Animal, el descenso al lado salvaje

En cartelera. Dirigido por el ganador del Óscar Armando Bo, Guillermo Francella interpreta a un empresario que busca desesperadamente un trasplante de riñón. “Pareciera que en la sociedad lo material prevalece sobre lo emocional”, sostiene el director.

En cartelera. Dirigido por el ganador del Óscar Armando Bo, Guillermo Francella interpreta a un empresario que busca desesperadamente un trasplante de riñón. “Pareciera que en la sociedad lo material prevalece sobre lo emocional”, sostiene el director.

Armando Decoud (Guillermo Francella) es lo que la prensa argentina define como un “burgués”. Tiene con su esposa una familia constituida, una economía holgada, propiedades y, en general, una cómoda vida gracias al frigorífico que dirige. Pero le espera un giro de 180 grados cuando le diagnostican una grave enfermedad, por la cual tendrá que ‘movilizarse’ en la búsqueda de un donante de riñón. Y más cuando su hijo mayor sale corriendo del hospital antes de ser donante. A partir de eso, la inquietante idea de que “todo tiene su precio” aparece en la cinta.

Este thriller que está en la cartelera peruana fue escrito y dirigido por Armando Bo, el argentino que ganó el Óscar 2015 por el guion de Birdman, del mexicano Alejandro González Iñárritu. Animal empezó a crearse desde que el cineasta leyó una noticia sobre un hombre que ofrecía un riñón a cambio de una casa. “Eso me pareció perturbador. Pareciera que en la sociedad actual lo material prevalece sobre lo emocional. Pero la vida siempre nos demuestra que no todo sale como queremos”, respondió Bo a La República.

Francella, quien desde El secreto de sus ojos no ha dejado de dar vida a personajes distintos, desde la comedia o el drama, fue elegido precisamente por esa versatilidad. Entre sus últimos trabajos está la comedia Corazón de León y el premiado drama policial El Clan. “Todos sabemos la calidad de actor que es y cuando decidí realizar la película en Argentina pensé en él. Le envié el guion y luego de leerlo aceptó de inmediato. Aportó mucho al personaje de Antonio que tiene una cuota de dramatismo, pero al mismo tiempo maneja muy bien el humor y la ironía. Él siempre está buscando nuevos personajes que interpretar”, agrega el cineasta, quien, tras el Óscar, se mudó a Los Ángeles para realizar la serie ‘The One Percent’.

Sin embargo, prefirió que Animal se rodara en su país natal. “Me interesa desarrollar nuevas historias. Mi intención es cambiar y evolucionar en lo que hago. Quiero tener la libertad para hacer lo que quiero. En un principio, Animal iba a realizarse en Estados Unidos, pero no iba a tener la libertad que quería. Por eso, decidí rodarla en Argentina”.

Con filmes latinos cada vez más presentes en los festivales y en los Óscar, Bo dijo alguna vez que espera otra estatuilla, pero por una película propia. “Es bueno que aportemos nuevas historias y la forma de contarlas para enriquecer el cine que hoy no atraviesa uno de sus mejores momentos. Cada vez es más complicado llevar público a las salas de cine”. 

El Óscar: “Una valla alta”

- Armando Bo comenta que han cambiado varias cosas desde que logró la estatuilla dorada. “No esperaba ganar el Óscar. He recibido varias propuestas y al mismo tiempo me ha puesto la valla más alta. Me tomo un tiempo para decidir los proyectos. Me interesa hacer producciones en las cuales pueda aportar como director o guionista”.

- De padre y abuelo cineastas, Bó creció entre alfombras rojas, pero da la bienvenida a las plataformas. “Me parece muy bien que haya nuevas oportunidades, pero prefiero que las producciones se estrenen en las salas. Hay que enseñarles a nuestros hijos la magia de ver películas desde las butacas. No es lo mismo verlas en su estreno desde una computadora, televisor, o incluso desde un proyector”.

Te puede interesar