Pedro Barreto: "El Estado y la corrupción tienen responsabilidad en el crecimiento de la minería ilegal"

Monseñor Pedro Barreto. Arzobispo de Huancayo. Desde el 29 de junio será cardenal de la Iglesia Católica en el Perú.

Monseñor Pedro Barreto. Arzobispo de Huancayo. Desde el 29 de junio será cardenal de la Iglesia Católica en el Perú.

Percy Salomé

Huancayo

 

Monseñor Pedro Barreto Jimeno, uno de los 14 nuevos cardenales de la Iglesia Católica, designados por el papa Francisco, dice que nunca imaginó tal nombramiento, porque no existía antecedente en el Perú de la coexistencia de dos cardenales, pues el arzobispo de Lima y cardenal Juan Luis Cipriani se encuentra en funciones y porque ambos, por edad, están cerca de dejar sus servicios como obispos. “Estamos por jubilarnos”, bromea. Barreto, jesuita, tiene 74 años de edad y tres meses. Le quedan nueve meses para ejercer como obispo católico. El lunes, en su primer acto religioso tras su designación, celebró una misa antes cientos de fieles en la Catedral de Huancayo, donde es arzobispo desde 2004.

Monseñor, su designación pone en relieve el predicamento ecológico suyo y del papa Francisco…

Siempre se ha hablado en la Iglesia del cuidado de la casa común. ¿Qué es lo nuevo, si podríamos decir así? Es que el papa Francisco ha dedicado una sola encíclica a un solo tema.

Laudato Si…

Alabado seas, el cuidado de la casa común, donde expresa, en el primer capítulo, qué está pasando en nuestra Tierra. Ahí entra todo el aporte de la ciencia, porque habla del cambio climático, de los ecosistemas, de la Amazonía, la cuenca pluvial del Congo y de los acuíferos, porque el cambio climático está deshielando el mundo...

En Huancayo tenemos el Huaytapallana.

Cuando llegué, hace 14 años, veía una laguna relativamente pequeña en la falda del cerro. Ahora son como 300 metros o más que se ha retirado la masa de hielo. Eso está indicando que el Perú es uno de los países más vulnerables del mundo por su posición geográfica, su biodiversidad. El primero es Bangladesh, el segundo, Honduras y el tercero, Perú. Y aquí, toda la zona del valle del Mantaro, no solo con la ruptura de la capa de ozono, de los gases de efecto invernadero; también por la costumbre ancestral de quemar los pastizales, que afecta la capa de ozono. El Papa habla claramente de un problema socioambiental. Y de un término que sí ha acuñado: la ecología integral. Juan Pablo II hablaba de la ecología humana, ecología natural; Benedicto XVI también, pero Francisco habla de la ecología integral, de una relación armónica que debe haber de las personas con la naturaleza.

Eso es importante para el Perú, donde la minería ilegal ha destruido y sigue destruyendo los bosques en la Amazonía. Quizá la Iglesia pueda jugar un papel más importante…

El liderazgo de la Iglesia, con el papa Francisco se está dando. Quiero reconocer que a fines del año pasado, en noviembre, el Poder Judicial hizo  un pacto de justicia ambiental. Me alegró mucho conocer este tipo de documentación y que se orienta necesariamente a la acción, porque ahora el problema es actuar y actuar ya. Pero el Gobierno Central, históricamente, ha tenido grandísima responsabilidad respecto a lo que estamos pasando en nuestro país. Por ejemplo, como arzobispo de Huancayo, me llamó la atención que el expresidente electo Pedro Pablo kuczynski viniera a La Oroya para reactivar la Doe Run y dijera ‘vamos al Congreso’. Segundo, Ollanta Humala, en su gobierno, puso como nivel máximo permitido de contaminación ambiental, 80 microgramos de dióxido de azufre por metro cúbico al día, para Ilo, Arequipa y La Oroya, tres ciudades.

Ciudades donde hay actividad metalúrgica…

Pero uno se pregunta, una ley tiene que ser para todos, no para tres sitios. Pero PPK, y no está derogado ese decreto, ha aumentado a 350 (microgramos de dióxido de azufre) para todo el Perú. Es decir, contaminen, inversión extranjera…

Para salir de un caso se afecta la salud de miles de peruanos

Y lo peor es que hemos quedado mal ante el mundo, porque ha habido subastas de la fundición polimetálica de La Oroya: a la primera no se presentó nadie, a la segunda ya habían reducido el costo en 15%, tampoco se presentó nadie. En julio del año pasado tuve que dar un comunicado porque estaba preocupado porque en la tercera subasta se redujera otro 15% y ni se presentó nadie. Ahora hablan que los trabajadores se van hacer cargo. Pero ¿van invertir 180 millones de dólares para mantener un nivel armónico con las personas y el ambiente? No creo.

¿Ese decreto debe derogarse?

 Es que cae por su propio peso. Por un lado estamos hablando de una gran corrupción; ¿por qué se dan esas leyes? ¿Por qué el Congreso permite que se explote la salud de las personas para un rédito económico? En eso el papa Francisco es muy claro: habla de que este sistema neoliberal, economicista, tecnocrático, mata y sigue matando. Este es un tema, entre otros, que realmente preocupan.

La minería ilegal, la tala, todo está vinculado a la corrupción…

Es corrupción porque hay detrás de esto. La minería informal, que de alguna manera es de pequeña escala, es gravísimo, nadie lo controla y hay una degradación ambiental.

Autoridades de Madre de Dios están implicadas (en la minería ilegal).

Está implicado, pero la minería ilegal, que es a gran escala; cuando uno ve aparatos inmensos ¿por dónde han pasado? No hay carreteras. Han pasado por los ríos. Y las Fuerzas Armadas, la Policía Nacional, las autoridades miran a otro lado. Ahora, es verdad que todos aquellos que están vigilando son amenazados, o son comprados, no todos, pero amenazados de muerte. Es una situación que en conjunto tenemos que resolver de manera urgente. Ese es el mensaje del papa Francisco, que ahora como cardenal tengo que hacer más visible y más urgente.

Usted mismo ha sido amenazado por su defensa ambiental y de los derechos laborales de La Oroya…

Sí. Pero esas son cosas ya pasadas.

Pero son 14 años, cuyo sello principal es ese (su trabajo en La Oroya)…

Cuando llegué, el 4 de setiembre del 2004, me detuve en La Oroya, me puse un casco de minero y dije expresamente que la Iglesia no se opone a la minería. A lo que se opone es a las consecuencias graves en la vida y la salud de la población. Yo sé, sin ser científico, por lo cerros blancos que hay en La Oroya, que aquí hay una grave contaminación ambiental que todos tenemos que resolver. Esa era mi propuesta inicial.

Poco antes de cumplir un mes, volví a La Oroya: había un pastor presbiteriano, otro evangelista; unas 10 personas. He visto llorar a la gente: una señora me dijo: tengo 45 microgramos de plomo por decilitro de sangre. La Organización Mundial de la Salud hablaba en ese momento del 10 microgramos ya como alto riesgo; y formamos una mesa de dialogo ambiental. Ahí comenzó toda la lucha frontal. Recuerdo que en la fundición, en el local, pasearon un ataúd con mi nombre y lo quemaron. Después de un año o año y medio, aquí, frente al Arzobispado, también, y comunicados a página completa en todos los diarios más importantes del país.

Pagados

De dónde sacaban ese dinero, era la empresa. Lo que puedo afirmar ahora, con toda claridad, que los que amenazaban de muerte al arzobispo era la empresa Doe Run Perú. El 2012, cuando quiebra la empresa y abandona, sin pagar a sus acreedores, a los mismos trabajadores, aunque cobraban el 60% de su sueldo, a partir de ahí no ha habido ninguna amenaza.

Uno de los logros señalados por sus colaboradores, es que en Junín hay una Ordenanza Regional, la única en el país, para atender a personas afectadas por la contaminación de metales pesados, pero no se implementa…

Lamentablemente la Iglesia no tiene poder vinculante. Podemos hacer un puente hasta la mitad, pero la otra parte, si no tiene decisión política, no puede haber ese puente.

A propósito, ¿usted promovió la vista del papa Francisco a Madre de Dios?

Bueno, lo propusimos, pero el Papa eligió. Puedo dar testimonio de que los indígenas amazónicos estaban superfelices y la profesora Yésica, que era indígena, dijo: 'Nosotros estamos siendo cruelmente asesinados, desde el punto de vista cultural, social'. Y el Papa les dijo: 'Ustedes son los interlocutores válidos sobre el tema de la Amazonía y el cuidado de la vida, yo sé que sus mujeres están sufriendo, han sido esterilizadas'. Eso, cuando lo dijo el Papa, fue gravísimo. Y cundo lo dice es que hay pruebas, porque o ha habido una contrarréplica a esa afirmación.

Para mí, ad portas del bicentenario, tenemos que dar un giro de 180 grados, y el Congreso

¿Usted ve que el Congreso tiene esa actitud?

No soy político ni politólogo pero lo que veo como peruano es que el Congreso está de espaldas al Perú. Lo digo de manera general porque no tengo datos exactos. Como peruano, siento la urgencia de hablar claro, como el Papa nos habló. Él habló de principios, pero que tenemos que aterrizar los retos que nos dio: la corrupción y la corrupción comienza por eso, de estar de espaldas a una realidad. Tenemos que luchar para que haya tolerancia cero hacia la corrupción, como el Papa lo está demostrando.

El caso de Odebrecht es un caso concreto de corrupción, ¿cómo impacta en la sociedad?

Eso está indicando que el Perú está enfermo, porque se ha dado mucho más énfasis al progreso económico pero sin ética, y un crecimiento económico sin ética es cáncer. Y cáncer que no tiene curación. Como dice el Papa, pecadores sí, corruptos no. Y dice la corrupción es evitable, pero el corrupto que está dentro ya de esa maraña de relaciones no puede salir. En ese sentido, creo que el Perú, preparándonos para el bicentenario, tenemos hacer un mea culpa todos, sin excepción y un compromiso muy serio de recuperar la moralidad, la ética, la cultura de la honestidad, del respeto, del encuentro entre hermanos y hermanas.

Sentencia de Figari se conocerá el 8 de junio

En el caso del Sodalicio, las víctima sienten que la iglesia no ha hecho todavía lo suficiente y están esperando justicia

Reconozco que ha habido demasiada lentitud en la Santa Sede, no en el Papa. Nosotros, la presidencia de la Conferencia Episcopal, en varios momentos, hemos hablado directamente con las autoridades de la Santa Sede, porque eso en un Vicasterio de la vida consagrada a institutos laicos, porque el señor Figari es laico. Ha habido un proceso demasiado largo. Recientemente hemos hablado con el Papa de este tema, porque él dijo en un mes está la sentencia del señor Figari, y una sentencia firme. Pero ha pasado un mes, dos meses, y no ha ocurrido nada, al menos en el Perú. Nosotros sí tenemos información de que lo que dijo el Papa es verdad, que (Figari) al mes estaba sentenciado por la Iglesia Católica.

Pero eso no se ha conocido

Eso no se ha conocido. El error ha sido que no se conoce.

¿Se puede conocer esa sentencia, monseñor?

Todavía no se puede conocer. Pero le adelanto que el 8 de junio, monseñor Miguel Cabrejos, el presidente de la Conferencia Episcopal Peruana, leerá un comunicado que ha sido conocido por Santo Padre. Se dará a conocer cuál es la situación de este señor Figari.

Hay otros casos donde sacerdotes están comprometidos en asuntos de pedofilia, como en Ayacucho…

Si las víctimas son de sacerdotes, tiene que ser el obispo quien actúe. Si no lo hace, incumple unas orientaciones muy precisas. Gracias a Dios, no he tenido casos de ningún sacerdote aquí, pero si me lo presentarán en el mismo momento y hasta que se esclarezca al asunto ese sacerdote deja de ejercer el sacerdocio. Si el obispo no actúa, tiene que acudir al nuncio apostólico para que canalice a Roma, porque el obispo, en ese caso, es cómplice, y esto es gravísimo.

Te puede interesar