Irán ejecutó a mujer condenada por matar a su esposo tras años de abuso

Irán. Se casó a los 15 años en busca de una vida mejor, al poco tiempo denunció los maltratos de su esposo, la policía no hizo nada. A los 17 años lo mató. 
 

Irán. Se casó a los 15 años en busca de una vida mejor, al poco tiempo denunció los maltratos de su esposo, la policía no hizo nada. A los 17 años lo mató. 
 

Pese a la presión internacional para salvar la vida de Zeinab Sekaanvand, joven que con 17 años confesó haber matado a su esposo, en 2012, nada se pudo hacer y esta mañana autoridades iraníes le pusieron un alto a su existencia. 

En aquel entonces, Zeinab Sekaanvand le dijo a la policía de Irán que no soportaba un maltrato más de su esposo, con quien se casó a la temprana edad de 15 años. Pese a revelar el calvario que tuvo que soportar, la justicia iraní indicó que para este caso no existía "justicia ni clemencia". 

Según un informe de Amnistía Internacional (AI), Zeinab Sekaanvand fue ejecutada en la prisión de Urujieh, en la provincia de Azerbaijan.

Se informó que la joven fue condenada a muerte dos años después, en medio de irregularidades en torno al juicio. Uno de ellos, y por el cual se buscaba el reinicio del caso, era que Sekaanvand no contó con un abogado hasta el inicio del juicio; sumándole además las diversas dudas sobre su "confesión".

La vida de Zeinab no fue nada fácil. La mujer mencionó que a los quince años se fugó de su casa para casarse con un hombre cuatro años mayor que ella, pero lo que tenía que ser una matrimonio de cuento de hadas, se transformó en una real pesadilla. 

Pocos meses después de su casamiento, Zeinab Sekaanvand reveló que su esposo la golpeaba y amenazaba con abandonarla a su suerte si no hacía lo que le pedía. Si bien logró poner denuncias en su contra, la policía, no quiso abrir ninguna investigación.

Según explica Philip Luther, director de Amnistía Internacional para Oriente Medio y África del Norte, la joven, además del maltrato de su marido, "fue violada por su cuñado de manera repetida". Pese a comentarlos ante las autoridades de Irán, ellos tampoco le facilitaron algún tipo de apoyo al tratarse de una víctima de violencia doméstica y sexual. 

Luther mencionó además que la joven no contó con abogados desde el inicio del proceso y que cuando fue interrogada por policías femeninas, ellas la presionaron para que 'dijera la verdad'.

En su última declaración Zeinab Sekaanvand relató que el verdadero responsable de la muerte de su esposo había sido su cuñado, quien le había dicho que si ella aceptaba la responsabilidad, él le concedería el perdón.  (Bajo la ley islámica los parientes de una víctima tienen el poder de dar el indulto al acusado, y aceptar en su lugar una compensación económica).

 

 

 

 

 

 

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO