Lo social en tiempos de coronavirus

Silvana Vargas, socióloga y directora de Responsabilidad Social de la PUCP.

Silvana Vargas, socióloga y directora de Responsabilidad Social de la PUCP. Foto: PUCP.
Silvana Vargas, socióloga y directora de Responsabilidad Social de la PUCP. Foto: PUCP.
Política LR

Por: Silvana Vargas

Esta pandemia evidencia nuestra escasa predictibilidad. Distraídos en lo inmediato, perdimos capacidad de planificar colectivamente. Además, hace más nítidas las enormes brechas de desigualdad en el Perú.

También evidencia pérdida del sentido de autoridad y la falta de respeto a normas básicas de convivencia social. La circunstancia nos repliega a lo esencial: tener qué comer, mantenernos relativamente sanos y vincularnos con nuestro entorno afectivo más inmediato.

PUEDES VER Martín Vizcarra: las nuevas medidas del Gobierno para enfrentar el coronavirus

Esto lleva a una reflexión colectiva sobre lo que implica el ejercicio de la libertad: en una situación como ésta, nuestro propio bienestar depende del bienestar del otro. Actuar colectivamente será la única estrategia posible para garantizar nuestro propio bienestar individual. .

Luego de esta crisis, deberemos ceder enormes espacios de libertad individual para garantizar el bienestar de todos.

Anticipo cambios importantes en cuatro frentes: una inminente revolución tecnológica que abarcará megaprocesos como la transformación digital y uso de TIC a gran escala, un cambio radical en las dinámicas de formación profesional y estructura del mercado laboral, la reconfiguración de los vínculos sociales en lo cotidiano (que implicará, a la par de la revolución tecnológica, una a nivel de los valores); y cambios en el ejercicio del poder, con “gobierno digital”.

PUEDES VER COVID-19: El Perú en un mundo poscoronavirus

Nos jugamos la posibilidad de trascender como país y transitar a un modelo de política pública territorializada: gestión del bienestar y provisión de servicios no desde Lima sino desde las condiciones reales de cada territorio.

En este contexto, la universidad enfrentará el enorme reto de contribuir a la conversión del “sentido de calamidad” al “sentido de oportunidad”.