Nicaragua: polémicos invitados a investidura de Daniel Ortega

Presencia de diplomático iraní provocó un impase con Argentina, cuyo Gobierno reconoció al dictador nicaragüense.

Duro de invitar. Nicolás Maduro estuvo en el estrado de honor. Era uno de los pocos presidentes. Foto: difusión
Duro de invitar. Nicolás Maduro estuvo en el estrado de honor. Era uno de los pocos presidentes. Foto: difusión
Agencia EFE

Managua. EFE

El iraní Mohsen Rezai, uno de los imputados por la Justicia argentina por el atentado de 1994 contra la mutua judía AMIA de Buenos Aires, que dejó 85 muertos y sigue impune, no fue el único personaje polémico que participó el lunes en la toma de posesión del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y por lo que protestó Argentina.

En la ceremonia de investidura de Ortega y de su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, también estuvieron los expresidentes salvadoreños nacionalizados nicaragüenses Mauricio Funes y Salvador Sánchez Cerén, ambos acusados de corrupción en su país.

PUEDES VER: Congresista de Perú Libre viajó a Nicaragua por nueva toma del poder de Daniel Ortega

Además, el mandatario saliente de Honduras, Juan Orlando Hernández, cuyos dos períodos en el poder estuvieron salpicados por denuncias y acusaciones de corrupción y nexos con el narcotráfico, y que, cuando fue presentado como uno de los invitados, recibió abucheos y gritos de “¡fuera, JOH”.

Es el cuarto mandato consecutivo de Ortega desde el 2007. Foto: EFE

Asimismo, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, por quien el Gobierno de Estados Unidos ha ofrecido 15 millones de dólares por cualquier información que lleve a su captura.

PUEDES VER: Daniel Ortega asume su cuarto mandato en Nicaragua bajo nuevas sanciones y con pocos aliados

También acudió el canciller del Gobierno del expresidente Rafael Correa en Ecuador, Ricardo Patiño, quien fue acusado de instigar a la violencia durante el Gobierno del expresidente Lenín Moreno, y contra quien pesaba una orden de prisión.

¿Ortega perdió a su aliado?

Argentina fue el primer país en expresar su “más enérgica condena” por la presencia del iraní Mohsen Rezai, quien es vicepresidente de Asuntos Económicos de Irán, y su presencia en Managua constituye para el Gobierno de Alberto Fernández “una afrenta a la Justicia argentina y a las víctimas del brutal atentado terrorista contra la Asociación Mutual Israelita Argentina.