Sujeto asesinó a su expareja y luego intentó suicidarse en Jesús María [VIDEO]

La República
29 M07 2019 | 10:23h

Los casos de feminicidios continúan en nuestro país y, lamentablemente, la noche del domingo 28 de julio, en plena celebración de Fiestas Patrias, se produjo el caso número 96 en lo que va del 2019. Pamela Costa Paredes, de 30 años, fue asesinada en el distrito de Jesús María.

El asesino fue su expareja, Adolfo Canales López, un militar en retiro de la Fuerza Aérea del Perú (FAP), quien llegó hasta la casa de la víctima, en la cuadra 1 del pasaje Jesús María, a bordo de un auto, alrededor de las 8:30 de la noche.

PUEDES VER Abren investigación de oficio a fiscal que liberó a feminicida de mujer en el Callao

Según los testigos, Adolfo Canales López llegó con la intención de retomar la relación que unos días antes había terminado Pamela Costa Paredes, por lo que desde la vivienda se escucharon fuertes gritos hacia el exterior. Ante la negativa de la mujer, el militar en retiro sacó su arma y le disparó dos veces en la cabeza, produciéndole una muerte fue instantánea.

Luego de eso, el hombre se intentó suicidar con un tiro a la altura del cuello. De inmediato, los Bomberos recibieron la alerta de un herido, trasladándolo en una unidad del Samu para su atención al hospital Santa Rosa, donde los médicos reportan que su estado es grave.

Adolfo Canales López y Pamela Costa Paredes tuvieron una relación sentimental de algunos meses antes de producirse este trágico desenlace. La mujer tenía dos hijos, de 12 y 2 años, y estaba separada del padre de los menores.

PUEDES VER Cajamarca: hombre intentó suicidarse tras asesinar a su esposa

Hasta el lugar llegó además la Policía Nacional y el Serenazgo de Jesús María, quienes tuvieron que tranquilizar a los familares de la víctima. “Es mi hija”, gritaban los padres de la joven, quienes habrían perdido a otro hijo meses atrás. Mientras que el padre de los hijos de Pamela Costa Paredes también se acercó al lugar.

“Mi cuñada tenía una relación con este señor por un lapso de tres a cuatro meses. Habrán terminado hace tres semanas. Ella no quería saber nada de él, pero este señor la estaba acosando mediante mensajes, yendo a la casa. Él iba los sábados y lunes en cualquier momento. A veces se quedaba. El serenazgo también lo veía que se quedaba al frente y le hacía la guardia”, sostuvo de Pamela Costa Paredes.