Visita histórica del Señor de Los Temblores a penal del Cusco

CRISTO VIAJERO. La venerada imagen dio su bendición a los internos del penal Quencoro. En su segundo día de viaje, visitó diversas entidades cusqueñas. Al final de la noche, ingresó a su casa, la Basílica Catedral.

CRISTO VIAJERO. La venerada imagen dio su bendición a los internos del penal Quencoro. En su segundo día de viaje, visitó diversas entidades cusqueñas. Al final de la noche, ingresó a su casa, la Basílica Catedral.

Cuando ingresó al penal de Quencoro, en el Cusco, tronaban los pututus. Era el anuncio mágico, andino, de la llegada de alguien muy importante.

Y fue así. El Señor de Los Temblores, el venerado "Taytacha", hizo su ingreso humilde, pero a la vez radiante de bendiciones.

Muy temprano, luego de una concurrida misa oficiada por el arzobispo del Cusco, monseñor Richard Alarcón Urrutia, en San Jerónimo, trepado en su "Taytachamóvil", el cristo viajero inició su segundo día de recorrido, rumbo a su casa, la Basílica Catedral del Cusco.

Entre aplausos y cantos, San Jerónimo lo declaró Patrono ilustre de la ciudad. El alcalde Willian Paño Chinchazo le impuso la medalla de la ciudad. En la calle, el pueblo ofreció su cariño y aprecio y su corazón y mostraron sus mejores altares en sus hogares.

El frío y la llovizna no fue impedimento para que los fieles cusqueños lo sigan con cánticos, danzas y plegarias.

Alfombras de flores

Mientras tanto, los más de tres mil internos del penal de Quencoro se arreglaban para estar muy bien presentados a la hora de la llegada del "Taytacha".

El arribo del "Taytacha" al Penal de Quencoro de mujeres fue a las 11 de la mañana. Al de varones fue al mediodía. Allí hubo una emotiva ceremonia litúrgica a cargo de la máxima autoridad eclesiástica del Cusco. Los internos le obsequiaron un precioso sudario y danzaron con una mistura de dolor y alegría.

Con fe y esperanza

Alfombras multicolores, hechas con hermosas flores, fueron elaboradas por los internos para el paso del magno visitante.

Globos rojos y blancos en sus manos, la felicidad de acoger al ilustre visitante era desbordante. Había miradas de asombro y de fervor religioso.

Se trata de una visita histórica. Es la primera vez que el "Taytacha", junto a los integrantes de la Confraternidad del Señor de los Temblores, y autoridades eclesiásticas, visitan a estos sufridos peruanos.

Pese a la situación en la que se encuentran, los internos dejaron en claro que nunca perderán la fe y la esperanza. Así se lo hicieron saber al honorable visitante. Muchos de ellos y de ellas, con niños en brazos, aún sin sentencias, esperan que la justicia atienda sus casos.

Tras la salida del Penal, el Taytacha pasó por la avenida La Cultura, dio su bendición a varias instituciones, entre ellas, la Universidad Nacional San Antonio Abad, los hospitales Regional y de EsSalud, La PNP, El Gobierno Regional del Cusco, Copesco, el Concejo Municipal, entre otros.

La Dirección Desconcentrada de Cultura del Cusco informó que el madero del "Taytacha" presentaba una "fractura estructural en la parte vertical por lo que aplicaron un refuerzo estructural. La venerada imagen del Señor de los Temblores, tuvo un delicado trabajo de monitoreo y mantenimiento integral con tecnología de última generación". Ese trabajo se hizo en Tipón, desde allí viajó a Urcos, y regresó al Cusco, pueblo por pueblo, dando su bendición.

Al promediar las 9.45 de la noche, hizo su ingreso triunfal a la Catedral, completamente curado y cubierto con el amor de sus hijos del Cusco. Estuvo acompañado de las Cha'ynas y los danzantes Coyachas y Qhapaq Negro de Paucartambo. "Ellos solo le danzan a la Virgen del Carmen, pero esta vez lo hacen por el amor, el honor y el rango del Taytacha", destaca Felipe Murillo, fiscal de la Confraternidad del Señor de los Temblores.

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO