Argentina: dejó que abusaran de sus hijos a cambio de vino y le dan 5 años de cárcel

Mundo LR

larepublica_pe

02 Jul 2020 | 23:38 h
El hombre fue capturado mientras llevaba a su hijo donde otro sujeto. Foto: Shutterstock.
El hombre fue capturado mientras llevaba a su hijo donde otro sujeto. Foto: Shutterstock.

El sujeto fue capturado tras la denuncia de una vecina, quien alegaba que los habitantes del lugar estaban enterados de su aberrante proceder.

La justicia de Salta (Argentina) condenó a un hombre de la localidad de Cerrillos a cinco años de prisión tras ser hallado culpable de explotar sexualmente a sus hijos menores de edad a cambio de vino y dinero. El hecho era de público conocimiento, según la denunciante del caso.

El sujeto de 68 años, cuya identidad está bajo reserva, fue capturado por la policía el 16 de marzo de 2019 en horas de la noche, mientras caminaba con su hijo de 7 años rumbo al cementerio de Cerrillos. El hombre tenía la intención de entregar al menor a otra persona, según reporta la agencia Télam de Argentina.

PUEDES VER Ciudadano estadounidense publica un importante mensaje sobre el coronavirus un día antes de morir

Una vecina del lugar fue la responsable de alertar a las autoridades sobre este caso. La mujer afirmaba que el individuo “prostituía” a sus hijos menores a cambio de dinero y vino, y que este aberrante proceder era conocido por los vecinos.

En un juicio abreviado, el hombre se declaró culpable y el juez Martín Pérez lo condenó por “cooperación en el delito de abuso sexual gravemente ultrajante en concurso ideal con promoción de la prostitución agravada por el vínculo y por ser la víctima menor de edad”. El magistrado sentenció al sujeto a cinco años de prisión y ordenó su traslado a un penal.

PUEDES VER EE.UU.: policías se ríen tras disparar balas de goma contra manifestantes antirracistas [VIDEO]

Asimismo, el magistrado ordenó la extracción de material genético del sentenciado para su incorporación en el Banco de Datos Genéticos.

También en Argentina, la policía halló el cadáver de una niña de 10 años con una soga al cuello y arrestó a su abuela, a su madre y a la pareja de esta última tras conocerse, mediante una autopsia, que la menor había sido abusada sexualmente. Los familiares alegaban que la pequeña se había suicidado.