Harry Castro debe asumir la alcaldía de La Victoria tras captura de Elías Cuba

Según ley. Teniente alcalde tiene que pedir credenciales al JNE y reorganizar el municipio. Experto pide que Gobierno intervenga en gestión como sucedió en Áncash. Gamarra es un desorden.

Según ley. Teniente alcalde tiene que pedir credenciales al JNE y reorganizar el municipio. Experto pide que Gobierno intervenga en gestión como sucedió en Áncash. Gamarra es un desorden.

La Victoria se ha convertido en tierra de nadie tres días después de la captura de su principal autoridad Elías Cuba, acusado de liderar la banda 'Los Ediles Intocables', que cobraba cupos a los comerciantes del emporio comercial de Gamarra.

A partir de hoy, legalmente le corresponde al teniente alcalde Harry Max Castro Durand asumir la alcaldía de La Victoria y convocar a sesión de concejo para declarar la reorganización y reestructuración de la municipalidad, a fin de que se cambien a los gerentes y empleados.

Así lo permite el artículo 24 de la Ley Orgánica de Municipalidades en casos de vacancia, impedimento o ausencia del alcalde, recordó el especialista en temas municipales, Julio César Castiglioni.

Este diario buscó la declaración de Harry Castro, pero no se obtuvo respuesta. Se supo que hace dos años estuvo detrás del intento de vacancia de Elías Cuba por causales como el alquiler de las calles sin acuerdo de concejo, entre otros, pero no lo logró.

Para la sucesión en la alcaldía, Castro deberá pedir las credenciales al Jurado Nacional de Elecciones (JNE).

Julio César Castiglioni propuso que el Gobierno nacional intervenga en la limpieza total de La Victoria, así como sucedió con Áncash tras la captura del gobernador regional César Álvarez. Según dijo, Control Interno depende jerárquicamente de la Contraloría, pero es pagado por el municipio.

"La intervención del Gobierno nacional es para ayudar al teniente alcalde a 'fumigar' la corrupción imperante en La Victoria, en el Palacio Municipal, Gamarra, el Mercado Mayorista de Frutas que lleva hace 10 años sin privatizarse. ¿Cómo es posible que las cuadras estén lotizadas? Los gobiernos locales están convirtiéndose en el botín para entrar a robar", afirmó.

Siguen ambulantes

La zona de Gamarra luce atestada de ambulantes ante la nula presencia de fiscalizadores y serenazgo. Entre los jirones Huánuco y Humbolt, así como los alrededores del parque Cánepa, los comerciantes tienen tomadas las vías y veredas con la venta de ropa y comida, perjudicando el tránsito peatonal y vehicular.

Un vendedor ambulante del Parque Cánepa contó que gente allegada a la municipalidad, que no se identificaba, le cobraba hasta hace poco 3 soles diarios para poder trabajar. "¿Qué pasaba si no lo hacía? Venía serenazgo y me tiraba la mercadería", dijo. Otra vendedora de ropa indicó que para trabajar en la esquina de los jirones Humbolt y Huánuco pagaba 2 soles diarios, pero que desde la detención del alcalde ya no le cobran nada.

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO