Desde penal de Piedras Gordas “Turbo” siguió exportando cocaína al extranjero

Plataforma_glr

Óscar Rodríguez Gómez purga condena de 30 años, pero fiscal ahora pide 35 años. A pesar de encontrarse en prisión, “Turbo” sigue siendo la cabeza de la organización familiar de tráfico de drogas.

María Elena Hidalgo.
Unidad de Investigación.


Óscar Rodríguez Gómez, poderoso narcotraficante que actuaba bajo el apelativo de “Turbo” en la principal zona de producción de cocaína del valle de los ríos Apurímac y Ene (VRAE), en el año 2006 recibió una sentencia de 30 años de prisión por encabezar una organización dedicada al despacho de droga al extranjero, especialmente Bolivia, Brasil y Paraguay.

No obstante purgar condena en el penal de máxima seguridad de Piedras Gordas, agentes de la Dirección Antidrogas (Dirandro), alertados por informantes incrustados en la mafia de “Turbo”, descubrieron que Óscar Rodríguez reagrupó a su banda y siguió enviando estupefacientes al exterior.

El 23 de marzo del 2007, agentes antidrogas de Puerto Maldonado detuvieron la camioneta 4x4 que transportaba 19 kilos de droga camuflada en los aros del vehículo. El conductor respondía al nombre de Celso Quispe Condori, quien estaba acompañado de Jack Bermudo Rodríguez, primo del narcotraficante “Turbo”. La captura permitió establecer a la Dirandro que el cargamento de 221 kilos de estupefacientes que intervino la policía el 2 de diciembre del 2006, en Ayacucho, pertenecía a “Turbo”.

FAMILIA EN RED

Para el envío de los 221 kilos de droga, Óscar Rodríguez, natural de Huamanga, se asoció a otros dos narcotraficantes del VRAE, Fabián Flores Salicio (a) “Carachupa” y Einer Zamora Olórtegui (a) “John Baby”, para despachar droga hacia Paraguay.
Entre los tres compraron un camión que se introdujo en el VRAE, recogió la mercancía ilícita y se dirigió a Puno. Los narcotraficantes tenían planeado sacar la droga en avioneta desde la pista de aterrizaje de la localidad de San Ignacio, provincia de Sandia. La droga era esperada en Paraguay por Uldarico Vargas Tinco, hombre de confianza de “Turbo”. Pero, cuando el vehículo se encontraba en la localidad de Tambo, en la provincia de La Mar, la policía detuvo a los choferes Armando Santiago Angulo y Teófilo Sánchez Lazo, que al ser interrogados no delataron a sus cómplices.

Recién con la detención de Jack Bermudo, primo de “Turbo”, los agentes antidrogas pudieron determinar que a pesar de encontrarse preso “Turbo” seguía liderando a su organización. El propio Jack Bermudo declaró que su primo desde Piedras Gordas dirigía la exportación de cocaína.

“Mediante llamadas telefónicas, mi primo Óscar Rodríguez Gómez me propuso trabajar con la ‘blanca’ (droga), transportándola en vehículos a cambio de dinero”, dijo JackBermudo ante la Dirandro: “Además, Óscar Rodríguez asesoraba a su hermano, Edwin Rodríguez Gómez, sobre las rutas para transportar la droga. Era Óscar quien dictaba las instrucciones sobre la ruta a utilizarse y la forma de llevar a cabo el acondicionamiento, transporte y destino final (de la droga)”.
LA HISTORIA DE “MACHO”

Edwin Rodríguez Gómez, hermano de “Turbo” conocido con los alias “Ojos”, “Ojón” o “Turbito”, fue detenido el 26 de marzo, en Santa Anita, Lima, tres días después de la captura de Jack Bermudo en Puerto Maldonado. La policía arrestó a Edwin Rodríguez cuando se encontraba por transferir dinero para Jack Bermudo y Celso Quispe.

El destinatario de la droga que transportaba Jack Bermudo era Alfredo Rodríguez Gómez, hermano de Óscar y Edwin, quien esperaba el cargamento en Cobija, Bolivia. En esa ocasión, se escapó de la operación policial. Pero no por mucho tiempo.
El 10 de octubre del 2007, cuando se encontraba transitando en una camioneta por el óvalo Huandoy, en Comas, Alfredo Rodríguez (a) “Macho”, fue intervenido por la policía. “Macho” contaba con seis requisitorias por narcotráfico y lavado de activos.
Al comprobar que Jack Bermudo Rodríguez, detenido en Puerto Maldonado con droga, era parte de la organización de “Turbo”, y que el cargamento de estupefacientes le pertenecía a este, el fiscal superior penal de Madre de Dios, Daniel Orlando Del Carpio, pidió 35 años de prisión para Óscar Rodríguez Gómez y 25 años para Jack Bermudo, Celso Quispe Condori y Edwin Rodríguez Gómez (a) “Ojos”.

AnÁlisis

Pepe Fuentes Ganoza
ex Asesor de la DEA en el VRAE


“Turbo no parará ni estando preso”

La organización de Óscar Rodríguez Gómez no está desarticulada. El 80% del clan está libre y “Turbo” no va a parar sus actividades ilícitas solo porque esté en la cárcel. El propio “Turbo” mencionó en 1998 y en el 2005, las dos veces que fue detenido, que eso es lo único que sabe hacer y morirá haciéndolo.

“Turbo” ha crecido en el valle de los ríos Apurímac y Ene, en un ambiente donde la hoja de coca no deja de crecer y se convierte en dinero contante y sonante. De niño ha sembrado y cosechado coca, y luego ha traqueteado hasta convertirse a los 19 años en el jefe de su organización. El éxito de su captura y de parte de su familia se debió a un trabajo de inteligencia y a la siembra de fuentes humanas en su organización y en el VRAE que es su zona de producción de droga, lo que ahora se ha perdido.
El gobierno no debe descuidar la vigilancia a los centros de producción de droga del país porque es ahí donde los pequeños traficantes se vuelven grandes, esa es una regla y como ejemplo se puede citar a Luis Valdez Villacorta y Abelardo Cachique Rivera que operaron en el Huallaga, y a Óscar Rodríguez Gómez y Adrián Velarde en el VRAE.

Claves

Acopiador. Jack Bermudo también declaró ante la policía que Elpidio Oriundo Solórzano, cuñado de Edwin Rodríguez Gómez, fue el encargado de acopiar la droga en el valle.

Caleta. Willi Rodríguez Farfán, también primo de “Turbo”, fue el encargado de supervisar el acondicionamiento de la droga . Para rellenar los aros, la droga tuvo que ser convertida en estado líquido, que una vez fría se volvía a solidificar. El fiscal también pidió 25 años de cárcel para Elpidio Oriundo Solórzano y Willi Rodríguez Farfán.