Querer ganar el partido en la mesa

El Congreso quiere bajarse a Julio Guzmán y a Mendoza.

19 Abr 2018 | 6:42 h

Justo luego de la divulgación de una encuesta de intención de voto que registra  la fuerte caída sufrida por Keiko Fujimori así como el alza de Julio Guzmán y Verónika Mendoza, en el congreso no tienen mejor idea que reactivar una iniciativa que busca sacarlos de la competencia.

Según Ipsos, el deterioro sufrido por Fujimori es fuerte. Su intención de voto pasó de 27% en diciembre, a 20% en enero y a 15% en abril.

Es el costo de la responsabilidad que le corresponde por su participación en la turbulencia para bajarse a Pedro Pablo Kuczynski; la confrontación con su hermano y su padre; y la constatación de que en la bancada que ella metió al parlamento hay demasiado impresentable.

Todo ello le ha salpicado feo a Keiko Fujimori, dejando una imagen bastante mellada. Por ejemplo, cuando Datum indaga por las razones por las que Fuerza Popular apoya al presidente Martín Vizcarra, solo 14% cree que lo hace por el desarrollo del país y 83% que es por intereses propios.

Tiene, sin duda, tiempo suficiente —unos tres años— para enfrentar el desafío de reconstruir su imagen. Alan García, en cambio, con una intención de voto de solo 3% ya parece fuera de juego, algo que él mismo reconoce.

Pero tan preocupante como su pérdida de intención de voto debe ser el hecho de que el deterioro de la reputación de la política puede abrir espacio para candidatos que hayan estado alejados de dicha turbulencia en estos años, como es el caso de Julio Guzmán y Verónika Mendoza, quienes en la encuesta de Ipsos aparecen en segundo y tercer lugar con 14 y 11%.

La ubicación de Guzmán es expectante con un virtual empate con Keiko Fujimori en la delantera de la competencia electoral.

Eso quizá explique la reactivación de un proyecto presentado por Mauricio Mulder que busca imponer el requisito de una militancia mínima de tres años en un partido para postular a la presidencia por el mismo. Richard Acuña, de APP, ha presentado una iniciativa similar que entraría en vigencia desde las elecciones 2021.

No sería la primera vez que se lo bajan a Guzmán y malamente. Ocurrió en la elección pasada una carrera en la que es posible especular que, si competía hasta el final, podría haber sido presidente de la república en 2016 en vez de PPK, al recibir el respaldo del voto del ‘antifujimorismo’.

Se trata de una pésima iniciativa que, con el biombo del fortalecimiento de los partidos, busca ganar el partido en la mesa en vez de hacerlo, como corresponde en la competencia y en las urnas.

Te puede interesar