Tres años de trabajos forzados en Siberia para inventor del juego suicida "la ballena azul"

El macabro juego suicida nació en Rusia y pronto se viralizó a través de las redes sociales por todo el mundo.
 

El macabro juego suicida nació en Rusia y pronto se viralizó a través de las redes sociales por todo el mundo.
 

Los retos suicidas de la ballena azul cobraron la vida de 130 adolescentes en Rusia. Esta semana se confirma que Ilya Sidorov, uno de los retorcidos inventores del retorcido juego Blue Whale es condenado a tres años de trabajos forzados en Siberia, una de las regiones más inhóspitas del mundo.

Ilya Sidorov fue condenado por dirigir un grupo en línea en el que intentó convencer a hasta 32 adolescentes de hacerse daño o quitarse la vida. Sin embargo, el impacto que causó dicho juego en las mentes de muchos menores cobró un aproximado de 130 jóvenes vidas.

La difusión del reto de la ballena azul comenzó a través de Internet desde mayo de 2016 y se originó en la red social rusa Vkontakte. A través de dicha red social se crearon grupos anónimos a los que se unían decenas de jóvenes para participar en los diversos retos que concluían en el suicidio. El nombre proviene por la decisión que toman esos gigantescos animales de encallar en las playas para morir.

Los niños y adolescentes eran invitados a superar una prueba por día durante cincuenta días, durante todo ese tiempo son asesorados por "tutores en línea". Dichos desafíos obligaban a los niños y adolescentes a despertarse durante la madrugada a ver videos de terror, cortarse el brazo con una navaja o acercarse al borde de un precipicio. La última demostración es el suicidio.

Sidorov, de 26 años, operaba bajo el nombre de pantalla "Ilya Spartak" en el sitio ruso de redes sociales Vkontakte.

En realidad la condena puede parecer leve si se toma en cuenta la cifra de niños que decidieron suicidarse tras los retos. Sin embargo, a Ilya Sidorov solo fue juzgado por  tratar de empujar hacia el suicidio a una niña de 14 años y por extorsionarla cuando ella no pudo poner fin a su vida.

La menor recibió un aluvión de abusos y amenazas de muerte en línea antes de intentar envenenarse. Poco después del intento, su madre adoptiva encontró las conversaciones en Internet con Sidorov y contactó a la policía.

Al menos 32 niños fueron sometidos al tratamiento depravado de Sidorov según el Ministerio del Interior ruso.

Anteriormente, ya fueron capturados los jóvenes rusos  Philipp Budeikin y Nikita Nearonov, también acusados de ser los creadores de los retos de la ballena azul. 

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO