Fiscal investiga cooperativa que prestó dinero a congresistas fujimoristas

CONFLICTO DE INTERESES. Cooperativa de Ahorro y Crédito San Isidro, en Huaral, involucrada en un presunto caso de lavado de activos a cargo del fiscal José Domingo Pérez, hizo préstamos a congresistas fujimoristas Úrsula Letona, Rosa Bartra y Víctor Albrecht.

6 Jun 2018 | 7:26 h

CONFLICTO DE INTERESES. Cooperativa de Ahorro y Crédito San Isidro, en Huaral, involucrada en un presunto caso de lavado de activos a cargo del fiscal José Domingo Pérez, hizo préstamos a congresistas fujimoristas Úrsula Letona, Rosa Bartra y Víctor Albrecht.

La Cooperativa de Crédito y Ahorro San Isidro, con sede principal en Huaral y filial en Lima, es investigada por el fiscal especializado en Lavado de Activos, José Domingo Pérez, debido a una denuncia formulada por la propietaria de un inmueble en San Borja.

Cecilia Carbonell Ramos, de 82 años, descubrió que la cooperativa San Isidro se había adueñado de su residencia cuando solicitó información a la Superintendencia Nacional de Registros Públicos (Sunarp).

PUEDES VER Fuerza Popular vuelve a frustrar debate sobre ley de cooperativas

Carbonell no sabía que los hermanos Mirko y Nikolay Bogdanovich Piedra, amigos de su hijo Álex Garcés Carbonell, habían hipotecado el inmueble a la cooperativa por 900 mil dólares. Como los Bogdanovich incumplieron con el pago de la hipoteca, la cooperativa decidió trabar embargo.

Originalmente, a instancias de su hijo Álex Garcés, Cecilia Carbonell aceptó el trato de los hermanos Bogdanovich, que consistía en que ella cedía el terreno de su inmueble donde se construiría un edificio de departamentos de 8 pisos. Ella recibiría a cambio 5 departamentos con sus respectivas cocheras. El 13 de noviembre del 2012, Cecilia Carbonell y los hermanos Bogdanovich firmaron un contrato.

Los Bogdanovich le dijeron a Cecilia Carbonell que un banco financiaría la construcción del edificio de departamentos. Pero no era verdad. Carbonell detectó que el 12 de noviembre del 2012, un día antes de que ella cediera por contrato el terreno de su inmueble, la cooperativa San Isidro había otorgado a los hermanos Bogdanovich un adelanto de 250 mil dólares de un total de 900 mil dólares para construir el edificio.

 

CONSTRUCTOR FANTASMA

 

¿Cómo pudo darle la cooperativa San Isidro una hipoteca a los hermanos Bogdanovich si Cecilia Carbonell no les había entregado el terreno?

Efectivamente, el 12 de noviembre del 2012, el gerente general de la cooperativa, Jorge Zevallos Carpio, firmó el préstamo para los hermanos Bogdanovich cuando todavía no contaban con el terreno oficialmente inscrito en Registros Públicos.

Interrogado por la policía por este caso, el gerente Jorge Zevallos alegó que se basó en un informe técnico del analista de crédito Pedro Rodríguez Huerta, quien aseguró que los hermanos Bogdanovich eran grandes empresarios que habían construidos varios edificios.

La República solicitó a la cooperativa San Isidro que designase a un representante para que respondiera a las preguntas relacionadas con la investigación por lavado de activos, pero no se recibió respuesta.

Sin embargo, la policía constató que los hermanos Bogdanovich no solo no eran grandes constructores sino que ni siquiera habían edificado un solo edificio en ninguna parte. Es más, ni siquiera habían iniciado la construcción que prometieron a Cecilia Carbonell.

Para las autoridades existiría una confabulación entre los hermanos Bogdanovich y los directivos de la cooperativa San Isidro para apropiarse del inmueble de la octogenaria Cecilia Carbonell.

Precisamente, el proyecto de ley de la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) plantea fiscalizar a las cooperativas de ahorro y crédito, como San Isidro, para evitar casos como el que investiga el fiscal especializado en lavado de activos, José Domingo Pérez.

La cooperativa San Isidro tiene como clientes a congresistas de Fuerza Popular, que se resiste a aprobar el proyecto de la SBS.

La legisladora Úrsula Letona Pereyra, que ha propuesto un proyecto de ley alternativo al presentado por la SBS –que favorece a las cooperativas– recibió un préstamo de 73 mil soles de San Isidro.

En el caso de la presidenta de la comisión Lava Jato, la fujimorista Rosa Bartra Barriga, recibió de San Isidro hasta 295 mil 345 soles.

Y el expresidente de la comisión Lava Jato, el fujimorista Víctor Albrecht Rodríguez, obtuvo un préstamo de 102 mil 444 de la cooperativa San Isidro.

El conflicto de intereses es más que evidente.

No eran socios y les prestaron dinero

-A pesar de que la propietaria del inmueble, Cecilia Carbonell Ramos, advirtió a la Cooperativa de Ahorro y Crédito San Isidro sobre la sospechosa hipoteca sobre su propiedad, la entidad continuó abonando dinero a los hermanos Mirko y Nikolay Bogdanovich Piedra, hasta por más de 900 mil dólares.

-En un principio, el caso se denunció como una estafa, pero luego pasó a la Fiscalía de Lavado de Activos porque la cooperativa San Isidro amplió la línea de crédito a favor de los hermanos Bogdanovich,no obstante que estos no habían aportado ni un solo centavo.

-Luis Castillo, abogado de Cecilia Carbonell, dijo que la cooperativa les dio el préstamo a los hermanos Bogdanovich cuando no tenían la condición de socios, que es uno de los requisitos indispensables que se debe cumplir para acceder a la hipoteca.

Te puede interesar