MUNDIAL QATAR 2022POLLA MUNDIALISTA
MUNDIAL QATAR 2022 - ¿Qué partidos se disputarán este lunes 28 de noviembre?
PARO DE TRANSPORTISTAS EN VIVO - Gremios niegan tregua y se reunirán con Ejecutivo el lunes 28
Mundo

Virgen del Valle: ¿por qué es considerada la patrona de los marineros en Venezuela?

La Virgen del Valle, considerada la Madre de los pescadores, es celebrada por miles de venezolanos cada 8 de septiembre. Conoce su historia, milagros y oraciones.

La Virgen del Valle es una de las mayores advocaciones marianas en Venezuela. Foto: Basílica del Valle
La Virgen del Valle es una de las mayores advocaciones marianas en Venezuela. Foto: Basílica del Valle
Mundo LR

La Virgen del Valle celebra su día cada 8 de septiembre. Esta advocación de la Virgen María, una de las devociones más populares y extendidas de toda Venezuela, es especialmente venerada en los estados orientales del país, y es considerada la patrona de los pescadores y de la Armada Nacional. A continuación, te contamos más sobre su historia y milagros.

Todos los años, miles de peregrinos visitan a la ‘Vallita’ en su santuario ubicado en el valle de Margarita, en las cercanías de Porlamar. Llegada en 1530, esta efigie es incluso señalada por monseñor Rafael Febres Cordero como “la advocación mariana más antigua de toda la América Latina”.

¿Cuál fue el milagro de la Virgen del Valle?

La imagen de la Virgen del Valle llegó a la isla de Cubagua en 1530, luego de ser encargada a España por los habitantes de la ciudad de Nueva Cádiz, que allí se encontraba. El 25 de diciembre de 1541, todo el pueblo fue arrasado por un huracán, e inclusive la iglesia que albergaba a la efigie, pero esta fue hallada milagrosamente intacta.

Al año siguiente, la Virgen fue trasladada a una hacienda del Valle del Espíritu Santo, en la Isla de Margarita, donde fue colocada en una ermita. Fue en esta zona donde ocurrió su segundo gran milagro.

En 1608 se produjo una gran sequía en la isla y la población decidió sacar en procesión a esta imagen por primera vez desde su llegada. Los testimonios de la época aseguran que, cuando la estatua cruzaba la puerta de la ciudad, el cielo “sin muestras algunas de aguacero, de súbito y arrebatadamente principió a llover copiosamente y sin discontinuidad durante todo aquel día y a la noche siguiente”.

Todos los años, la Virgen del Valle sale en procesión por las calles del Valle del Espíritu Santo. Foto: El Diario

Se han contado innumerables milagros sobre la Virgen del Valle a lo largo de los siglos, entre ellos uno ocurrido durante la Batalla de Matasiete del 31 de julio de 1817, como parte de la Guerra de Independencia de Venezuela.

Ese día, una bala cayó en el pecho del general Juan Bautista Arismendi, pero no lo hirió porque fue detenida por la medalla de la Virgen del Valle que llevaba en el bolsillo. De hecho, la leyenda cuenta que esta imagen estuvo al lado del ejército patriota durante aquel enfrentamiento y curaba sus heridas, por lo que se le conoce también como la Virgen Patriota.

Según la creencia, el general Juan Bautista Arismendi fue salvado por la Virgen del Valle. Foto: Asamblea Nacional

Pero quizá el milagro más conocido de la Virgen del Valle, y el que le da fama de Madre de los pescadores, es el de Domingo, un pescador de perlas que buscaba estas piedras preciosas en el mar, pero fue picado por una raya en la pierna y sufrió una gangrena como consecuencia.

La esposa de Domingo rezó a la Virgen del Valle y a los pocos días la pierna del pescador se sanó. Como agradecimiento, él prometió a la virgen regalarle la primera perla que encontrase. Esta tenía forma de pierna e incluso la marca de la cicatriz, y hasta ahora se conserva en el Museo Diocesano de la Virgen del Valle, en Nueva Esparta.

El milagro de la Perla es uno de los más conocidos de la Virgen del Valle. Foto: Tedejo

Novena de la Virgen del Valle

Miles de devotos de la Virgen del Valle en Venezuela suelen rezar una novena en su honor desde los días previos a la festividad. El 1 de septiembre se realiza el descenso y entronización de la imagen, mientras que el 8 se realiza la misa central con presencia de todos los obispos del oriente del país.

Oración a la Virgen del Valle para todos los días

¡Oh Santísima Virgen María, Madre de misericordia y seguro refugio de los pecadores! Aquí vengo contrito y humillado a implorar tu poderoso patrocinio. Espero que en tu bondad me reciba y me alcance de tu divino Hijo la gracia de practicar dignamente este devoto ejercicio, consagrado a tu culto bajo el título de Virgen del Valle. Te consagro, pues, Madre adorable, desde ahora y para siempre, todas las aspiraciones de mi alma y los suspiros de mi corazón. Prepara mi espíritu, ¡oh Madre amorosísima! Para que con viva fe, con firme esperanza y con ardiente amor me consagre a tu servicio, y alcance ahora y para siempre, en todas las acciones de mi vida, tu auxilio poderoso y tu protección.

Amén.

Lazy loaded component

Acto de consagración a Nuestra Señora del Valle

Postrado humildemente a tus pies, ¡oh Virgen Santísima del Valle! Vengo, a pesar de mi indignidad, a elegirte por Madre, abogada y protectora, ante Jesús, tu Hijo divino, para amarte, honrarte y servirte fielmente todos los días de mi vida.

Alcánzame de Jesús un vivo horror al pecado; la gracia de vivir y morir en la fe más viva, en la esperanza más firme, en la caridad más ardiente y generosa.

¡Oh Virgen del Valle! Dame el consuelo de que en la hora de mi muerte, entregue mi alma en tus manos, y sea conducido por ti a la gloriosa inmortalidad.

Amén.

Dedicatoria a la Virgen del Valle

Virgen Del Valle, la de abiertas manos milagrosas, la más tierna, bella y dulce de las madres. Gracias señora, te doy de corazón, por lo que has hecho por nosotros tus hijos, los muchos dones concedidos, por lo mucho que desde siempre nos has ayudado. Te doy las gracias por los dones venideros, por los milagros que esperamos, los favores futuros que nos darás, por estar ahí cuando te necesitamos.

¡Oh Virgen del Valle! Dulce Señora de piedad, dame el consuelo de que, cuando llegue el momento, entregue mi alma a tus manos, y sea conducido por ti a la gloriosa inmortalidad.

Así sea. Amén.