MUNDIAL QATAR 2022POLLA MUNDIALISTA
DINA BOLUARTE - ¿cuáles son las actividades de su primer día como presidenta?
Mundo

Pablo Escobar y la leyenda del “unicornio” que le compró a su hija en Navidad [FOTOS]

La Nochebuena era una de las fiestas más importantes para ‘El Patrón’. Le gustaba satisfacer los antojos de sus herederos: Manuela y Juan Pablo. Según Popeye, su sicario de mayor confianza, los peones de la Hacienda Napoles ''crearon'' al animal mitológico soñado por la pequeña.

Pablo Escobar gastaba millones en atender los caprichos de su pequeña Manuela. Foto: Difusión
Pablo Escobar gastaba millones en atender los caprichos de su pequeña Manuela. Foto: Difusión
Mundo LR

Pablo Escobar festejaba la Navidad a lo grande ya que para él, su familia era lo primero. Es por ello que no dudaba en gastar una fortuna en los regalos de sus hijos Manuela y Juan Pablo.

‘’Papá, quiero un unicornio’’ le exclamó la niña Manuela al líder del Cártel de Medellín, quien hacía hasta lo imposible para satisfacerla.

Según cuenta John Jairo Velásquez Vásquez, alias Popeye, sicario de confianza de ‘El Patrón’, los trabajadores de la Hacienda Nápoles adquirieron un caballo blanco de pura raza al que convirtieron en el animal mitológico.

En su canal de Youtube, Popeye detalló que Don Pablo hizo que le incrustaran un cuerno de toro en la cabeza al potro y que le peguen alas de papel en el lomo, hecho que le causó una grave infección que terminó matando al caballo a los pocos días.

¿Realmente Pablo Escobar ‘’inventó’’ un unicornio a costa del sacrificio animal?

En 2019, Victoria Henao, esposa del narco, contó con detalles el episodio del supuesto unicornio en su libro Mi vida y mi cárcel con Pablo Escobar, y en primer lugar, aseguró que no se trató durante las fiestas navideñas.

“Cuando Manuela cumplió cinco años, en 1989, le celebramos el cumpleaños en la Hacienda Nápoles. Ese día, Pablo asistió durante un rato y le regaló una yegua y su cría de color negro, pero la niña nunca los pudo disfrutar porque siempre había que correr a esconderse’’, detalla el texto recogido por Infobae.

Desde entonces los allegados a la familia del capo de la droga tomaron como cierta la supuesta creación de un unicornio para la menor de los Escobar.

‘’Qué locura. Llegaron a afirmar que Pablo ordenó que le clavaran un cacho en la frente a un caballo blanco y que le pegaran alas con grapas para que pareciera un unicornio. También dijeron que el animal había muerto por la infección que le causaron las heridas. No sé de dónde salió ese cuento atroz, pero lo cierto es que jamás sucedió”, puntualiza Victoria Henao.

Incluso la viuda de Escobar Gaviria mostró una fotografía del cumpleaños de Manuela, en donde se ve a la niña montada de una yegua negra común y corriente.

La “blanca Navidad” de la familia Escobar

El capo estaba decidido a complacer cada uno de los deseos de su prole. En una oportunidad, relató Meganoticias, su hija menor le contó que le gustaban los árboles de Navidad con nieve, como los veía en la televisión.

Sostienen que Pablo Escobar tenía especial predilección hacia Manuela. Foto: difusión

Inmediatamente Escobar ordenó que trasladaran a su vivienda una máquina que elaboraba el hielo en una pista de patinaje en Medellín.

Y fue en esa ocasión que la familia tuvo una “blanca Navidad” e incluso patinaron sobre una pista privada, como relataron algunos familiares del narcotraficante.

Las cartas de Manuela, la hija consentida de Pablo Escobar

Cada Navidad el capo del Narcotráfico en Colombia se esmeraba por cumplir los deseos que su hija escribía en una carta.

Si la niña quería una nueva especie para la Hacienda Nápoles, este lo conseguía aunque tuviera que mandarlo a traer desde África.

En las oportunidades en que los hijos le pedían conocer a una figura o un cantante, este organizaba una fiesta especial para traerlo, aunque luego quiera cobrarle una fortuna por que salga.

Juan Pablo Escobar, su hijo mayor, quien con el tiempo se cambió de nombre por Sebastián Marroquín, graficó en su libro la devoción que sentía su padre por su hermanita.

“En una de las guaridas Manuela tiritaba de frío y no había modo de calentar la habitación. Entonces, su padre tomó lo único que tenía a mano para hacer una hoguera y calentar a la niña: un saco repleto de dólares. Quemó dos millones”, escribió el hijo de Escobar en su libro.