Electores castigan a los candidatos salpicados por la corrupción

Brasil. Sancionaron con la no reelección a 46 de los 87 candidatos involucrados en la operación Lava Jato, entre ellos a la expresidenta Dilma Rousseff. Con ello pierden sus fueros privilegiados y serán sometidos a juicios más expeditivos.

Brasil. Sancionaron con la no reelección a 46 de los 87 candidatos involucrados en la operación Lava Jato, entre ellos a la expresidenta Dilma Rousseff. Con ello pierden sus fueros privilegiados y serán sometidos a juicios más expeditivos.

La mitad de los candidatos en las elecciones presidenciales, legislativas y regionales del domingo en Brasil que había sido salpicada por el gigantesco escándalo de desvíos en la petrolera estatal Petrobras fue derrotada y perderá el fuero privilegiado que la blindaba de las investigaciones.

La composición final del Congreso a partir de febrero de 2019, divulgada ayer por el Tribunal Superior Electoral, confirmó la derrota en las urnas de 46 de los 87 candidatos salpicados por la llamada operación Lava Jato, que destapó la mayor red de corrupción en la historia de Brasil.

PUEDES VER Elecciones en Brasil: Fernando Haddad y Jair Bolsonaro pasan a la segunda vuelta

El 52,9 % involucrados en los salpicados se despide del Congreso o de sus mandatos ejecutivos. Otros 5 candidatos citados en los desvíos (el 5,7 %) aún tendrán la oportunidad de ser elegidos debido a que disputarán la segunda vuelta por el gobierno de algún estado y sólo 35 (el 41,4 %) consiguieron ser elegidos el domingo.

Los procesos judiciales de los 35 derrotados en las urnas podrán ser enviados de la Corte Suprema a instancias inferiores, en donde los juicios son más rápidos, ya que perdieron el fuero privilegiado.

Entre los candidatos que disputaron las elecciones, 18 son juzgados por las corruptelas, 12 fueron acusados formalmente por la Fiscalía y otros 57 son blanco de investigaciones.

Ciudadanía sanciona

Entre los derrotados en las urnas en la mira de la Lava Jato figuran destacados políticos como la expresidenta Dilma Rousseff, que responde a dos denuncias; el actual presidente del Senado, Eunicio Oliveira, y el senador Romero Jucá, que fue vocero del Ejecutivo en la Cámara Alta en los últimos tres Gobiernos (Luiz Inácio Lula da Silva, Rousseff y Michel Temer).

Los tres eran candidatos a escaños en el Senado y perdieron pese a que eran favoritos. Rousseff fue la cuarta más votada al Senado en el estado de Minas Gerais pese a que los sondeos la daban como vencedora.

Igualmente fue castigado por los electores el exgobernador de Paraná Beto Richa, que fue detenido pocos días antes de las elecciones en el marco de una investigación por corrupción pero al que la Corte Suprema benefició con la libertad condicional.

De los nueve senadores salpicados por la Lava Jato que intentaron la reelección este año, sólo tres consiguieron mantener sus mandatos: Ciro Nogueira, Humberto Costa y Renan Calheiros.

Entre otros políticos, el inconformismo con los políticos también castigó a los ministros del Gobierno del impopular presidente Michel Temer que intentaron las urnas, de los que sólo consiguieron ser elegidos seis de los 18 que intentaron.

Ánimos polarizados

El ultraderechista Jair Bolsonaro y el progresista Fernando Haddad, quienes disputarán la presidencia de Brasil en una segunda vuelta, empezaron a mostrar ayer sus cartas para la nueva campaña, con la extrema polarización como apuesta.

Bolsonaro, quien obtuvo el 46 % de los votos este domingo y quedó a un paso del poder, agitó la bandera del "anticomunismo", mientras que Haddad, apoyado por el 29 % del electorado, visitó en la cárcel a su mentor y líder del Partido de los Trabajadores (PT), Luiz Inacio Lula da Silva, preso por corrupción.

Esa visita le dio munición al líder de la ultraderecha, quien se vale de las redes sociales para comunicarse con sus seguidores.

Fernando Haddad, del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), insistió en unir a las "fuerzas democráticas" en torno a su proyecto para hacer frente al ultraderechista Jair Bolsonaro, con quien se enfrentará en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Brasil.

"Voy a conversar con las fuerzas democráticas del país, representadas por algunas candidaturas", dijo para citar al laborista Ciro Gomes y el socialista Guilherme Boulos.

Claves

- Castrense. Al menos 70 militares lograron algún cargo o escaño, la mayoría de ellos en el Legislativo, donde cuadruplicaron su presencia.

- Precursora. Erica Malunguinho da Silva será la primera diputada transgénero de la Asamblea Legislativa de Sao Paulo, el estado más poblado y rico de Brasil.

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO