España pide que en el Perú cese la violencia y se busque una salida a la crisis

Mundo LR

larepublica_pe

Según el Ministerio español de Exteriores, “España sigue con máxima preocupación los sucesos en Perú”. Foto: AFP
Según el Ministerio español de Exteriores, “España sigue con máxima preocupación los sucesos en Perú”. Foto: AFP

El Gobierno español sostuvo que continuará siguiendo de cerca los acontecimientos y “acompañando a Perú para que la actual crisis política se resuelva”.

El Gobierno de España invocó “a todos los actores” en el conflicto de Perú para que acaben “los actos de violencia y contribuyan a la salida institucional” que permita recuperar la paz y estabilidad en el país.

“España reitera que el derecho de manifestación pacífica es un pilar de la democracia y que la actuación del mantenimiento del orden público de las fuerzas de seguridad debe atenerse a los estándares internacionales”, señaló el Ejecutivo en un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores.

La vacancia de Martín Vizcarra a la Presidencia del Perú y la posterior asunción ilegítima de Manuel Merino al Poder Ejecutivo, provocó que la ciudadanía saliera a las calles para expresar su rechazo al Gobierno golpista, pero fueron víctimas de una violenta represión policial.

Dos jóvenes identificados como Inti Sotelo y Bryan Pintado fueron asesinados tras el impacto de numerosos perdigones y canicas de vidrio que lanzaron los policías, durante la multitudinaria protesta que ocurrió el sábado 14 de noviembre.

Además, Defensoría del Pueblo registró más de 100 heridos y numerosos manifestantes desaparecidos, que durante el transcurso del domingo 15 de noviembre fueron apareciendo tras un inmenso esfuerzo de los organismos internacionales e instituciones.

Tras estos sucesos, el presidente de facto, Manuel Merino, se vio obligado a renunciar a un cargo que había usurpado hacia solo cinco días.

Según el Ministerio español de Exteriores, “España sigue con máxima preocupación los sucesos en Perú” y se suma a la inquietud expresada por la Oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, el Tribunal Constitucional y la Defensoría del Pueblo de Perú.

Durante un contexto global marcado por la pandemia, el Gobierno de España “llama a todos los actores a abstenerse de actos de violencia y a contribuir a la salida institucional que permita recuperar la estabilidad para hacer frente a los grandes desafíos existentes”, subraya el comunicado.

España continuará siguiendo de cerca los acontecimientos y “acompañando a Perú para que la actual crisis se resuelva de acuerdo a su ordenamiento” jurídico, concluye.