Bachelet pide la liberación de presos políticos ante amenaza de contagio por COVID-19

Mundo LR

larepublica_pe

25 Mar 2020 | 19:10 h
La alta comisionada para los derechos humanos de la ONU, Michelle Bachelet. Foto: difusión
La alta comisionada para los derechos humanos de la ONU, Michelle Bachelet. Foto: difusión

A través de la Oficina de la ONU para los Derechos Humanos, la alta comisionada pidió que los gobiernos de todo el mundo garanticen el bienestar de los presos y no se corte de plano la comunicación con sus familiares.

La alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, hizo un urgente llamado a los gobiernos de los países para que liberen a los presos políticos ante la amenaza de estos puedan contraer coronavirus en las cárceles.

“Ahora más que nunca los gobiernos deberían liberar a todas las personas detenidas sin una base legal suficiente, incluidos los presos políticos y otros detenidos simplemente por expresar puntos de vista críticos o disidentes”, dijo la funcionaria a través de un comunicado.

PUEDES VER Papa Francisco reza el Padre Nuestro y pide misericordia ante expansión del coronavirus

Luego de quedar en libertad, estas personas deberían ser sometidas a exámenes médicos y tomarse las medidas necesarias que garanticen su atención y el seguimiento óptimo de su estado de salud, agregó.

Desde la Oficina de la ONU para los Derechos Humanos se enfatizó que el Estado debe proteger la salud física y mental de los detenidos, así como garantizar su bienestar, más aún en tiempos de crisis sanitaria como lo que ha desatado la propagación del COVID-19 en varios países.

Todas estas disposiciones están sostenidas en el documento de reglas mínimas que tiene la organización para el tratamiento de reclusos.

PUEDES VER Presidente de Argentina: “Les vamos a sacar los autos, porque son unos inconscientes”

Bachelet aseguró que era necesario que se tratara con transparencia las limitaciones a las visitas en las prisiones. Además de que se utilizara una comunicación acertada. Por esa razón recomendó que se adopten actividades que se llevaron a cabo en otros países como las videollamadas y el aumento de llamadas telefónicas para los familiares.

"El Covid-19 plantea un gran desafío para toda la sociedad, ya que los gobiernos toman medidas para imponer el distanciamiento físico. Pero me preocupa profundamente que algunos países amenacen con imponer penas de prisión a quienes no obedezcan. Es probable que esto exacerbe la grave situación en las cárceles y haga poco para detener la propagación de la enfermedad ”, puntualizó.