La DEA tenía en la mira al alcalde Luis Valdez Villacorta desde el 2003

La policía estadounidense presionó para armar un grupo especial como en el caso Zevallos. Agentes antidrogas estadounidenses estuvieron en calidad de observadores durante el operativo en Iquitos y Pucallpa.

La policía estadounidense presionó para armar un grupo especial como en el caso Zevallos. Agentes antidrogas estadounidenses estuvieron en calidad de observadores durante el operativo en Iquitos y Pucallpa.

Miguel Gutiérrez R.

En los próximos 15 días, el alcalde de Coronel Portillo (Ucayali) deberá demostrar a las autoridades cómo pasó en el lapso de 20 años, de vendedor de pieles de animales a empresario poseedor de una fortuna valorizada en más de 100 millones de dólares.

Según la procuradora antidrogas Sonia Medina, quien ha seguido las distintas investigaciones por drogas, realizadas en contra del burgomaestre, la fortuna de Luis Valdez Villacorta superaría largamente los 71 millones de dólares que la policía antidrogas le imputa oficialmente.

"La fortuna de esta persona pasaría los 250 millones de dólares. Creo que una fortuna de esa magnitud no se puede hacer ni en cien años de trabajo", sostuvo la procuradora.

INTOCABLE

"Se dice que esta persona (Luis Valdez), desde los años ochenta, estaría comprometida en el narcotráfico, y si no fue tocada hasta el momento fue por razones que ya conocemos y que han ocurrido ya en otros casos", recuerda Sonia Medina.

Luis Valdez Villacorta, detenido desde el pasado martes por el delito de lavado de activos, producto del tráfico ilícito de drogas, tiene referencias por tráfico ilícito de drogas desde 1985, época en la que aún no lograba consolidar su emporio económico ni fuertes vínculos con la clase política.

Pese a ello, Luis Valdez nunca fue sometido a investigaciones. En 1999, una de sus empresas madereras fue vinculada a la operación de tráfico de armas a la guerrilla colombiana de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, donde tuvieron participación Vladimiro Montesinos y los hermanos Luis y José Aybar Cancho.

Valdez Villacorta fue considerado un objetivo de la policía antidrogas norteamericana luego de que se descubrieran, en el terminal del Callao, 524 kilogramos de cocaína escondidos en un cargamento de triplay de la empresa Industrial Ucayali, perteneciente al alcalde.

"Desde entonces, la DEA presionó para que la policía peruana hiciera un seguimiento constante", refirió uno de los fiscales antidrogas del Callao, quien tuvo a cargo el caso en octubre de 2003.

El alcalde apareció por primera vez el año pasado en una lista de cabecillas del narcotráfico que es confeccionada anualmente por todas las autoridades involucradas en la lucha antidrogas. La incautación de droga en Holanda el 19 de diciembre del 2007, que vinculaba a una de sus empresas, permitió a la policía y la DEA completar las indagaciones financieras contra el alcalde pucalpino.

"La DEA quería tumbar como sea a Luis Valdez. Al igual que con el caso Fernando Zevallos, ellos dieron el apoyo para armar un grupo especial para capturar al empresario maderero", explicó un efectivo policial antidrogas que participa desde hace varios meses en la planificación y ejecución de la "Operación Anguila" .

PESQUISAS CONTINÚAN

"Es una de las investigaciones más pulcras que se han hecho", ha relatado la procuradora Sonia Medina, quien no descarta que
la investigación alcance a otras personas y empresas por la magnitud del emporio montado por Luis Valdez en los años 90.

El equipo especial de la División de Lavados de Activos (Divila) intenta tener armado al detalle el conglomerado de empresas, así como el monto de dinero que manejó el grupo económico de Luis Valdez Villacorta en los últimos años.

Los agentes han descubierto que el empresario importó de Asia una cantidad indeterminada de motocicletas, electrodomésticos y maquinarias que nunca fueron usadas por la empresa.

Ellos presumen que la organización efectuaba operaciones de importación de equipos a fin de poder justificar el dinero obtenido en negociados de droga.

CLAVES

Buscada. Ivette Soria Sal-daña, esposa del burgomaestre de Coronel Portillo, no ha sido aún detenida por los efectivos
de la Dirandro.

Interminable. La investigación contra Luis Valdez Villacorta y los otros personajes de su entorno concluirá en 15 días, luego de más de diez meses de haberse iniciado.


Jueza ordena libertad de abogado Duany

El abogado Juan Duany Pazos, uno de los detenidos el pasado martes durante la "Operación Anguila", fue liberado ayer por orden de la titular del Segundo Juzgado Supranacional, María León Yarango. Juan Duany estuvo acusado de participar en una operación de compra de acciones de Industrial Ucayali por parte de la empresa panameña Wilder Finance, ambas de propiedad del alcalde Luis Valdez.

"El miércoles pasado demostré a la jueza que había acudido a todas la citaciones policiales que recibí. Además, ofrecí toda la documentación que tenía en mi poder. Es por ese motivo que la magistrada cambió la orden de detención por la de comparecencia restringida. Por esa razón no entiendo por qué la fiscalía y la Dirandro señalaron que yo había obstaculizado las investigaciones", refiere Juan Duany.

El estudio en el cual trabajó fue contratado en 1996 para representar a la empresa Wilder Finance en la adquisición de 5,220 acciones de Industrial Ucayali, de propiedad de Valdez. Juan Duany refiere que, tres años después, el alcalde decidió que las acciones pasen a su nombre. "Yo fui el abogado que elaboró los documentos y contratos de compra venta y firmé en representación de Wilder Finance, en ambas transacciones. No soy el gestor de Wilder Finance, ni participé en sus negocios, ni sé qué es lo que tiene", explicó al diario La República.

"Conocí en 1995 a Valdez cuando el gerente de un conocido banco me contactó con él para que lo asesorara en algunos casos. Mi relación profesional con el alcalde de Coronel Portillo terminó en el 2004", precisó enfáticamente el abogado.

Te puede interesar