Walter Ríos envió una sentencia a la casa de José Luis Cavassa [AUDIO]

El expresidente de la Corte del Callao le habría entregado a José Cavassa un sobre cerrado con una sentencia que se resolvió en un juzgado laboral del Callao

El expresidente de la Corte del Callao le habría entregado a José Cavassa un sobre cerrado con una sentencia que se resolvió en un juzgado laboral del Callao

El 17 de febrero pasado, el presidente de la Corte Superior del Callao, Walter Ríos Montalvo, le remitió a la casa del operador político José Luis Cavassa Roncalla una resolución judicial, a través de su asistente Gianfranco Paredes, según los audios de la corrupción, en la que se indica la importancia de este personaje para esta red judicial.

Este hecho se había hecho público durante la audiencia de prisión preventiva de Cavassa y los otros integrantes de la organización delictiva. La República difunde los audios, de esta “justicia a delivery".

Al declarar ante la fiscalía, José Luis Cavassa ha dicho que Ríos le remitió a su casa la copia de una casación laboral de la Corte Suprema donde se desarrolla un tema laboral que tenía relación con un caso que veía un amigo abogado.

Pero, por lo que se escucha en los audios, lo que se entrega en el sobre cerrado sería una sentencia que se resolvió en un juzgado laboral del Callao. Un caso en el que el mencionado operador político tenía interés.

Una casación es una resolución de la Corte Suprema que es pública y cualquier abogado puede acceder a ella con facilidad. No había motivo para que Ríos enviará a su asistente a entregar personalmente un documento en un sobre cerrado y con tanto misterio.

El primer audio registra una llamada que se produce a las 20:00:50 horas del 17 de febrero de este año. Gianfranco Paredes le avisa a José Luis Cavassa que se está dirigiendo a su casa.

José Luis Cavassa: Aló

Gianfranco Paredes (GP): Muy buenas noches, señor José Luis, Geanfranco Paredes, el amigo de Walter.

Cavassa: Ahh, como está doctor, ¿qué tal? ¿Está afuera?

GP:  Bien… no, estoy en camino a vuestra casas, estoy por el pentagonito.

Cavassa: Es Manuel Olguín 1084. Un favor, si es que no le contesto es porque mi teléfono está fallando. Me escribe por el WhatsApp y al toque le contesto.

GP: Ya, correcto, ya, don José Luis

Cavassa: o si me timbra yo bajo, escucho timbradas, pero no puedo hablar.

GP: No se preocupe al WhatsApp, le dijo que ya estoy abajo.

Cavassa: Ya gracias

Luego, a las 20:18:57 horas de ese mismo día, luego de encontrarse con Cavassa,  Gianfranco Paredes le informa a su jefe que ya cumplió con el encargo. Walter Ríos le responde que cuándo le cuente de quien se trata, se va a caer de cabeza.

Walter Ríos: Ya Gordito, dime Gordito.

Gianfranco Paredes: Un cherry, pero bravo ahh. Le he puesto a disposición y toda la jarana. Le digo: a sus órdenes doctor, por favor cualquier cosa… no sabía que era ingeniero, no, pero bueno “a sus órdenes doctor, para servirle”. Le hable de usted y me dijo: Ya no se preocupe, estoy muy agradecido, no, un abrazo por favor, cualquier cosa lo voy a llamar, con confianza. Lo deje y ya pe, hace cinco minutos, lo acabo de dejar…

Ríos: Ya compare, excelente mano.

Paredes: Ya doctor, no se preocupe

Ríos: Ya te voy a contar personalmente quién es él.

Paredes: Bacán.

Ríos: ya

Paredes: Tranquilo

Ríos: Cuando te diga, cuál es su función, te vas a quedar con la boca abierta.

Paredes: Ya bacán, bacán. Para servirle, ya. Cuídese.

Ríos: Un abrazo

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO