Con perdigoneras dispararon canicas a los manifestantes

Óscar Chumpitaz

oscar.chumpitaz@glr.pe ochumpi

15 Nov 2020 | 5:07 h
Investigación. La manifestación del jueves dejó 16 civiles heridos, algunos de ellos impactados con canicas. Demandan una investigación para hallar culpables Foto: John Reyes/La República

Ataque brutal. Médicos lograron extraer estas esferas a un estudiante de la U. Villarreal y a otros heridos. Advierten que estos proyectiles pueden ser letales y su empleo no deja muchas pistas.

Desde el año 2003 la Policía solo puede usar perdigones de goma, sin embargo, no han cesado las denuncias por el uso de otros proyectiles en el control de las manifestaciones, especialmente el último jueves, en que miles de ciudadanos expresaron en todo el país su rechazo al gobierno de facto.

Los perdigones de goma son parte de los equipos permitidos por la normativa peruana para el control del orden público, al igual que las bombas lacrimógenas. Su uso se considera no letal, si se emplea tal como se indica en el reglamento de la PNP.

Pero el jueves se utilizó otro tipo de proyectiles para reprimir las marchas: canicas.

Médicos del hospital Guillermo Almenara constataron ello al extraer una canica a René Jenrry Ccaqui Crisostomo, estudiante de la Universidad Nacional Federico Villarreal. Asimismo, Percy Pérez Shapiama resultó con el intestino delgado perforado.

El director de ese nosocomio, Jorge Amorós, explicó que las lesiones que presenta Pérez fueron provocadas por un proyectil esférico. “Se trata de una canícula, probablemente de un perdigón, disparado por un arma de fuego, pero no es una bala”, afirmó.

Cartuchos ‘fabricados’

Otro de los heridos que llegó a ese hospital también fue impactado por un perdigón. Luis Alejandro Aguilar Rodríguez (26) tenía una lesión en el tórax.

El periodista de El Comercio Alonso Chero denunció actos de amedrentamiento tras demostrar que también fue herido por una canica.

Fuentes policiales, indignadas por la brutal represión, contaron a este diario la incorporación de canicas en los cartuchos de perdigones utilizados por los agentes de seguridad. Aseguraron que se habrían ‘fabricado’ cartuchos con canículas para ser disparadas con perdigoneras.

Tienen un diámetro de 18 milímetros y un peso de 9 gramos aproximadamente. Estos son lanzados a una velocidad de 720 kilómetros por hora, según explicó un armero de la Policía Nacional que pidió el anonimato.

“La Fiscalía debe abrir una investigación, pues la responsabilidad es tanto del que dispara como del que comanda la operación”, afirmó un oficial consultado por La República. Precisó que la actuación de los efectivos puede calificarse como delitos de lesa humanidad.

Es un proyectil letal

El médico Héctor Asenjo Azpilcueta, quien trabajó 28 años en el Hospital de la PNP, explica que el efecto que puede causar una canica es impredecible. Depende de la distancia y el lugar del cuerpo en el que impacte. “Si alcanza una superficie blanda, es tan letal como una bala”.

“En el ojo o partes blandas como el abdomen provocan destrucción del globo ocular o lesiones perforantes que comprometen órganos internos”.

Los perdigones están seriamente cuestionados para la represión de protestas o manifestaciones, afirmó.

En tanto, peritos en criminalística que pidieron el anonimato indicaron que este tipo de proyectil debe ser impulsado por un cartucho de escopeta, el cual funciona de la misma forma que los perdigones.

Sin embargo, encontrar un culpable de estas lesiones es cuesta arriba. De acuerdo con el criminalista, las esferas de vidrio no dan pistas del arma ni la mano que la accionó. Pero el cartucho que la contenía sí.

Niega uso de canicas

El ministro de facto Gastón Rodríguez dijo que la acción policial durante la manifestación del último jueves se dio como respuesta a un ataque inicial de los manifestantes. Indicó que la Policía no utiliza canicas en sus intervenciones y lamentó el ataque al patrimonio privado y público. No reconoció excesos.

Pero sí dijo que hubo una decena de efectivos afectados, así como patrulleros violentados y motocicletas dañadas.

“La Policía actúa con base en sus protocolos y directivas que regulan el uso de la fuerza. Ninguna manifestación pacífica va a tener reacción de la fuerza. La reacción se da cuando hay ataque al patrimonio público y privado o una agresión directa como la del jueves”, dijo.

“Se ha extraído una canica. La PNP no usa canicas para disolver manifestaciones”, insistió el titular del Interior.

Garantías

Marchas. La PNP dijo que garantiza el derecho a la protesta, el desplazamiento de las personas y priorizará el diálogo.

Fuerza. Solo hará uso racional de la fuerza en casos necesarios para salvaguardar el orden interno y la seguridad.

Video Recomendado