Apurímac: Niñas asesinadas por soldado en Andahuaylas fueron enterradas juntas | EN VIVO

Apurímac. En medio de la congoja de todo un pueblo, se desarrolló la misa de cuerpo presente de Milian y Jhenifer, ambas niñas víctimas del conocido Monstruo de Andahuaylas, un soldado que sometió a violación sexual y luego mató a las pequeñas.

Apurímac. En medio de la congoja de todo un pueblo, se desarrolló la misa de cuerpo presente de Milian y Jhenifer, ambas niñas víctimas del conocido Monstruo de Andahuaylas, un soldado que sometió a violación sexual y luego mató a las pequeñas.

Apurímac. La ciudad de Andahuaylas vive uno de los momentos más triste de este año. Hoy enterraron a Milian (11) y Jhenifer (10), ambas niñas muertas a manos del soldado Michael Oscco Quispe (21). En medio de la consternación y la indignación, se desarrolló la misa de cuerpo presente de las pequeñas, quienes luego fueron sepultadas en el camposanto La Sagrada Familia.

El crimen cometido contra las dos niñas ha conmocionado a Andahuaylas y al Perú. Desde las 14:00 horas de hoy se realizaron las exequias de las víctimas. Cientos de personas se dieron cita en la plaza de la ciudad mientras un grupo de policías llevó en hombros los blancos féretros con destino a la iglesia San Pedro donde un coro de niños entonó cánticos para despedir a Milian y Jhenifer.

El caso estalló el último domingo 12 de mayo. La familia de Milian (11) la buscaba intensamente. Estaba desaparecida desde el 3 de mayo, día que salió a vender gelatinas. Las imágenes de las cámaras de seguridad de Andahuaylas captaron el preciso momento que la pequeña era seguida por un sujeto, un varón que horas después sería identificado como Michael Oscco.

Al ser interrogado, el soldado no sólo habría confesado que mató a Milian. También habría indicado que acabó con la vida de Jhenifer (10) a quien -se sospecha- ultimó el 8 de mayo. Los cadáveres de ambas niñas presentaban diversos signos de violencia física que darían cuenta de las causas de su muerte, pero antes de asesinarlas, el muchacho habría dado rienda suelta a sus bajas pasiones.

Hoy, Andahuaylas llora y lamenta la horrenda partida de las pequeñas, pero el día que se enteraron de los crímenes la población se levantó y enfurecida se enfrentó a la Policía en busca de dar muerte a Oscco Quispe. Sedienta de justicia, la gente no dudó en dejar heridos a decenas de policías y ante lo que parecían actos descontrolados, las autoridades decidieron trasladar al sospechoso a la ciudad de Abancay.

Antes de ser colocados en sus tumbas, los blancos féretros de Milian y Jhenifer -en medio de la desolación- recorrieron las calles de Andahuaylas rumbo al cementerio de La Sagrada Familia. Hoy, sus seres queridos les dieron el últimos adiós.

La República Sur

EnVivo Sepelio de las niñas asesinadas por un soldado en Andahuaylas región Apurímac #JusticiaParaMilian #JusticiaParaJhenifer #Andahuaylas #Apurímac

La República Sur

EnVivo Desde el cementerio de Andahuaylas, sepelio de las dos niñas asesinadas por un soldado #JusticiaParaMilian #JusticiaParaJhenifer #Andahuaylas #Apurímac

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO