Política

Empresa delatada por Karelim López ganó S/ 530 millones en Gobierno de Pedro Castillo

Fortuna digitada. La constructora INIP Ingeniería Integración de Proyectos, que los hermanos Roberto y Alejandro Aguilar Quispe fundaron en 2019 sin contar con ninguna experiencia, recién recibió 5 contratos en el Gobierno de Perú Libre, 2 de ellos después de la visita de López a Palacio.

La constructora INIP ganó 4 contratos por 530 millones de soles en lo que va del Gobierno de Pedro Castillo. Foto: Composición LR
La constructora INIP ganó 4 contratos por 530 millones de soles en lo que va del Gobierno de Pedro Castillo. Foto: Composición LR

La constructora INIP Ingeniería Integración de Proyectos, señalada por la investigada Karelim López en su declaración como aspirante a colaboradora eficaz ante la fiscal Luz Taquire Reynoso, ganó cuatro contratos por 530 millones de soles en lo que va del Gobierno de Pedro Castillo.

Constituida el 18 de julio de 2019 por los hermanos Roberto y Alejandro Quispe Aguilar, según el portal de Contrataciones del Estado, no obtuvo la buena pro en anteriores Gobiernos. Sin tener experiencia en la ejecución de obras públicas, obtuvo tres contratos de Provías Nacional, del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC), y uno del Ministerio de Energía y Minas (Minem). Todos en pleno régimen del izquierdista Castillo.

Específicamente, en su manifestación ante la fiscal Luz Taquire, López se refirió al contrato entre Provías Nacional y la constructora INIP Ingeniería Integración de Proyectos, del 8 de noviembre de noviembre de 2021. Pero lo cierto es que también hubo otros tres:

-El 23 de agosto de 2021 con Provías Nacional, por 65.7 millones de soles.

-El 19 de octubre de 2021 con Provías Nacional, por 105.9 millones de soles.

-El 9 de noviembre de 2021 con Provías Nacional, por 125.4 millones de soles.

-El 13 de enero de 2022 con el Minem. por 116.4 millones de soles.

Para una empresa que no había facturado nada hasta que le llegó la suerte con el régimen de Pedro Castillo, es sumamente llamativa las contrataciones millonarias de esta constructora. Según Karelim López, Provías Nacional se encuentra bajo control de los allegados del presidente Castillo, lo que explicaría la preferencia por INIP Ingeniería Integración de Proyectos.

El contrato por 125.4 millones de soles, indicado por López, fue firmado el 9 de noviembre último, a nombre de INIP Ingeniería Integración de Proyectos, por Jaime Lino Moya, quien consignó como dirección la vivienda de la Manzana I, Lote 27, en el pueblo Joven Nuevo Perú, en San Juan de Lurigancho.

A PEDIR DE BOCA

Roberto Aguilar Quispe reportó que solo tiene secundaria completa, y su hermano, Alejandro Aguilar Quispe, informó que es iletrado, sin instrucción, y que reside en la Manzana G-27, Lote 12, del Sector 5 del asentamiento humano Bocanegra, en el Callao. Como se indicó, estos empresarios ganaron cinco contratos por 413.6 millones de soles en seis meses del Gobierno del presidente Castillo.

El contrato que mencionó Karelim López a la fiscalía se llevó a cabo en el mismo periodo que la investigada visitó al presidente Castillo y al exsecretario Bruno Pacheco, el 27 de agosto, 17 y 18 de octubre, y el 8 y 9 de noviembre de 2021. Precisamente, López sostuvo una reunión con Pacheco en Palacio de Gobierno, el mismo día que INIP Ingeniería Integración de Proyectos, firmó contrato con Provías Nacional por 116.5 millones de soles. Nada es coincidencia. Y al día siguiente, otro por 125.4 millones de soles. Es decir, más de 242 millones de soles en menos de 48 horas.

Roberto Aguilar Quispe

Según el Sistema Electrónico de Contrataciones del Estado (Seace), el comité de adjudicación estuvo compuesto por los funcionarios de Provías Nacional Joel Bullón Churampi, Becher Capcha Chávez y Lucio Alva Matteucci. Sus testimonios serán claves para esclarecer lo señalado por Karelim López.

Los cinco contratos que la constructora de los hermanos Quispe Alva consiguió por más de 530 millones de soles, lo hizo en consorcio con China Civil Engineering Construction Corporation, sucursal Perú, de acuerdo con el Seace. Lo que confirma la versión de López de que los allegados al presidente Castillo estaban relacionados con la empresa china, por intermedio de los hermanos Alva Quispe, lo que explica por qué ganaban los contratos.

Alejandro Aguilar Quispe

LA CASERITA

Las visitas de Karelim López a Palacio de Gobierno sí tuvieron relación con las contratación digitada de Termirex, según confesó ante la fiscal Luz Taquire.

Indicó que trabajó para Termirex por intermedio de la firma Arcose. Cuando La República reveló que Karelim López trabajaba para Termirex por intermedio de Arcose, el gerente general George Pasapera Adrianzén lo negó varias veces mediante cartas notariales.

