Gobierno de Biden considera “corruptos” a varios aliados de Nayib Bukele

El mandatario salvadoreño afirmó que el señalamiento contra sus colaboradores no tiene “tan siquiera un ápice que ver” con lucha contra la corrupción, sino con “geopolítica”.

El presidente salvadoreño negó las acusaciones del Gobierno estadounidense. Foto: AFP
El presidente salvadoreño negó las acusaciones del Gobierno estadounidense. Foto: AFP
Mundo LR

El Departamento de Estado de EE. UU. incluyó a funcionarios del presidente de El Salvador, Nayib Bukele, en una lista de “involucrados en actos de corrupción significativos”, según recogió la agencia The Associated Press.

Según el reporte, entre los nombres que aparecen en la nómina se encuentra el de Carolina Recinos, jefa de gabinete de Bukele, así como Rogelio Rivas, quien se desempeñó hasta abril como titular del Ministerio de Seguridad y Justicia.

Aunque no se detallan las presuntas irregularidades en las que habría incurrido Recinos, sí se precisa que a Rivas se le asocia con el supuesto otorgamiento irregular de contratos a favor de una compañía a su nombre, que fueron estimados con sobreprecio.

También aparecen los nombres del parlamentario Guillermo Gallegos, quien apoyó la carrera presidencial del actual mandatario en 2019; y de los exdiputados del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMNL) Sigfrido Reyes y José Luis Merino.

Reacciones contra el reporte

Reyes, opositor a Bukele y exiliado en México, se pronunció a través de Twitter para rechazar las acusaciones en su contra y calificarlas de “infundadas y ridículas”.

Por su parte, Merino, quien fue exvicecanciller durante el mandato del FMNL, no se ha referido a los hechos; no obstante, desde 2017, varios congresistas republicanos y demócratas han solicitado investigar al exfuncionario por supuestos vínculos con bandas criminales.

Por otro lado, el presidente del país centroamericano se refirió este martes al listado y afirmó que el señalamiento contra varios de sus colaboradores no tiene “tan siquiera un ápice que ver” con el combate a la corrupción, sino con “geopolítica”.