Imacita llora a sacerdote jesuita asesinado y clama por justicia

Diligencias. Policía y Fiscalía iniciaron indagaciones y esperan resultado de necropsia y pruebas forenses.

Diligencias. Policía y Fiscalía iniciaron indagaciones y esperan resultado de necropsia y pruebas forenses.

Claudio Mendoza Carmen

Amazonas

El poblado de Imacita (Amazonas) amaneció de luto. Aquí se velan los restos de uno de los hombres más queridos por todos, pues según dicen, desde su púlpito se preocupó por ellos y no hizo ningún tipo de distingo al momento de trabajar.

El jesuita Carlos Riudavets Montes (73) fue cruelmente asesinado presuntamente por uno de sus exalumnos, quien ahora se encuentra prófugo de la justicia. Ahora el pueblo awuajun wampis y apash mestizos solo tienen algo en la mente: capturar a su asesino para entregarlo a la justicia y reciba el castigo que merece por su crimen.

Otoniel Danducho Akintui, alcalde del distrito de Imacita, trasladó los restos del sacerdote hasta dicha localidad en donde será velado por miembros de las diferentes comunidades nativas, quienes junto a la autoridad hicieron un llamado para que hallen al homicida.

Mientras tanto se conoció que el expresidente de la Junta de Fiscales de Amazonas, Silverio Ñopo Cosco, asumió las investigaciones y según se supo, junto a personal especializado en Homicidios de la Divincri empezaron a realizar las diligencias correspondientes.

Los médicos forenses realizaron la necropsia de ley a fin de establecer las causas de la muerte y junto a los peritos criminólogos de la Policía revisaron el cuerpo del cura a fin de hallar alguna evidencia que los lleve a la captura del homicida.

Se ha solicitado a los forenses de la Fiscalía y Policía realicen pruebas toxicológicas en el cuerpo, así como de tejidos a fin de hallar la presencia de alguna droga, pues cree que pudo ser dopado para someterlo.

También se esperan los resultados del análisis de las prendas de vestir del fallecido, así como de las cuerdas con las que fue atado, pues se espera se halle algo de ADN del presunto homicida. Se tiene la hipótesis de que el principal sospechoso del crimen habría tenido la ayuda de al menos dos personas, pues se sabe que el religioso era un hombre corpulento y de buena talla.

Fuentes policiales revelaron que en las próximas horas se tendrá alguna novedad al respecto. También se dio una alerta en toda la región a fin de poder ubicar al sospechoso. Mientras tanto, varios miembros de las comunidades nativas se estarían uniendo a la búsqueda del criminal.

Muy querido

Los vigilantes Willians Wishu y Leonardo Wampakit recordaron al cura como la persona que les tendió la mano en el momento que más lo necesitaron. “Era mi mejor amigo. Hablábamos todo el tiempo y siempre nos brindaba consejos. Me alentó a estudiar en el Colegio Valentín Salegui, Fe y Alegría, nombre de su compañero con el que realizó trabajo pastoral y falleció hace tiempo, y luego me dio trabajo de vigilante”, contó Willians Wishu.

Acotó que se trataba de una persona que hizo eco de su llamado y se dedicó a la labor pastoral. 

Trabajó con los nativos

Carlos Riudavets Montes llegó a Amazonas hace más de 40 años junto al también sacerdote Valentín Salegui para trabajar con las comunidades nativas. Su compañero de trabajo falleció y en su honor fundaron el colegio al que bautizaron con su nombre y en que Riudavets trabajó por muchos años.

Inició su labor sacerdotal en la comunidad nativa Yamakai Entsa y de inmediato se conectó con las comunidades nativas, con quienes trabajó de la mano para darles educación y también desarrollo. De las aulas del colegio que creo se ha graduado buen número de estudiantes que ahora se destacan en diferentes carreras profesionales.

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO