Crean Reserva Nacional Dorsal de Nasca, pero permitirán pesca industrial

Contradicción. Gobierno oficializará el área natural frente a la costa de Ica. Sin embargo, preocupa que sea solo en el papel porque seguirá actividad extractiva a gran escala.

El jefe del Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernanp) indicó que se deben respetar los derechos de pesca preexistentes en la zona. Foto: difusión
El jefe del Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernanp) indicó que se deben respetar los derechos de pesca preexistentes en la zona. Foto: difusión
Carlos  Contreras,Christian Alcalá,

Por primera vez, el Perú contará con una área natural protegida, completamente marina, que tendrá una superficie de 62.392 km², frente a la costa de Ica, anunciaron la premier Violeta Bermúdez y el ministro del Ambiente, Gabriel Quijandría, quienes dijeron que en estos días se publicará un decreto supremo.

Se llamará la Reserva Nacional Dorsal de Nasca y resguardará a una parte de la cordillera submarina del mismo nombre, que se extiende por el Pacífico y que posee diversidad biológica.

Así, dijo Quijandría, el Perú conservará cerca del 7,3% de su mar, lo que hoy está en 0,5%, con lo que se incumplen compromisos internacionales.

Según el Ministerio del Ambiente, en esta nueva reserva natural se han hallado 32 especies de importancia comercial, como la pota, perico, bonito, jurel, atún y caballa. Debido a ello, Quijandría informó que se plantea el aprovechamiento de los recursos naturales “con responsabilidad ambiental”, permitiendo el desarrollo de la pesca existente (artesanal, de menor y mayor escala). Además, permitirá la investigación marina a profundidad por parte del Imarpe y el BAP Carrasco.

Preocupación por pesca

Sin embargo, si bien es un hito contar con la primera área natural marina protegida al 100%, desde la organización civil hay temor, por lo que se estaría incluyendo en el decreto supremo que oficializaría su creación.

La directora de políticas de la ONG Oceana, Carmen Heck, precisó que formularon hasta tres observaciones cuando se prepublicó la norma, las cuales eran referidas a la zonificación, la pesca de bacalao a profundidad y la autorización de las actividades extractivas de mayor escala. De todas ellas, dijo, ninguna fue acogida. “Según los estándares internacionales, estas prácticas son contradictorias con los objetivos de conservación de las áreas protegidas”.

Para Oceana, sería tan solo un área protegida en el papel.

Responde Sernanp

Sobre este tema, Pedro Gamboa, jefe del Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernanp), institución a cargo del proyecto, respondió que se deben respetar los derechos de pesca preexistentes en la zona. “Con esta norma, pondremos nuevas reglas y las empresas deberán regularse porque nosotros las fiscalizaremos. Si no cumplen o tienen una tecnología invasiva, deberán buscar otras opciones”.