Falleció niño de 6 años que esperaba un trasplante de corazón [VIDEO]

La familia de Alejandrito hace un llamado sobre la importancia de la donación de órganos. En el Perú, solo existen 1.5 donantes por cada millón de habitantes. 

La familia de Alejandrito hace un llamado sobre la importancia de la donación de órganos. En el Perú, solo existen 1.5 donantes por cada millón de habitantes. 

Su corazón no soportó más. Alejandrito, el niño de 6 años que puso en relevancia la necesidad de la donación de órganos, falleció esta madrugada producto de una insuficiencia cardiaca terminal

El mal que lo aquejaba desde hace unos meses lo mantenía internado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Instituto Nacional Cardiovascular (Incor), de EsSalud. Allí permanecía sedado, conectado a máquinas y con pronóstico reservado, a la espera de un trasplante. 

Alejandro formaba parte de una larga lista de espera de donantes en medio de una estadística poco alentadora: de cada millón de peruanos, solo 1.5 (menos de dos personas) son donantes de órganos. "Y de este total, al año, menos del 20% dona un corazón", dice Franz Soplopuco, coordinador quirúrgico de trasplantes del Incor.

Por este motivo, el padre de Alejandro, Franklin Zumarán, hace un llamado para que más personas se conviertan en donantes de órganos y así puedan salvar la vida de decenas de niños. "Nuestro país tal vez tiene la menor tasa de donación en Latinoamérica y en el mundo. Sabemos que no se consigue de un día a otro. Se necesita mucha educación y campaña. La donación de órganos salva vidas", afirma. 

Las donaciones de órganos y sangre son voluntarias, anónimas y no pueden ser dirigidas. Las personas que quieran convertirse en donantes solo deben expresar su voluntad en su DNI, a sus familiares o suscribir un acta. Así se podrán sumar al ciclo que salva vidas. 

En abril pasado, Alejandrito fue diagnosticado con insuficiencia cardiaca terminal, cuya causa era una cardiomiopatía no compactada. Eso quiere decir que su miocardio (pared muscular del corazón) no tiene el grosor, ni la consistencia necesaria, lo cual provocaba que el órgano falle, crezca en exceso y la sangre no llegue de manera regular a todos los órganos. El única camino para sobrevivir era con un trasplante de corazón. Muchos niños como Alejandrito esperan por un órgano. 

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO