Montesinos era el representante del ex dictador Fujimori en el SIN

Plataforma_glr
13 Ago 2008 | 15:30 h

El ex asesor del Servicio de Inteligencia Nacional (SIN) Rafael Merino Bartet ofreció un demoledor testimonio en contra del ex dictador Alberto Fujimori (AF), al presentarse como último testigo ante la Sala Penal Especial Suprema.

Dice que la tesis del ‘soldado amigo’ es un invento para el juicio. Y revela que AF, al desactivar el SIN, ordenó incinerar documentación.

César Romero.

Merino desbarató la tesis de la defensa del 'soldado amigo' y la directiva de pacificación que esgrime la defensa de Fujimori. A continuación, los puntos más importantes del interrogatorio:

¿Cuándo llega Vladimiro Montesinos al SIN?

Desde julio de 1990 tenía oficina en el SIN. Montesinos decía que era asesor presidencial. Era el canal de inteligencia con Fujimori. Fue nombrado subjefe del SIN, pero duró menos de 30 días. Se dice que desapareció documentos con su firma para no dejar evidencia.

¿Se incineraron documentos el 2000 al desactivarse el SIN?

Cuando Fujimori desactivó el SIN, se dio la orden de incinerar toda la información y borrar los discos duros. Consideré que esa información no pertenecía a una persona, sino al Estado, y procedí a soplar (copiar) la información en diez disketes y, pasado un tiempo, los entregué al Congreso, al fiscal Tomás Gálvez y al juez Saúl Peña.

¿Recibía órdenes de Montesinos?

Cuando el general Edwin Díaz deja la jefatura del SIN, Montesinos me comunicó que nombrarían a Julio Salazar Monroe como jefe. Le dije: "Ese es un general cero kilómetros". "Justamente eso necesito", me contestó.

¿Montesinos controlaba el SIN?

Sí. Salazar llegaba a las 11 de la mañana. Un día llegó en short, preguntó qué había y se fue a la playa. Los directores despachaban con Montesinos.

¿Usted preparó los documentos del golpe del 5 de abril 1992?

Preparé el proyecto de discurso, que fue cambiado. Fujimori utilizó la palabra 'disolver', que yo no empleé.

¿Conoció la directiva 04 de planificación?

No la conozco. Aquí se le ha santificado. El pronunciamiento del 5 de abril convirtió en anacrónica esa directiva que habla de fortalecer la democracia y el Poder Judicial. La captura de Guzmán cambió las condiciones.

¿Conoció la política de soldado amigo y policía inteligente?

En veinte años en el SIN, nunca escuché esa frase. Creo que se inventó para este juicio. Si ponemos en una balanza los puentes construidos y los muertos, yo no diría que el soldado era tan bueno.

¿Escribió algún documento sobre Sendero Luminoso?

Redacté las tres cartas de Abimael: el acuerdo de paz, la de sujeción, y otra donde alababa a Montesinos. Años antes, hice un documento donde decía que aumentar la presencia de las FF.AA. en el país era contraproducente. Dije que había que cortar el sistema arterial, las cabezas pensantes. Ese documento lo entregué a Montesinos y después Fujimori lo leyó en TV, por supuesto, como un aporte de él.

DATOS

Pruebas. Al concluir el testimonio de Rafael Merino, el Presidente de la Sala, César San Martín Castro, anunció que el viernes 15 es el último día para presentar prueba documental.

Peritos. A partir del viernes empezarán a declarar los 21 peritos biólogos, médicos forenses, y legistas presentados por la fiscalía. Desde el 25 de agosto continuarán los peritos internacionales y, finalmente, los de la Comisión de la Verdad y Reconciliación.


"Jugaba a ser napoleoncito"

¿Por qué dice que el SIN se hipertrofió?

Al poco tiempo de llegar Montesinos, el SIN creció en un 400%, 500%. Apareció gente de baja jerarquía. Ingresaron muchos policías que en las noches hacían desfiles. Podría decirse que Montesinos tenía un ejército particular. Hacía que ellos hicieran desfiles y él pasaba revista. Él jugaba a ser un Napoleoncito.

¿Supo de una iniciativa para fusilar a Abimael?

Participé con Pedro Huertas, Montesinos y Guido Guevara en la elaboración de varios decretos ley donde se ordenaba la aplicación de la pena de muerte a los cabecillas de Sendero. Fujimori, con su propia letra, corrigió un memorando sobre normas para el fusilamiento poniendo que primero debía ser fusilado Zenón Vargas, luego Elena Iparraguirre, y que Abimael Guzmán debería estar presente como un acto de presión para que proporcione información, antes de ser fusilado.