Con Rosa Peralta ya son más de 80 víctimas de feminicidios en el Perú

Que no quede impune. El vigilante Hugo Soto Mija, de 51 años, la persiguió y la degolló frente al aeropuerto. La víctima, de 41 años, tiene dos hijas. Sus familiares exigen que acosador tenga pena máxima.

Que no quede impune. El vigilante Hugo Soto Mija, de 51 años, la persiguió y la degolló frente al aeropuerto. La víctima, de 41 años, tiene dos hijas. Sus familiares exigen que acosador tenga pena máxima.

Desde hace dos meses, Rosa Peralta Torres (41) vivía acosada por un hombre que ya tenía familia y que la celaba obstinadamente. La tarde del lunes pasado, ella salió de su casa, en el asentamiento humano Angamos, de Ventanilla, para visitar a su hermana en la zona de Bocanegra, pero en el camino se topó con Víctor Hugo Soto Mija (51), quien se empecinó en acompañarla desde el paradero Naval hasta el aeropuerto Jorge Chávez. En ese lugar, frente a decenas de personas que hacían cola por subir a un bus, la atacó con una navaja y la degolló.

Justificó accionar

Con total sangre fría, Soto Mija narró a los agentes policiales los últimos momentos de vida de Rosa, quien deja dos hijas en la orfandad y que se ha convertido en la nueva víctima de la ola de feminicidios que se vive en el país, principalmente por la cultura machista.

"¿A quién vienes a ver?, ¿vienes a ver a un hombre?", le pregunté al bajar de la combi.

"'¡A ti no te importa!', me respondió ella. Cuando me dijo eso, la cogí por el cuello con mi mano derecha solo para asustarla, pero me ganó el impulso, me dio cólera, me cegaron los celos y le corté el cuello", fue la justificación que dio a la Policía, tras ser detenido en flagrante delito por agentes de la comisaría del aeropuerto Jorge Chávez.

En el bolsillo superior derecho de su chaqueta roja, la Policía encontró la navaja que utilizó para dar muerte a Rosa Peralta Torres, quien se ganaba la vida como vendedora de comida en el frontis del mercado Ángel Castillo Sierra, a pocas cuadras de su casa, en Ventanilla.

Familiares de la víctima contaron que ambos estuvieron saliendo meses atrás, pero indicaron que la mujer lo rechazó y no quiso saber de él tras descubrir que el vigilante tenía una esposa que además se encontraba gestando.

Martha Ormeño, suegra de la víctima, pidió a las autoridades del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP) que brinden ayuda psicológica para sus dos nietas, quienes no logran asimilar la pérdida de su madre.

"Están consternadas por lo que sucedió, necesitan un psicólogo urgente para superar este difícil momento", señaló en el frontis de su vivienda del tercer sector del asentamiento humano Angamos.

Tras pasar los exámenes del médico legista, Víctor Hugo Soto Mija fue llevado al Departamento de Investigación Criminal del Callao, donde permanece detenido acusado del delito de feminicidio. Él es vigilado estrictamente por la Policía, pues temen que podría atentar contra su vida.

Para los investigadores, el vigilante habría tenido planificado el ataque, ya que sabía que Rosa Peralta no salía a trabajar los lunes en su carrito sanguchero, por lo que la siguió con una navaja para atacarla

Cifras escalofriantes

Pero este caso no es aislado. Según cifras del MIMP, de enero a julio se han registrado 82 casos de feminicidios.

El gerente del Observatorio de Criminalidad del Ministerio Público, Juan Huambachano, reveló que 10 mujeres son asesinadas mensualmente en un contexto de feminicidio desde el año 2009. "A diferencia del MIMP, tenemos 75 feminicidios; mientras que 20 se investigan porque podrían ser calificadas como tales", dijo.

Huambachano explicó que en más de la mitad de los feminicidios, las víctimas oscilan entre los 18 y 34 años y que el lugar más recurrente donde ocurren los asesinatos es dentro del hogar, considerado por muchos como el lugar más seguro. Agregó que las víctimas de feminicidios han nacido, en su mayoría, en Lima, Puno, Cajamarca, Junín y Cusco

Claves

- De acuerdo con cifras del Observatorio de Criminalidad del Ministerio Público, la modalidad más utilizada por los hombres para asesinar a una mujer, bajo el contexto de un feminicidio, son por estrangulamiento, el uso de arma blanca y golpes.

- Además se reveló que del porcentaje de casos denunciados, el 80% son formalizados por el Ministerio Público, ya que en un 10% el autor se suicida después del crimen.

Te puede interesar