Abren albergue en Comas para recibir a venezolanos

Redaccionlr
31 Ago 2018 | 9:00 h

Apoyo solidario. Una pareja de esposos alquiló una casa para instalar allí camarotes y brindar un techo y comida a extranjeros que llegan a Lima sin dinero. Permanecen ahí por un mes, mientras hallan un trabajo y puedan rentar un cuarto.

Hace tres meses una pareja de esposos decidió alquilar una casa en el distrito de Comas para albergar a venezolanos que llegan al Perú huyendo de la crisis en su país.

El refugio está ubicado en la cuadra 11 de jirón Puno y consta de un solo piso. Ahí se alojan por ahora 12 ciudadanos venezolanos, entre hombres y mujeres, que tienen poco tiempo en Lima.

Pero los esposos Raquel Vásquez (45) y Ernesto Reyes (54) no pueden solos. Necesitan ayuda para seguir apoyando a los venezolanos.

Al principio, cuando el refugio abrió sus puertas en mayo, ponían de sus bolsillos para la alimentación, pero ahora ya no alcanza.

PUEDES VER Tumbes: brindan protección a 65 menores venezolanos que ingresaron por la frontera

Ellos pertenecen a una congregación religiosa y sienten que su misión es ayudar al prójimo. “Siempre va haber gente que critica. No hacen ni dejan hacer. Los venezolanos necesitan de muchas cosas, si le cerramos las puertas, ¿de qué cristianismo estamos hablando?”, pregunta Ernesto.

El último jueves recibieron una refrigeradora donada. La llegada de este artefacto alegró a los migrantes ya que hasta entonces no tenían dónde guardar sus alimentos.

A medida que los extranjeros encuentran trabajo y pueden reiniciar su vida dejan la casa para otros que llegan.

“Dejamos que estén un mes gratis en el albergue. Cuando llegan al Perú no cuentan con dinero por el largo viaje que hacen. Nosotros les ayudamos con un techo y comida hasta que encuentren un trabajo”, explica Raquel Vásquez.

Sus Historias

Por las mañanas, los refugiados, en su mayoría profesionales, salen a buscar trabajo o a trabajar como vendedores ambulantes.

Por las noches se acuestan en los tres camarotes que hay en la casa. Se turnan para salir a comprar al mercado y preparar los alimentos.

Ruth Dimar y María González, dos de las albergadas, cuentan que una mañana en un local de Cercado de Lima donde se arman arbolitos de Navidad, casi son agredidas sexualmente.

“Tocamos el timbre y nos abrieron la puerta, entonces vimos a unos hombres que susurraban: ‘¡son venezolanas!’; el almacén estaba oscuro. Antes que uno de ellos intentara cerrar la puerta, jalé a mi compañera y logramos escaparnos”, cuenta María.

Ana Martínez Tovar se gana la vida trabajando como niñera en el Cercado de Lima. Para llegar al Centro baja hasta la Av. Túpac Amaru y aborda una combi. Si no tiene dinero camina. Los 830 soles que gana ayudan en algo a sus cuatro hijos que dejó en Venezuela.

En este refugio ella ha encontrado un espacio dónde pasar la noche y en el barrio halló unos vecinos que le tienden la mano.

Al igual que sus compañeros, está dispuesta a seguir adelante en el Perú, pese a la tristeza que siente por no estar al lado de sus hijos.


En SJL, Miraflores y San Miguel funcionan otros albergues

Cada vez son más los albergues en Lima que cobijan a los venezolanos que llegan al país.

En Miraflores, la señora Maoli Mao abrió uno al ver la situación de varios venezolanos que no tenían dónde dormir.

En la urbanización Canto Bello, en San Juan de Lurigancho, el empresario René Cobeña abrió hace un año el primer refugio para venezolanos.

También se abrió la Casa del Migrante, en San Miguel, a cargo de los misioneros Scalabrinianos.

Si usted desea llevar alguna ayuda al albergue de Comas puede llamar al 987804209. También a través de la página en Facebook “Refugio para venezolanos en Perú”.

Video Recomendado