Capturan a cazador que llevaba más de mil jaguares muertos en su haber

La República
6 M07 2019 | 17:20h

La Fiscalía de Brasil desmanteló una red de cazadores dedicada a la caza ilegal de jaguares y otras especies en peligro de extinción de la selva amazónica, la cual venía funcionando desde al menos treinta años.

Luego de un arduo seguimiento que duró tres meses de interceptaciones telefónicas y rastreos de los principales cabecillas, las autoridades capturaron a siete hombres que actuaban al interior del estado de Acre, limítrofe con el Perú, fomentando la muerte y venta clandestina de pieles y ejemplares de jaguares, carpinchos, pecaríes, venados, entre otros.

PUEDES VER Autoridades recuerdan prohibición de tener especies silvestres en cautiverio

Entre ellos, figura un cazador que en su haber se calculan más de mil jaguares desde que se le reconoció como integrante de esta deleznable actividad en el año 1987. El implicado Temístocles Barbosa Freire y sus secuaces podrían ahora enfrentar penas que van desde multas hasta la prisión de acuerdo a su participación en cada uno de los ataques ecológicos.

Asimismo, responsables del departamento de conservación informaron que tan solo en el trimestre de persecución policial los hampones “organizaron 11 salidas a cazar, en las que mataron ocho jaguares, 13 carpinchos, 10 pecaríes de collar y dos ciervos". Se comprobó además que para atraer a los felinos sudamericanos utilizaban perros como carnada.

PUEDES VER Cazadora come carne de jirafa que mató y asegura que es “deliciosa”

El jaguar es el felino de mayor tamaño en América, motivo por el cual ha sido catalogado como especie en peligro de extinción en distintos biomas del país carioca como la Mata Atlántica (bosque tropical costero) y la Caatinga (semiárido del nordeste).

"Entre los integrantes del grupo hay un médico, un agricultor, un agente penitenciario y un electricista, entre otros. “Los acusados pueden ser condenados a prisión y a una multa, que puede variar dependiendo de la participación en cada uno de los crímenes cometidos”, informó la fiscalía de ese país.

De los 55 mil ejemplares que se estima cohabitan en Brasil, alrededor de 40 mil lo hacen en la Amazonía que comparte con el Perú y casi 14 mil en el Pantanal, según el Instituto Chico Mendes de Conservación y Biodiversidad (ICMBio), entidad adscrita al Ministerio del Medio Ambiente de Brasil.