Francisco Sagasti: el académico que llegó a Palacio para calmar al país

El que no estaba previsto. Elegido congresista por peruanos en Lima y el exterior, el catedrático acaba el año al mando del Ejecutivo en una difícil transición en plena emergencia por la pandemia del COVID-19.

Sagasti asumió el cargo de presidente de la República el último 16 de noviembre. Foto: difusión
Sagasti asumió el cargo de presidente de la República el último 16 de noviembre. Foto: difusión
David Pereda

Con 96.422 votos de la población en los comicios parlamentarios de enero y 97 de congresistas elegidos en ese mismo proceso, Francisco Sagasti llegó a Palacio de Gobierno para calmar al país, atizado en una crisis que escaló con la vacancia presidencial de noviembre. Sagasti completa la trilogía de presidentes que tuvimos este año, antecedido por el destituido Martín Vizcarra, y Manuel Merino, obligado a dimitir por las protestas.

Sagasti había llegado al Congreso como cabeza de lista del Partido Morado en Lima metropolitana. Aunque septuagenario, fue su primera vez de candidato a un cargo de elección popular en el Estado. De joven había sido dirigente estudiantil. En el 2005 integró el Partido por la Democracia Social-Compromiso Perú, de Susana Villarán. Ya en el 2017 fundó el Partido Morado con Julio Guzmán.

De perfil académico y técnico, Sagasti había dado un salto al fundar un partido político y llegar al Parlamento, aunque siempre buscaba aportar al país.

En el Legislativo era un mesurado vocero de su bancada. Expresó la oposición a la vacancia presidencial con convicción. Ya con 76 años cumplía su nuevo rol sin prever que asumiría el mando del país. A lo mucho, se había enrolado para tentar la segunda vicepresidencia en la plancha de Guzmán al 2021.

La enmienda que buscaba el Congreso, ante la crisis que generó y dejó dos jóvenes muertos, hizo que crezca el consenso para colocar a Sagasti en Palacio.

El jefe de Estado fundó el Partido Morado junto a Julio Guzmán. Foto: La República

En los 42 días que lleva ya en la presidencia ha enfrentado tempestades que ratifican la debilidad de su gobierno ‘de emergencia’, como suele repetir cada vez que puede.

A poco de haber asumido con el compromiso de esclarecer y sancionar la dura represión policial, retiró a 20 generales para nombrar como comandante de la Policía a César Cervantes. Hubo varias renuncias en rechazo a la dura medida y estuvo en riesgo el voto de confianza del Congreso al gabinete ministerial. Para superar esta valla, el titular de Interior, Rubén Vargas, decidió dimitir.

El sucesor en la cartera, Cluber Aliaga, quiso revertir la decisión y también dejó el cargo.

Siguió luego el conflicto agrario, aún sin solución. Después de derogarse la Ley de Promoción Agraria, llamada Ley Chlimper, como exigían los trabajadores agrarios, el Congreso todavía no tiene una nueva normativa. Dos manifestantes ya han muerto.

Los intentos de mesas de diálogo del Gobierno han fracasado. Más bien, al empezar este mes también se inició una huelga en Apurímac por un presunto incumplimiento de la minera Las Bambas de unas obligaciones.

Sagasti asumió la presidencia de la República el pasado 16 de noviembre. Foto: La República

Otro gran trabajo pendiente es la adquisición de vacunas contra el Covid-19. A pesar de haberse anunciado para este mes en el régimen de Vizcarra, Sagasti tuvo que aclarar que no las recibiremos aún. La jefa del gabinete, Violeta Bermúdez, estima que lleguen al país el primer semestre del 2021.

Así las cosas, Sagasti tiene bastante por hacer y conseguir.

Aciertos

Compromiso con las víctimas. Empezó su gestión anunciando su compromiso con el esclarecimiento y la sanción a los responsables de la dura represión a las movilizaciones ciudadanas contra la vacancia presidencial.

Especial atención e interés mostró respecto a las víctimas, los jóvenes fallecidos Inti Sotelo y Bryan Pintado y los heridos. Los pasos en Interior y cambios en la Policía mostraban que su gobierno apuntaba a eso, pero se generó una crisis.

Errores

Deficiente reacción en conflictos. En el conflicto agrario, le faltó reacción. El Gobierno se limitó a presentar un proyecto y a buscar una mesa de diálogo que fracasó. Luego, se quedó en responsabilizar al Congreso por no decidir, mientras continuaban los bloqueos de carretera y denuncias de excesos.

En la crisis en el Ministerio del Interior, falló al nombrar ministro a un opositor al cambio en la jerarquía policial. Sobre las vacunas, faltó mejor comunicación.

En el poder

42 días tiene ejerciendo la presidencia de la República hasta hoy, martes 29 de diciembre, desde que juró el cargo, al que llegó por sucesión.

+ Cifras

96.422 votos de peruanos de Lima metropolitana y el exterior tuvo para ser congresista. Encabezó esa lista del Partido Morado.

97 votos de congresistas lo llevaron la presidencia del Parlamento y, luego, por sucesión, la jefatura del Estado. Solo 26 legisladores se opusieron.

21 ministros ha tenido hasta ahora. De estos, dos dimitieron en Interior: Rubén Vargas y Cluber Aliaga. Los otros 19 permanecen en sus puestos.

Jefa de gabinete

Violeta Bermúdez. Abogada constitucionalista lidera la PCM desde el 18 de noviembre. Es la quinta mujer en el cargo.

Newsletter Política LR

Suscríbete aquí al boletín Política La República y recibe a diario en tu correo electrónico las noticias más destacadas de los temas que marcan la agenda nacional.