Implican a jefes policiales de Cusco con red de narcotráfico [INFO]

Colaboradores eficaces. Dos investigados han pedido colaborar con la justicia y dieron detalles de los supuestos pagos al actual jefe de la Región Policial, coronel Manuel Mar Pérez, así como al antecesor de este, coronel (r) José Alcántara Leyva. El fiscal Jorge Camargo precisó que tendrán que caer todos los involucrados.

La República
04 Dic 2019 | 6:44 h

Maribel Mamani y José Víctor Salcedo

El Ministerio Público tiene en la mira a más policías que integrarían la organización criminal Mecanismo, que colaboró y favoreció a la banda de narcotraficantes Sinchi, presuntamente a cambio del pago de cupos. Por ahora son 19 agentes detenidos: 16 efectivos intervenidos el lunes pasado durante un megaoperativo desplegado en Cusco, Puno y Moquegua, y tres en junio de 2018 en Paucartambo.

Sinchi es una organización de traficantes de droga, conformada por varios clanes familiares que consiguieron penetrar a la Policía.

PUEDES VER: La historia se repite en Cusco: Hospital de Quillabamba paralizado como Lorena

La fiscalía identificó por ahora a más de 50 personas, de las cuales 40 ya están procesadas. Esos clanes del narcotráfico se infiltraron en la Policía bajo dos modalidades: a unos les pagaban cupos y otros participaban en forma activa en la organización. Estos últimos coordinaban las labores de procesamiento, financiamiento, acopio, acondicionamiento, transporte, compra, venta y envío de droga desde el Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem) hasta las pistas de aterrizaje clandestinas situadas en el centro poblado de Patria, provincia de Paucartambo (Cusco), y la comunidad nativa Diamante del distrito de Fitzcarrald, provincia del Manu (Madre de Dios).

Dos colaboradores eficaces implicaron al jefe de la Región Policial Cusco, coronel Manuel Mar Pérez, y al exjefe de esa dependencia, coronel (r) José Alcántara Leyva. La Fiscalía Especializada en Tráfico de Drogas de Andahuaylas investiga a la red criminal Mecanismo, un grupo de policías que colaboraba con narcotraficantes.

PUEDES VER: Cusco: detienen a 16 policías involucrados en tráfico ilícito de drogas [VIDEO]

Aunque solo son dichos, será la investigación la que confirme o descarte esos señalamientos. El fiscal del caso, Jorge Camargo, evitó mencionar nombres, pero dijo que en la Fiscalía no se casan con nadie y, por ende, tendrán que caer todos los responsables.

Los colaboradores

Un colaborador eficaz, con código N.° 10-2019, declaró que, desde que se hizo cargo de la comisaría de Pillcopata (Paucartambo), en febrero de 2018, recibía el pago de “cupos” de traficantes de drogas. Parte del dinero, agregó, era repartido entre todo el personal policial de esa comisaría; entre este, estaba el entonces jefe de la División de Quispicanchi, el ahora coronel Julio Aníbal Rojas Briones, y el jefe de la Región Policial Cusco, coronel Manuel Mar Pérez. “Que el monto del dinero se habría incrementado, toda vez que contaba con la anuencia de los mismos…”, se lee en el auto de descerraje, allanamiento, registro domiciliario, detención e incitación, aprobado por el Segundo Juzgado de Investigación Preparatoria de Andahuaylas.

PUEDES VER: Cusco: Policías colaboraron en transporte de 4 toneladas de droga desde el 2018 [VIDEO]

Asimismo, otro colaborador eficaz, con código N.° 09-2019, declaró que, cuando prestó servicios en la comisaría de Pillcopata, desde mayo de 2017, también recibía “cupos” mensuales de parte de narcotraficantes y se distribuía con el personal, el jefe de la División Quispicanchi y el jefe de la Región Policial Cusco. En ese tiempo, el comisario de Pillpinto era el superior Flavio Roca Lima, quien fue detenido el lunes.

La fiscalía determinó que había una estructura en la organización denominada Mecanismo. En 2017, el jefe era supuestamente Alcántara Leyva y, bajo sus órdenes, estaba el entonces jefe de Quispicanchi, comandante Juan Auccahuaqui; el jefe de la comisaría de Pillcopata, superior Flavio Roca, entre otros. En 2018 y 2019, habría sido Mar Pérez. En 2018, el jefe de Quispicanchi era el comandante Julio Aníbal Rojas Briones, actual jefe de Inspectoría en la región imperial; mientras que, este año, el jefe en esa provincia era Braulio Daniel Valdivia, quien fue también detenido el lunes.

Organización denominada Mecanismo

PUEDES VER: Cusco: Denuncian a alcalde de Lamay por irregularidades en licitación de obra

Pagos mensuales

El colaborador eficaz N.° 09 reveló que, entre febrero de 2018 y enero de 2019, el comisario de Pillcopata, Pedro Eber Pocohuanca Chino, entregaba un cupo mensual de 2 000 soles a Rojas Briones. Asimismo, el colaborador N.° 10 señaló que pagaba a Rojas Briones cada semana y en días festivos, como Día de la Madre, Día del Padre, Santa Rosa de Lima y aniversario de la Policía. El pago era para “dejarlo trabajar” y no ejercer “el control y supervisión como jefe inmediato superior y que también le iba a avisar si es que venía inteligencia de Lima, ya que de todo esto tenía pleno conocimiento el coronel Manuel Mar Pérez”.

Hay más. Cuando el alférez Pedro Eber Pocohuanca fue relevado del cargo de comisario de Pillpinto por el alférez Enzo Franciscoli Gaspar Urbina, en febrero de 2019, los pagos se siguieron haciendo, pero el monto mensual subió a 4 000 soles. Con Gaspar, los pagos se hacían, sostiene la fiscalía, cada inicio o fin de mes con dinero en efectivo en sobres.

PUEDES VER: Camisea: 15 años esperando gas barato en regiones del sur

Sinchi en el sur

La organización de narcotraficantes, liderada en Perú por Julio César Sánchez Tello, alias Sinchi, opera en el sur del país. Desde el 18 de marzo de 2018, realizaron 14 envíos de cargamentos de droga de 300 kilos (alcaloide de cocaína) cada uno. La organización criminal transportada droga hasta Bolivia para luego ser enviada a Europa. El trasiego de droga desde el Vraem era por tierra en vehículos acondicionados con compartimientos posfábrica (caletas) tomando la ruta Ayacucho, Andahuaylas, Abancay, Limatambo, Anta, Calca, Pisaq, Challabamba y Patria en Kosñipata. De allí era llevado a las seis pistas de aterrizaje clandestinas, ubicadas entre Cusco y Madre de Dios.

Además, los narcotraficantes, según la fiscalía, tenían pozas de maceración cerca al centro poblado de Patria (Paucartambo), donde almacenaban la droga y, luego, la transportaban vía fluvial en una embarcación hacia las pistas de aterrizaje ilegales para enviarla vía aérea, en avionetas, a Bolivia. El grupo de narcos contaba con el resguardo de sicarios provistos de equipos de comunicación satelital y armas de corto y largo alcance. Ese cuerpo de choque era liderado por Chino, Yuri Zorrilla Palma, hijo de la presidenta de la comunidad nativa de Diamante, Gloria Palma Mormontoy, también comprendida en la investigación fiscal.

PUEDES VER: Cusco: En mesa técnica se evaluó avance de obras en Chumbivilcas

Intervenciones previas

Antes del golpe del lunes último, a los 16 policías y un civil, hubo otras intervenciones y detenciones de miembros de la organización de narcotraficantes, realizadas a partir de información que la policía y los fiscales recibían mediante escuchas legales.

El 29 de junio de 2018, incautaron 287 kilos de pasta básica de cocaína, cuando estaban siendo trasladados en una embarcación hacia una avioneta, que esperaba en una de las pistas de aterrizaje clandestinas. Tres meses después, el 23 de octubre de 2018, un equipo se enteró del transporte de cargamento de droga. Aquella vez intervinieron a Mario Muñoz Hermoza, quien había sido contratado por el Sinchi para realizar la vigilancia de la zona. Aquel envío se frustró.

PUEDES VER: Puno: Continúa el dolor para deudos de accidente de tránsito

Después, el 20 de noviembre del 2018, un integrante del grupo criminal fue intervenido en flagrancia en su vivienda de la Av. Antonio Ihuaqui, centro poblado de Patria, con 2 147 kilos de alcaloide de cocaína, 54 900 soles, 3200 dólares, 90 kilos de hoja de coca y cuatro cilindros metálicos con líquido de color azul turquesa (insumos que serían para fabricar droga).

PUEDES VER: Cusco: Corea realizó primeros estudios para Aeropuerto Internacional de Chinchero

El tercer golpe ocurrió el 14 de marzo pasado. Rolando Barrientos Cárdenas, alias Rola, estaba listo para enviar un cargamento de droga desde la pista de aterrizaje clandestina denominada Tono. Cuando la policía y fiscales llegaron, vieron cómo 10 personas reparaban la pista de aterrizaje, provistas de herramientas y armas. Intervinieron. Hubo disparos de ambos lados. El resultado: cuatro detenidos.

Los efectivos policiales detenidos en una de esas intervenciones, alférez Pedro Eber Pocohuanca Chino y suboficial Julio Javier Muñoz Meza, aceptaron haber colaborado con los narcos.

PUEDES VER: FAO advierte que cambio climático amenaza extinguir plantas y comestibles

Jefe policial niega que haya espíritu de cuerpo

El jefe de la Región Policial de Moquegua, coronel PNP Herber Espinosa Ochoa, señaló que en su gestión no hay “espíritu de cuerpo” con agentes involucrados en actos de indisciplina o hechos de corrupción. El lunes último, el suboficial Marco Antonio Cornejo Merel fue intervenido en esta ciudad por policías de la Dirección contra la Corrupción. Otros 15 custodios de Puno y Cusco también fueron detenidos en operativo en simultáneo.

A todos ellos, se les acusa de haber colaborado con o formar parte de una red criminal dedicada al tráfico ilícito de drogas. Espinosa señaló que este tipo de hechos hacen quedar mal a la institución. En su opinión, debe afrontar su responsabilidad ante la justicia.

DILIGENCIAS. Los policías detenidos el lunes pasaron ayer pruebas, como control de identidad.

El Vraem. Se ha convertido en zona liberada para narcos.

Lazy loaded component