ganó el premio de mejor película extranjera en el festival de Handan en el 2017. Este encuentro tiene bastante popularidad en las naciones asiáticas porque se ha especializado en la difusión y reconocimiento de cómics, cortometrajes y filmes, todos basado en esa ficción tan propia de Asia que mezcla figuras míticas como el dragón o guerreros antiguos, con la realidad mundial y su vertiginoso avance tecnológico.

PUEDES VER Miss Perú Mundo hará su debut en el cine

¿Llegará al Perú?

Hacer una película no es nada fácil. Cuyubamba asegura que la grabación partió de cero y el costo total de la producción ascendió a 300 mil dólares: el 50% lo financió de su bolsillo y el 50% restante lo aportó un socio chino especializado en la industria del cómic. Su bajo costo, en comparación a otras producciones, se debe a que muchos técnicos y actores trabajaron gratis porque son amigos y estudiantes de la Academia de Cine de Beijing.

También le favoreció que la Oficina Estatal de Administración de Películas, Publicaciones, Radio y Televisión de China haya dado el visto bueno al filme antes de su estreno porque el guion fue aprobado como “promotor de la amistad entre países” y porque el 80% de los escenarios y del personal fueron chinos.

“Espero muy pronto se estrene en el Perú. No se pudo poner en cines el año pasado por algunas diferencias técnicas con el formato cinematográfico, y por un desacuerdo en el tema comercial, ya que hay una larga lista de espera de estreno y las cadenas de cine de Perú dan prioridad a los filmes de Hollywood”, sostiene.

Sin embargo, ahora impulsa la cooperación estratégica con una gran distribuidora en Latinoamérica, a la vez que su productora Dreamix Pictures, asociada al gigante chino del cine Huayi Brothers, buscará incursionar en el negocio directo de las cadenas de cine en el mediano plazo.