Venezolanos en Perú suman 431 mil: cada vez entran menos

Otro escenario. Pedido de pasaporte redujo número de migrantes que ingresan por Tumbes. Perú pide apoyo a la ONU

Otro escenario. Pedido de pasaporte redujo número de migrantes que ingresan por Tumbes. Perú pide apoyo a la ONU

Exigir el pasaporte a los migrantes venezolanos, documento que no se obtiene con facilidad en su país de origen, ha permitido “ordenar y reducir” el ingreso diario de ciudadanos de esa nacionalidad por la frontera norte, informó la Superintendencia Nacional de Migraciones.

De acuerdo con la institución, antes de implementar dicha restricción, cada día ingresaban alrededor de 3.500 venezolanos, cifra que hoy no supera las 1.250 personas.

Eduardo Sevilla Echevarría, titular de Migraciones, argumentó que de no haberse aplicado el nuevo requisito la cantidad de venezolanos en Perú, que hoy llega a 431 mil, se encontraría por encima de los 460 mil.

“A diferencia del pasaporte, la cédula es un documento que no garantiza la plena identificación del ciudadano venezolano”, declaró durante su presentación en el Congreso de la República.

A su turno, el ministro de Relaciones Exteriores, Néstor Popolizio, explicó que atender la migración venezolana no implica que el Estado deje de lado las necesidades de los peruanos. “La política es de solidaridad y de acogida, pero con orden y seguridad”, declaró.

Popolizio añadió que su sector ha solicitado ayuda del Fondo de la ONU, institución de la que espera recibir US$ 3.2 millones para ofrecer servicios de salud, alimentación y alojamiento a cerca de 80 mil venezolanos.

La directora de la Academia Nacional de Historia de Venezuela, Inés Mercedes Quintero, dijo que la región tiene el reto de entender la migración como un hecho con efectos a largo plazo.

En mesa redonda en la Universidad Continental, el economista Carlos Paredes dijo que la llegada masiva de venezolanos puede generar un “shock económico positivo”, siempre que el Estado implemente las medidas adecuadas.

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO