Judas Iscariote: ¿Cómo murió el discípulo que traicionó a Jesús?

¿Qué dice la Biblia?  El Nuevo Testamento nos ofrece dos versiones sobre el final del Apóstol que traicionó a Jesús. 

¿Qué dice la Biblia?  El Nuevo Testamento nos ofrece dos versiones sobre el final del Apóstol que traicionó a Jesús. 

Judas Iscariote fue uno de los primeros seguidores y apóstoles de Jesús, según se lee en la Biblia. La Iglesia Católica cuenta que traicionó a su maestro. Pero ¿cómo murió? El Nuevo Testamento nos ofrece dos versiones sobre el final del Apóstol que traicionó a Jesús. 

La historia escrita en los Evangelios de la Biblia cuenta que Jesús ya sabía lo que ocurriría y se lo contó a sus apóstoles durante la última cena. Aunque podía evitar, ya que Jesucristo sabía lo que iba a pasar, Judas Iscariote se dirigió con los guardias hacia donde se encontraba su maestro y lo delató.

Se le pagaron 30 denarios, pero Judas al poco tiempo se arrepintió y quiso devolverlas. Cuando los sacerdotes no aceptaron las monedas de regresó, el apóstol las arrojó en el templo. La Biblia cuenta que tras la desesperación de lo que había hecho, Judas Iscariote se suicidó. Una versión de un reconocido cura indicaría que el discípulo se salvó.

El Padre Samuel Bonilla respondió las consultas que suele recibir acerca del destino de Judas Iscariote. "Casi siempre hemos respondido que murió ahorcado. Sin embargo, la escritura nos da dos versiones de la muerte de Judas", comentó Samuel en el video.

La primera la encontramos en Mateo 27:5, explicó el padre. “Judas tiró las monedas en el santuario, después se retiró y fue y se ahorcó”, dice el versículo acerca de la muerte de Judas Iscariote.

"Hay una segunda versión un poco olvidada que la encontramos en los Hechos de los Apóstoles", cuenta el padre Samuel en la entrevista. Hecho 1:18-19 cuenta que “con el salario de su iniquidad adquirió un campo, y cayendo de cabeza, se reventó por la mitad, y todas sus entrañas se derramaron. Y fue notorio a todos los habitantes de Jerusalén, de tal manera que aquel campo se llama en su propia lengua, Acéldama, que quiere decir, Campo de sangre”.

Acerca de lo que ocurrió después, si se arrepintió o no, el padre Samuel Bonilla explica que en la Biblia “no encontramos una acción que nos diga ‘se arrepintió’”. Sin embargo, cuando se le consultó sobre el destino de la alma del apóstol, el padre dio dos declaraciones.

En primer lugar, se encuentra la revelación privada que le hizo Jesús a Santa Faustina Kowalska. Dios le dice: “si los hombres supieran el destino de Judas, abusarían de mi Misericordia”. Por otro lado, está la respuesta que San Antonio de Padua le dio a una mujer que acababa de perder a su hijo.

“El santo, cuando esta viejecita le pregunta sobre su hijo, sobre cómo podía rezar por él, responde: ‘Entre él y el río hay un espacio, y ese espacio es el de la Misericordia de Dios’”, contó el Padre Samuel.

Continuó con el relato sobre la señora que había perdido a su hijo: “la persona que se suicida, por ejemplo, en los últimos momentos cuando ya se da cuenta que está perdiendo su vida, allí hay un espacio probablemente cuando se dé cuenta del valor de vida, es un espacio donde ella está a solas con Dios y puede que en esos momentos se arrepiente”.

Como última enseñanza, el Padre Samuel agregó que "siempre hay oportunidad, incluso en el último momento de la vida, para alguien que se arrepiente de verdad". "La Misericordia de Dios es infinita", sostuvo.

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO