Partidarios de Perú Libre de Juliaca, Puno e Ilave protestan por supuesto fraude electoral

LR Puno

Manifestaciones se desarrollan en diversas ciudades de la región Puno. Foto: Carlos Cisneros / La República
Manifestaciones se desarrollan en diversas ciudades de la región Puno. Foto: Carlos Cisneros / La República

Manifestaciones en diversas ciudades de la región Puno se desarrollan en este momento tras conocerse los resultados a boca de urna.

Publicidad

En la ciudades de Juliaca, Puno e Ilave, los simpatizantes del partido Perú Libre iniciaron movilizaciones de protesta rechazando un presunto fraude electoral tras los primeros resultados a boca de urna que favorecían a Keiko Fujimori frente a Pedro Castillo.

Los primeros en movilizarse fueron los seguidores de Perú Libre en Juliaca, los mismos que marcharon por las principales arterias de la ciudad calcetera y luego se concentraron en su plaza de Armas. Arengaron frases como: “Vamos pueblo c*****, el pueblo no se rinde c*****”, “Y va caer, y va caer, el fujimorismo va a caer”, entre otras.

“Esto recién empieza y no vamos a permitir que la mafia tome el control del Perú”, sostuvo el profesor Juan Colque.

Por su parte, los agentes de la Policía Nacional se replegaron a sus comisarías dado que los manifestantes no han provocado destrozos a la propiedad pública y privada.

En la ciudad de Puno otro grupo emprendió una protesta en el Parque Pino. Luego, los adeptos del partido del lápiz decidieron trasladarse a los exteriores de la sede de la ODPE Puno para custodiar el conteo de votos.

Asimismo, decenas de personas, en su mayoría militantes de Perú Libre, se movilizan con la bandera del Perú en mano.

Asimismo, centenares de pobladores aymaras de la ciudad de Ilave, que simpatizan con Pedro Castillo, también protestaron contra el presunto fraude en el puente internacional de la zona.

Hasta el cierre de esta nota, tanto en Puno como en Juliaca se escuchan bombardas y cohetones en señal de descontento. En los medios de comunicación, se hicieron llamados para salir a las calles de manera permanente durante el tiempo que sea necesario para impulsar nuevas elecciones.