"Quería tener relaciones mientras hablaba de Dios", confiesan asesinos de diácono Luquin

Una relación previa junto a abuso sexual cometido por años: los detalles detrás del crimen del diácono Guillermo Luquin. Ocurrió en Argentina.

Una relación previa junto a abuso sexual cometido por años: los detalles detrás del crimen del diácono Guillermo Luquin. Ocurrió en Argentina.

-

Tienen 18 y 20 años, respectivamente. Son novios desde hace algún tiempo y autores confesos del crimen del diácono Guillermo Luquin (52), cometido en la medianoche del sábado en su casa de Temperley, en Lomas de Zamora, Argentina.

Se trata de Roberto Javier Céspedes, quien se entregó junto a su pareja, Leonel Iván Martínez, por el asesinato del religioso. 

Ambos grabaron un video antes de entregarse a la justicia de Argentina donde detallan que Guillermo Luquin los acosó y abusó sexualmente. El religioso fue encontrado asesinado, con golpes en la cabeza y cinco puñaladas.

Según refieren una impactante declaración de 7 minutos y 38 segundos, el crimen ocurrió en 'defensa propia'.

Ambos reconocieron que tenían un contacto habitual con la víctima. Los ingresos de la casa del diácono no habían sido forzados y en su interior, todo estaba en orden a excepción de la habitación principal, donde estaba el cuerpo. 

"Hola, me llamo Roberto Javier Céspedes, hablo por el caso de Guillermo Luquin. Empezó esto cuando yo tenía unos 15 años": así empieza denunciando los supuestos abusos.

"Estas son mordeduras, signos de lucha... Acá me quiso clavar con el cuchillo (muestra una de sus muñecas) y no pudo. Y bueno, eso".

De acuerdo a su manifestación, el acoso empezó desde la etapa escolar: "Cuando me iba para el colegio, el diácono se acercaba cada vez que yo salía de mi casa, acosándome, preguntándome si necesitaba algo, si quería ir a tomar un café". 

El detenido en Argentina advierte que habla "por si me quieren hundir, pero yo me estoy entregando voluntariamente a declarar, como corresponde".

Guillermo Luquin: acusan a diácono de acoso y abuso sexual

El testimonio de Roberto Javier Céspedes es el siguiente:

"Yo estaba con mi pareja, le conté a él que tenía novio, que tenía una pareja, que si en todo caso le molestaba que yo acudiera a la reunión, a la charla con él, a lo que me dijo que no, que no había ningún tipo de problema".

"Llegamos a eso de las 11.57 (de la noche), nos recibió Guillermo, abrió la puerta, entramos, nos ofreció una gaseosa, tomamos. Nos dijo que tenía unos cuadros en la habitación de él, que si los queríamos ver, le dijimos que sí, que no había ningún tipo de problema, mi novio va al baño y yo voy con él hacia la habitación, donde me muestra los cuadros".

"Cuando estoy entrando a la habitación lo encuentro a Guillermo que se estaba masturbando en la cama, con todo el cuerpo desnudo, a lo cual le digo que lo que estaba haciendo era una falta de respeto, que no era lo acordado".

"Después de que le digo que lo que había hecho era una falta de respeto, que esto, que lo otro, se sintió ofendido y empezó a forcejear conmigo, como para obligarme a tener relaciones con él, me empuja contra la cama, me baja el pantalón y me mete el dedo en la cola".

"Obviamente entre los dos lo tuvimos que sacar, él me quiso clavar un cuchillo, cuando se da vuelta para ver qué era lo que había pasado, que mi novio lo había empujado, para sacarlo de encima, ahí fue cuando forcejeamos con el cuchillo que tenía él".

"Él me lo quería clavar a mí, entonces yo lo tomé por la muñeca y con la misma mano de él, y mi mano sobre su puño, se lo llevé hacia el lado de la carótida".

"Obviamente hubo indicios de forcejeo y de lucha en la habitación, él obviamente para tratar de salvar su vida, obviamente que yo y mi novio para hacer lo mismo".

Argentina.

La confesión del crimen del diácono en un video: “Quiso obligarme a tener relaciones”. Foto: Difusión. 

Guillermo Luquin: ¿cómo procederá la justicia argentina?

La clave para identificar a Roberto Javier Céspedes y Leonel Iván Martínez fue una huella digital que los peritos de la Delegación Lomas de Zamora y Casos Especiales de la Superintendencia de Policía Científica levantaron de una de las dos copas de vidrio que fueron halladas en la mesa de la cocina junto a una gaseosa.

Ahora ambos se encuentran en la comisaría 8° de Villa Galicia, Argentina. Se espera que sean interrogados en las próximas horas.

Los investigadores, que desde el inicio sospechaban que el o los autores eran conocidos de Guillermo Luquin, dijeron que se aguarda que presten declaración indagatoria ante el fiscal de Lomas de Zamora Gerardo Mohoraz.

Luquin era diácono de la Parroquia Nuestra Señora del Carmen, de la Diócesis de Lomas de Zamora y, por lo que pudieron reconstruir los investigadores, la tarde del sábado estuvo en la misa de las 18 y se retiró a las 19 de la iglesia.

Como el domingo para la misa de las 11 no había llegado a la parroquia ni contestaba llamados, su sobrino fue hasta su casa, en Bombero Ariño 829, de Temperley, Argentina, y lo halló asesinado cerca de las 12.30.

A raíz del crimen, se decretó un día de duelo en el Instituto Nuestra Señora del Carmen de Lomas de Zamora, al que pertenecía Guillermo Luquin, por lo que ayer no se dictaron clases.

Guillermo Luquín

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO