Los gobiernos se aferran a las materias primas pero ese modelo ya hizo agua

Entrevista. Epifiano Baca, coordinador ejecutivo del grupo Propuesta Ciudadana.

14 Mar 2018 | 6:00 h

Expertos en temas de economía, autoridades y empresarios están preocupados por la dependencia económica a las actividades extractivistas y el poco desarrollo de otros sectores. Apuntan a la diversificación productiva para aumentar los empleos y mejorar los ingresos económicos de la población.

¿Por qué es una tarea pendiente diversificar la producción en el Perú?

¿Es posible diversificar la economía o seguimos exportando materias primas? Un dilema que tiene nuestro país. Planteamos esta pregunta porque desde hace 20 años tenemos una política económica y gobiernos que enfatizan la extracción de materias primas con el discurso de que eso es lo que el mercado manda y que el Estado  no tiene que intervenir para nada en la economía.

¿Cuáles son las consecuencias de apuntar solo al extractivismo?

La economía está virtualmente paralizada. La industria durante cuatro años seguidos arroja cifras negativas, es decir que esta decreciendo, eso significa que hay menos empleo. Eso demuestra que este modelo esta haciendo agua y tiene dificultades. Creemos que es oportuno insistir en tener varios motores. La minería y los sectores extractivos son uno, pero debemos mirar la manufactura, el turismo, el agro.

Somos dependientes de la minería y eso nos juega malas pasadas cuando los precios caen a nivel internacional

Esa es la debilidad de este modelo. Al depender de los ingresos fiscales y las inversiones del sector extractivo nos hacemos vulnerables a shocks externos. Organismos internacionales como el Banco Mundial aconsejan a los países que miren otros sectores para tener economías mas estables.

Se nos viene la campaña electoral y usted sostiene que este tema debe ser incluido en la agenda de los políticos.

Los debates electorales regionales de las últimas campañas han sido pobres, no hay discusión programática, son festivales de quien regala más táperes y eso hay que cambiar. Se debe forzar e invitar a las organizaciones políticas a discutir estos temas.

Los políticos no le toman interés a estos temas porque no son populares. Creen que a los electores solo les interesan las obras tangibles.

A la gente hay que aproximarnos desde una evidencia clarísima. No es que la diversificación productiva es una cosa medio rara que esta contrapuesta a la idea de hacer obras. Esta conectada a la necesidad de empleos. La región y la gente necesita más empleos y más ingresos. Con mensajes de ese tipo podemos poner en la mente de la ciudadanía que exija de los gobernantes este tipo de políticas.

El gobierno anterior elaboró e intentó sacar adelante un plan, pero con la gestión Kuczynski todo se archivo...

Eso ha ocurrido. El gobierno de Ollanta Humala, sacó adelante el Plan de Diversificación Productiva, aunque sin mucho respaldo del empresariado y de la tecnocracia del Ministerio de Economía y Finanzas. Al llegar el actual gobierno arrojaron el plan al tacho de la basura. Lo único que queda son los Centros de Investigación Tecnológica (CITE), pero como no hay voluntad política desde el gobierno nacional, están caminando a su suerte.

Hemos dado los primeros pasos, pero el trabajo es de largo aliento...

Estas políticas no dan resultados en meses, sino en años y tienen que ser sostenibles en el tiempo y  tener un respaldo político y mejor si es nacional. Si no es así, desde las regiones se puede trabajar.

¿A cuántos años estamos de dejar de depender de la minería y sustentar nuestra economía en otros sectores?

Eso depende de la fuerza con que se impulsen este tipo de políticas. El Perú no puede esperar más. La economía está en serias dificultades. Hay problemas de empleo.

Sostiene que Arequipa ejerce la hegemonía en el sur. ¿Cree que debería ser la región que lidere todo este cambio?

La región Arequipa en el sur del Perú es la que mantiene una élite empresarial más organizada e interesante. Siempre ha sido el centro económico y comercial del gran sur y desde esa posición puede liderar como lo ha hecho antes. Junto a Cusco, Puno y Moquegua puede liderar la exigencia de la concreción del Gasoducto Sur Peruano. Contar con un insumo barato como el gas no solo favorece a las familias sino también a la industria.

¿Siendo el Perú un país tan centralista, las regiones puedan sacar adelante la diversificación?

La situación ideal sería que las regiones cuenten con el respaldo político nacional, pero al tener un gobierno contrario, no nos podemos quedar de brazos cruzados. Los gobiernos regionales junto a los empresarios pueden tomar medidas para avanzar. 

Te puede interesar