Este diario también reveló que Luis Pasapera Adrianzén, quien confesó haber pagado sobornos al exgobernador regional de Cajamarca, Gregorio santos, cuando era accionista de Termirex. Luis Pasapera, también mediante cartas notariales, negó vínculos con Termirex. Sin embargo, cuando representantes de la Fiscalía incursionaron en las oficinas de Arcose, resultó que en el mismo lugar vivía Luis Pasapera. Es más, el mismo empresario les abrió la puerta. Ahora, Karelim López ha revelado que Arcose era virtualmente la fachada de Termirex.

Todavía falta escarbar más. En el periodo en el que los Pasapera Adrianzén trabajaban en Provías Nacional y en el Ministerio de Transportes y Comunicaciones, Termirex ganó varios millonarios contratos. No se entiende cómo una empresa, cuyo exaccionista confesó haber pagado coimas al exgobernador Gregorio Santos, continuó contratando con el Estado sin ningún problema.

El 13 de septiembre de 2013, Luis Pasapera, el empresario que reconoció pagos ilegales a Santos cuando era accionista de Termirex, visitó Provías Nacional del MTC en compañía de Karelim López.

De acuerdo con una investigación de La República, las empresas que representó López ganaron 978 millones de soles en contratos. Todo indica que lo que ha contado a la fiscalía solo es la punta de la madeja.

Por ejemplo, López mencionó que la empresaria Leslie Narváez Rodríguez presuntamente interfería, a favor de proveedores digitados, en las contrataciones del Ministerio de Vivienda y Construcción, en coordinación con sobrinos del jefe de Estado. Narváez está casada con el exasesor del Congreso, Eder Vásquez Terrones. Vásquez sería familiar del presidente Pedro Castillo Terrones.

Según Karelim López, la empresaria Leslie Narváez Rodríguez maneja los contratos del Ministerio de Vivienda con los sobrinos del presidente Pedro Castillo Terrones. Su esposo, ex asesor del Congreso, Eder Vásquez Terrones, sería familia del jefe de Estado.

En este círculo estaría relacionado el empresario Zamir Villaverde García, muy vinculado con los sobrinos del presidente, Fray Vásquez Castillo, Gian Marco Castillo Gómez y Roosbelth Oblitas Paredes.

De acuerdo con fuentes de Perú Libre, Eder Vásquez es parte del entorno del jefe del Gabinete Técnico de la Presidencia, Auner Vásquez Cabrera. Es un hombre del entorno íntimo del mandatario Castillo. Supuestamente, Auner Vásquez y el presidente tendrían relaciones familiares.

En respuesta, el presidente Castillo alegó que todo se trataba de una campaña de desprestigio de la ‘’prensa monopólica’'. Sin embargo, las declaraciones provienen de su amiga Karelim López, a quien recibía tanto en Palacio de Gobierno como en el jirón Sarratea.

Provías Nacional no aprendió nada

Funcionarios de Provías Nacional, del Ministerio de Transportes y Comunicaciones, son investigados por sus vínculos con el caso del Club de la Construcción. Este gran escándalo de corrupción en agravio del Estado, sin embargo, no produjo ninguna reforma para erradicar las prácticas ilegales.

Las confesiones de Karelim López demuestran que, no obstante lo sucedido con el Club de la Construcción, en el gobierno de Pedro Castillo, que afirma luchar contra la corrupción, se han vuelto a repetir hechos similares de favorecimiento a empresas relacionadas con Palacio.

Tan inestable como un castillo de naipes

Por Giovanna Peñaflor, analista política

La noticia sobre la colaboración eficaz de Karelim López ha generado un nuevo remezón político, amenazando convertirse en un tsunami que se lleve todo a su paso. Si bien puede no ser popular recordarlo, debe tenerse en cuenta que sus solas declaraciones no bastan, lo cual no impide preguntarse cuán cerca está el final del gobierno de Pedro Castillo.

La caída del gobierno de Martín Vizcarra parecería un precedente negativo para el actual mandatario. Sin embargo, este proceso se vio facilitado por la existencia de un Congreso que no tenía nada que perder y la cercanía de un proceso electoral general, ingredientes que no se dan en la coyuntura actual. El otro escenario cercano, el ocurrido ante la renuncia de PPK, tampoco resulta aplicable al escenario actual. No parece posible que la vicepresidenta Dina Boluarte se quede par culminar el mandato como ocurrió con Martín Vizcarra. No hay en este Congreso una fuerza dominante como la que tenía Fuerza Popular y la vicepresidenta es vista con desconfianza por la mayor parte de los sectores que se oponen a Pedro Castillo.

Lo dicho no impide que la balanza se inclina en contra del presidente Castillo. La denuncia involucra directamente al mandatario, aumentando la inestabilidad en el castillo de naipes en el que se ha convertido este gobierno. Si un presidente con un alto porcentaje de aprobación pudo ser sacado de su cargo sin que la población lo defendiera, ¿qué puede pasar con uno que claramente está cada vez más aislado por sus propias decisiones? ¿Qué impide que eso pase? Que quienes están al frente saben que los peruanos podrían optar porque se vayan todos, dejando de lado la apatía que en general han mostrado ante situaciones como esta en el pasado reciente y algo más remoto.