Vicuña ayacuchana es arrasada por cazadores furtivos durante cuarentena [FOTOS]

Cientos de ejemplares del indómito camélido aparecieron degollados y sin piel sobre las pampas que alguna vez fueron su hogar. Peligra la fiesta del chaccu.

Alrededor de 200 vicuñas aparecieron degolladas la semana pasada en Ayacucho. (Foto: Internet)
Alrededor de 200 vicuñas aparecieron degolladas la semana pasada en Ayacucho. (Foto: Internet)

Alrededor de 200 ejemplares de vicuña (Vicugna vicugna) fueron asesinados y despojados de sus pieles a manos de cazadores furtivos que aprovecharon la ausencia de vigilancia por el estado de emergencia en Ayacucho.

De acuerdo al tesorero de la Asociación Regional de la Vicuña de Ayacucho, Gregorio Cajamarca, el cruel ataque de los cazadores se registró la semana pasada en varios distritos ubicados al sur de la región. Las localidades afectadas fueron Pichccachuri, Sol de los Andes, Cabana Sur, Taqracocha, Totora e Illapatas.

PUEDES VER Policía intentó escapar tras ser descubierto con S/ 200 de una coima

Al momento de su recorrido habitual de cada mañana, los cuidadores encontraron los cuerpos de las vicuñas regados sobre el campo, desangrados y con casi el 70% de sus pieles arrancadas. El primer hallazgo ocurrido el lunes se repitió en los días sucesivos en diferentes comunidades.

Los dirigentes denunciaron que los miembros de la Policía Nacional del Perú (PNP) se negaron a iniciar la investigación correspondiente contra los cazadores furtivos, asegurando que todas las dependencias estaban enfocadas en las labores de seguridad por la cuarentena.

PUEDES VER Ayacucho: Capturan a miembro de Sendero Luminoso luego de 30 años de búsqueda | VIDEO

Gregorio Cajamarca advirtió que debido a esta ola de inseguridad no atendida por la autoridad, probablemente este año no se pueda llevar a cabo la tradicional fiesta de esquila denominada “chaccu”, programada para junio próximo.

Como se sabe, la piel de la vicuña peruana es considerada una de las más finas del mundo, y es común encontrar cazadores merodeando las pampas con el objetivo de llevarse sus pieles y venderlas en el mercado negro.