Luis Alberto Arias Minaya: “El banco contribuirá en obras de infraestructura”

Ayatola Núñez

El economista Luis Arias Minaya asumió la presidencia del Banco de la Nación el pasado 3 de mayo, y desde entonces viene revisando las causas que le impiden a la entidad financiera estatal prestar un mejor servicio . Informó que se hicieron mejoras en la plataforma digital para que los usuarios no acudan a las oficinas.

Usted tiene dos meses frente al Banco de la Nación. ¿En qué estado encontró la entidad financiera estatal?

Vimos debilidades en el área de recursos humanos debido a un clima laboral decaído que tiene mucho que mejorar; igualmente detectamos deficiencias en los procedimientos logísticos, sobre todo en provincias y algunos problemas que estamos en camino de solución en el área de informática. Además de la falta de cultura en el cumplimiento de los plazos. Todo esto es clave para cumplir los objetivos que nos hemos propuesto en esta gestión.

¿Cómo afectan estas deficiencias en la operatividad del banco?

La operatividad se limita porque quisiéramos ir con mayor velocidad en la mejora de los servicios que prestamos. De igual modo, afecta en el logro de la transformación digital, y en el de desarrollo de productos para mejorar la competitividad. Es conocido, a través de la prensa, que tenemos el caso de tres agencias con demoras en su apertura, pero ya se hicieron los contratos de alquiler. Ese tema está siendo corregido.

¿Cuáles son los objetivos que se propuso cuando asumió la presidencia del Banco?

Primero, mejorar el servicio que prestamos a los ciudadanos y que el banco no solo sea un agente de pagaduría. Queremos cambiar la percepción de que se presta un deficiente servicio. Lo segundo es el uso de herramientas modernas para que los usuarios no se vean obligados a ir a las agencias y, en su lugar usen los cajeros, así como las facilidades de la tecnología para ahorrar tiempo y costos. El tercer objetivo es que el banco contribuya, a través de préstamos, a gobiernos locales y regionales para promover obras de infraestructura, siempre con respeto a nuestro rol de subsidiario.

¿A cuánto asciende la morosidad por préstamos y tarjetas de crédito?

Contamos con tarjetas de crédito pero es bastante limitado. En el caso de préstamos a empleados públicos que cobran sus sueldos en el banco es bien pequeña. Estamos hablando de 1,5%.

¿Cómo están las tasas de interés, está previsto reducirlas?

Las tasas las fija el mercado y están en línea con el comportamiento de la economía.

¿Hay algún plan de expansión para que el banco llegue a más usuarios?

Tenemos un plan de expansión, pero nuestra estrategia no es la apertura de nuevas oficinas. Lo que estamos acelerando es la creación de agentes corresponsales; es decir, convenios con pequeños negocios privados para que los ciudadanos puedan hacer depósitos, retiros y transferencias. Actualmente estamos llegando a más de 8 mil y tenemos un plan de 1.000 al año. En el caso de cajeros automáticos, estamos ampliando la red para que a principios del próximo año hayan aumentado en 200.

¿Cómo le afecta al banco la ley que prohíbe la publicidad estatal en medios privados?

En el caso del banco estamos muy presente en las redes sociales. Tenemos una importante presencia en Facebook y Twitter. Sin embargo, somos respetuosos de la ley y la cumpliremos, aunque quisiéramos difundir nuestros nuevos productos como el aplicativo Págalo.pe, una herramienta que permite a los usuarios pagar todos los servicios como el del Reniec, Migraciones, la Policía o el Poder Judicial, a través de internet desde la comodidad de su casa sin tener que venir al banco. Este instrumento que recientemente hemos potenciado nos gustaría poder difundirlo con una campaña de difusión, pero por la ley ya no podemos. 

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO