Perú es un país abundante en gas que hoy negocia traerlo de Bolivia

Energía. Proceso de su masificación en el país avanza lentamente, lo que abre la posibilidad de importarlo. Se advierte que, en tanto no se recupere la soberanía sobre los recursos, todo esfuerzo local será en vano.

Energía. Proceso de su masificación en el país avanza lentamente, lo que abre la posibilidad de importarlo. Se advierte que, en tanto no se recupere la soberanía sobre los recursos, todo esfuerzo local será en vano.

En momentos en los que Perú y Bolivia anuncian la posibilidad de que el vecino país nos exporte gas para abastecer a la macrorregión sur, vale la pena conocer la situación energética del país, su producción y distribución.

Actualmente, en el Perú se trabaja con distintas fuentes de energía, una de ellas es el gas. Está el gas natural y el Gas Licuado de Petróleo (GLP), ambos son competencia pese a que los dos salen, mayoritariamente, de los yacimientos de Camisea en el Cusco. La otra diferencia sustancial, además del precio, es su llegada a nivel nacional.

GLP que no es petróleo

La producción nacional de Gas Licuado de Petróleo (GLP) es no mayor a los 45 mil barriles por día para una demanda interna de 65 mil barriles, es decir, el Perú dejó de ser autosuficiente en GLP y hoy importa al día unos 20 mil barriles en promedio.

De esos 65 mil barriles diarios de demanda, el 50% es consumo doméstico y residencial y más del 20% está concentrado en Lima.

La producción nacional tiene como materia prima principalmente a los líquidos de gas natural que salen de los lotes 88, 56 y 57 de Camisea.

El GLP que se produce en Pisco se distribuye para todos los puntos del país, entre ellos el sur, y son los costos que supone esta operación lo que en el camino encarece el producto a tal punto de que en Quillabamba, zona donde se extrae el gas de Camisea, un balón de GLP se ubica entre S/ 55 y S/ 60.

Para el investigador de la UNMSM Jorge Manco Zaconetti, el GLP en el Perú tiene una distorsión que hace que su precio gire en relación al petróleo y no respecto a los líquidos de gas natural. Otra distorsión en este mercado, advierte, hace que el envasador y comercializador ganen tanto o más que el productor.

Tímido avance del GAS

El gas natural es un producto más abundante y limpio que el GLP, pero se encuentra mucho menos masificado.

La producción nacional de gas natural está compuesta por 700 millones de pies cúbicos diarios del lote 88, 450 millones del lote 56 y 260 millones del lote 57. Piura aporta a la producción fiscalizada unos 60 millones de pies cúbicos.

El consumo interno del Perú es alrededor de 1 millón de pies cúbicos por día y los 450 millones del lote 56 están comprometidos con la exportación. En tanto que el consumo domiciliario nacional representa apenas el 1% del mercado interno.

En Lima, Cálidda tiene unos 550 mil consumidores residenciales; en Ica, Contugas tiene menos de 50 mil conexiones caseras. En el norte del Perú, unos 250 mil pies cúbicos diarios de gas natural llegan a través de Quavii en camiones sisterna con gas licuefactado. Su meta es 1,5 millones de pies cúbicos diarios.

Al sur el encargo recae en la empresa Fenosa, que lleva no más de 20 millones de pies cúbicos de gas que abastece en mayor medida a grifos y grandes empresas.

“El sur del Perú tiene un déficit no solo de GLP sino de gas natural con la paradoja que exportamos gas barato del lote 56 y que el lote 88 está reinyectando aproximadamente 300 millones de pies cúbicos”, señaló el investigador sanmarquino.

En ese sentido, resaltó que Bolivia, habiendo empezado después que el Perú en esta industria, tenía 2 millones de usuarios, lo mismo Colombia con 8 millones. “Mientras el Estado no recupere la propiedad sobre la molécula, es poco el rango de maniobra que puede tener sobre el gas. Deben cambiarse los contratos de licencia por contratos de servicio para evitar este tipo de paradojas que hoy se presentan”, recomendó Manco Zaconetti.

Claves

Actualmente, Bolivia produce unos 3 mil millones de pies cubicos de gas, casi el doble que el Perú.

El Perú cuenta con 13 trillones de reservas de gas natural y un potencial de 35 trillones, en cambio el vecino país del sur cuenta con reservas menores y está exportando hace más de 10 años a Brasil y Argentina.

Propuesta boliviana es integral

Durante la última cita entre ministros de Energía, el ministro de Hidrocarburos boliviano, Luis Sánchez, adelantó que su país busca construir una planta de almacenamiento en el puerto de Ilo (Moquegua) para importar gasolina, diesel y crudo, el cual será transportado a través de un oleoducto hasta las refinerías bolivianas en La Paz.

También pretenden construir una planta de licuefacción y un poliducto que les permita exportar su gas a través del Puerto de Ilo.

“Existe una oportunidad de sinergia de asociarnos con Petroperú para comercializar GLP en las regiones fronterizas con Bolivia”, dijo.

Finalmente, adelantó que participarán de la licitación del proyecto “Siete regiones”. “Esperamos que podamos ganar esta licitación y poder hacer todo lo que hemos aprendido, ya que el 50% de los bolivianos tienen gas”, indicó Sánchez.

 

a

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO